28 de Abril de 2017| Última actualización 23:53 GMT

DARIO CERVANTES PADILLA

Cargo: Economía de Desarrollo, Políticas Públicas, Cooperación Internacional

Empresa: SOUTH PROJECT ANÁLISIS CONSULTANTS

Área: Consultor e Investigador

Ciudad: Ginebra

El dilema griego de desarrollo económico social o pago de deuda y la política real del carismático Alexis Tsipras sobre la tabla de negociaciones

Dario Cervantes Padilla | 29 Enero del 2015

La atención de occidente se focaliza en la llegada al poder en Grecia del carismático Alexis Tsipras, del partido de izquierda radical Syriza, algo que ha puesto nerviosos a todos los dirigentes de los países de la Unión Europea, de la Comisión, del banco central europeo, y sobre todo de los acreedores de la deuda griega, incluyendo la Troika y el FMI.

 

El nuevo Primer Ministro griego ha empezado distinguiéndose con fuerza de sus predecesores, desde ya, en la ceremonia de posesión no juró sobre la Biblia, en su discurso, comprometió su palabra y sus actos a respetar la Constitución, la ley, y a trabajar por el bien del país. Luego se dirigió a kessariani, en las afueras de Atenas donde se encuentra el Muro de la Resistencia, donde los nazis habían fusilado a resistentes durante la segunda guerra mundial.  

 

Pero en la práctica, más allá de mensajes simbólicos, Alexis Tsipras a la cabeza del gobierno, tiene que resolver el dilema político económico en el que se encuentran las expectativas del nuevo modelo de desarrollo propuesto por Tsipras, y los intereses de los acreedores de una deuda que rodea los 320 mil millones de euros. Entre las principales medidas que entrarían a estructurar el modelo de Tsipras están: salario mínimo de 751 euros mensuales, décimo tercer sueldo para jubilados que ganan menos de 700 euros al mes, la nueva base impositiva exonera de impuestos a los salarios menores de 12.000 euros anuales, propone además, garantía de depósitos en los bancos, imposiciones a las grandes fortunas y renegociación del pago de la deuda externa. Para llevar a la práctica la "nueva" estructura Tsipras se ha aliado con el partido de extrema derecha nacionalista.

 

Pero el problema es, de dónde va a salir el dinero para financiar el bien intencionado modelo propuesto por la izquierda radical ? Cómo pagar una deuda de 320 mil millones, con las condiciones de austeridad impuestas por la Troika, realizando al mismo tiempo un enorme gasto público ? Los dos eventos son incompatibles. La izquierda radical de Grecia, Syriza, propone consagrar un 2% anual del PIB al pago de deuda, en contraste con el 4,3% que paga Grecia actualmente. Según analistas europeos se trataría de un objetivo realista y necesario, tanto para Grecia, como para Portugal, España, incluso para Italia que desembolsan un 5% de su PIB, solo para pagar intereses de deuda. Por ahora parece que esa iniciativa es creíble y más realista.

Las reacciones de la banca central europea (BCE) no se han hecho esperar advirtiendo que no se aceptará una reestructuración de los títulos griegos, y que el nuevo gobierno debe pagar la deuda y no actuar unilateralmente. Hay que recordar que el monto de 270 mil millones desembolsados por la Troika a Grecia, en un 60% es destinado al pago de intereses de deuda, es decir a satisfacer obligaciones financieras.

Syriza ha propuesto la realización de una conferencia internacional para tratar la crisis de la deuda, bajo el mismo modelo de aquel que tuvo lugar en 1953 con el objetivo de ayudar a Alemania después de la segunda guerra mundial. Algunas instituciones de cooperación internacional como el FMI bajo la dirección de Christine Lagarde, están de acuerdo.

 

 


Dario Cervantes Padilla. Especialista en economía del desarrollo; derecho internacional de comercio; cooperación internacional, pilotaje y evaluación de políticas públicas. Relación académica con la Universidad Central de Ecuador y el Instituto de Altos Estudios Internacionales y de Desarrollo (IHEID) de Ginebra-Suiza.

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar