19 de Abril de 2019| Última actualización 10:52 GMT

2030: China la primera economía del mundo

Marco Trade News | 02 Agosto del 2018
China

Autor imagen: Foto cortesía

El FMI pronostica que la economía del gigante asiático superará a la de Estados Unidos, incluso con una desaceleración gradual del crecimiento. El América First de Trump puede haber llegado tarde.

El Producto Interno Bruto (PIB) de EEUU creció 2,8% en el último trimestre frente a un año antes, la mayor expansión desde el 2015. Mientras tanto, el PIB de China creció 6,7% durante el mismo período y se sitúa en torno a los u$s 13 billones.

Si bien la economía de EEUU ronda los u$s 20 billones, la más grande del mundo, se está acercando rápidamente. Así lo hizo conocer el FMI la semana pasada, medio día antes de que Washington publicara sus cifras mostrando una expansión en el segundo trimestre. Cabe recordar que China ya pasó a ser el primer socio comercial del mundo, superando a EEUU desde el pasado 2012.

La apreciación de los equipos técnicos del FMI coinciden con la propia visión de EEUU sobre el mundo en 2030: el Consejo Nacional de Inteligencia de EEUU, en su último Informe de Tendencias Globales hacia 2030, sostiene que, incluso un par de años antes de esa fecha, la economía de China superará a la estadounidense.

El CNI coordina las perspectivas e informes de todas las agencias de inteligencia de EEUU sobre el largo plazo y cada tres años elabora su Informe de Tendencias Globales, al que suma estudios de expertos relevantes.

El actual es el V° Informe del CNI donde se critica a los cuatro anteriores porque no previeron que el surgimiento de China iba a ser tan rápido. Tanto los anteriores como éste, adolecen de un error frecuente en los análisis oficiales e independientes, provenientes de EEUU: la dificultad para reconocer la pérdida de relevancia internacional que el país ha tenido en las últimas décadas.

Algo que sí habían advertido en su momento los grandes artífices de la política global de EEUU en el siglo XX, como Kissinger y Brzezinski, quienes destacaban que no se “podía seguir siendo el gendarme del planeta” siendo el 20% del PBI mundial y que “la guerra también tenía un límite económico”.

Hace años que Asia-Pacífico conjuga un espacio económico y estratégico que ha reconfigurado el orden mundial, pero el V° Informe lo reconoce tardíamente admitiendo que en el 2030 Asia Pacífico habrá superado a EEUU y la UE sumadas.

En el Informe EEUU plantea que la única y gran amenaza para la hegemonía mundial de EEUU en el siglo XXI, es una posible alianza entre China, India y Rusia, lo que explica la reciente “invención estratégica” del Indo-Pacífico que el Secretario d Estado y ex jefe de la CIA, Mike Pompeo, presentó esta semana en Washington.

En general, las cuatro “megatendencias” que revela el Informe del Consejo Nacional de Inteligencia de EEUU, no son ninguna novedad y adolecen de cierta “vejez”. Destaca la disminución de la pobreza y el aumento de la clase media; las dispersión del poder; los cambios demográficos y en particular el envejecimiento de la población; y el crecimiento de la demanda mundial para 2030 de alimentos (35%), agua (40%) y energía (50%), todas perspectivas globales largamente analizadas por Naciones Unidas y de abundante trabajo académico.

Los cambios que prevé tampoco son novedosos: crecimiento de las clases medias; acceso más fácil a tecnologías letales; desplazamiento de la economía y el poder hacia el este y el sur del mundo (lo había anticipado Goldman Sachs en 2003); envejecimiento de la población; urbanización mundial de una creciente población; mayores presiones y disputas en torno al agua y los alimentos e independencia energética de EEUU (ya lograda gracias al fracking).

Más interesantes son las conclusiones de la inteligencia de EEUU sobre los “imponderables” que podían cambiar los escenarios: severas y extendidas pandemias;  aceleración del cambio climático (hace inexplicable el retiro de Trump del Acuerdo de París); un colapso de Europa; una democratización o colapso de China y una reforma o cambio de régimen en Irán (dos sueños largamente ‘soñados’ por Washington); los riesgos del uso de armas nucleares, químicas y de ciber-ataques; la posibilidad de tormentas solares geomagnéticas (inquietud obsesiva que el “buitre” Paul Elliot Singer le acercó a Trump) y un repliegue inesperado de EEUU como actor global (algo que está sucediendo desde hace 20 años).

La competencia por el primer puesto en la economía global se juega en la guerra comercial desatada contra Beijing por la Casa Blanca con la intención de imponer su dominación y “reprimir” el crecimiento económico, el desarrollo científico y tecnológico del gigante asiático. Y explica el desesperado lloriqueo de Trump por una “América primero”. Pero quizás llega demasiado tarde.

Fuente: FMI – Informe Tendencias Globales CNI - Redacción Marco

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar