23 de Octubre de 2017| Última actualización 13:51 GMT

Algodón egipcio: camisas de lujo

El preciado material proviene de los campos del delta del Nilo y, después de un proceso manual que es controlado paso a paso, llega a las fábricas de tela europeas y de allí a los atelieres de moda más exclusivos del mundo.

Lucía Marroquín | 17 Mayo del 2016
Cotton-close-mature-boll-02182015-facebook-6001-e1434664515458-890x395

Autor imagen: USDA

En la exclusiva calle londinense Jermyn  Street, en el centro de Madrid o un atelier de Hong Kong, las mejores camisas del mundo se hacen a medida y con los más finos  materiales. El algodón egipcio, preciado por su calidad, está entre los primeros de la lista.

 

"Una gran cantidad de camisas a medida están hechas de algodón egipcio –asegura Steven Quin, de la prestigiosa Turnbull and Asser–, ya que está directamente asociado con la calidad y los mejores algodones han sido históricamente cultivados en Egipto".

 

Sin embargo, no todo el algodón de ese origen es de alta gama y tampoco es un producto exclusivo de allí –China, India y otros países también lo producen.

Cuando se usa el término "algodón egipcio" para hacer referencia a un algodón de lujo, se trata de aquellos de fibra larga y extra larga (LS y ELS), que representa un 3% de la producción total.

 

Lo que hace de este el más codiciado del mundo es, en primer lugar, la longitud de sus fibras. Mientras la de los algodones comunes suele tener una longitud de 26 a 27 milímetros, la de un ELS llega a medir entre 34 y 36, incluso en su gama más alta puede alcanzar los 40. Cuando se usan fibras más cortas, es necesario agrupar más de una para el tejido, lo que va en detrimento tanto de la suavidad como de la resistencia de la tela.

 

Además, la fibra LS o ELS sobresale por su fineza y suavidad. Mientras  su resistencia la hace más durable y la vuelve incluso mejor con los lavados, su habilidad de absorber líquidos permite que sea teñida con mejores resultados.

Si bien este material se utiliza en sábanas, toallas y otros tejidos para el hogar, su uso en camisería da como resultado las más delicadas y a la vez duraderas piezas.

 

Mientras que las colecciones prêt à  porter prometen un producto estandarizado y siempre disponible, las camisas hechas a medida o bespoke se ajustan delicadamente al cuerpo del cliente y sus preferencias en cuanto a telas, modelos y detalles.

Cómo se cultiva el algodón de lujo

En Egipto, se siembran 104.504 hectáreas de algodón, siendo el país que produce 47% del total de Gossypium Barbadense del mundo, una de las variedades ELS de primera clase.

 

Según una estadística del Comité Consultivo Internacional del Algodón (ICAC por su sigla en inglés), los países con mayor producción de algodón extra fino son China (141.000 toneladas en 2015), Estados Unidos (98.000), Egipto (84.000, de las que 2.000 son ELS) e India (82.000).

 

Lo que permite a Egipto producir esta variedad con buenos resultados es, esencialmente, el clima y la fertilidad de las tierras del Nilo.

 

El algodón se siembra entre febrero y abril. La lluvia anual, concentrada en pocos días, y la humedad del aire también colaboran. Entre julio y agosto el clima estable y la temperatura moderada favorecen la formación de fibras uniformes, que se cosechan entre septiembre y octubre.

 

Los egipcios realizan la recolección a mano. Los primeros procesos a los que se somete a los copos se llevan a cabo sin químicos y en maquinarias simples cubiertas de cuero natural  para no dañar las fibras. Una vez que el algodón ha sido empacado, llega el momento del hilado o tejido.

Del Nilo al mundo

Según ICAC, los principales importadores de algodón egipcio  son India, con 5.070 toneladas de fibra, China, con 3.070 y Turquía con 2.270. Le siguen Alemania e Italia, con 1.860 y 1.630 respectivamente. Estas cifras corresponden al total de exportaciones egipcias de fibra de algodón, de las cuales el ELS representa entre 2 y 3%.

 

Si bien el total de exportaciones es de 40.700 toneladas, esto significa una gran caída en los últimos 10 años. En 2004, el total fue de 140.000 e India importó 41.170 toneladas, o sea 36.100 más que en la actualidad.

 

De hecho, ya en 2015 el stock efectivo de algodón había aumentado significativamente en Egipto debido a una caída de las exportaciones durante la temporada, revelan datos de la Central Agency for Public Mobilization and Statistics (CAPMAS).

 

Como informa el portal de noticias del Servicio de Información del Estado egipcio, este año Consejo de Ministros aprobó un proyecto de decreto presidencial para establecer un fondo que ayude a mejorar la producción de algodón. La decisión es parte de un plan para financiar incentivos para los productores, comerciantes y exportadores.

La tela: trabajo manual y know-how

El italiano Albini Group es  uno de los mayores fabricantes de telas para camisa de Europa y cultiva su propio algodón a lo largo del Nilo. El 60% de las telas que vende al mundo es de este material.

 

Las marcas David & John Anderson y Thomas Mason, pertenecientes al grupo, crean sus piezas más exclusivas usando 100% algodón Giza 45, cuya fibra,  muy fina y resistente, llega a 36 milímetros de largo con una uniformidad de 88.5%.

 

"La variedad Giza 45 se recolecta a mano en cinco fases separadas, en las que se asegura que solo los copos con la madurez correcta son seleccionados –explica Silvio Albini, CEO y presidente–. Además, el trato manual de los copos evita el uso de defoliantes y productos químicos. Luego, se colocan en bolsas 100% algodón para obtener un "blanco absoluto" y evitar la contaminación."

 

El grupo textil tiene su cotonificio o fábrica en en Bergamo, Italia. Allí el hilo es teñido, retorcido y tejido. En sus instalaciones de acabado se procesa más de un millón de metros de diferentes telas por mes.

 

Para Albini, el factor humano es clave: "Unos de los valores distintivos es el know-how pasado de generación en generación de trabajadores apasionados y competentes, que todos los días contribuyen a la creación de las más bellas telas", dice.

 

Albini Group provee telas a las más distinguidas camiserías del mundo. "Las demandas de cada mercado son diferentes –explica el empresario–. Mientras en Europa se prefieren las telas más livianas, en Estados Unidos se venden las que tienen más cuerpo. En sentido global, nuestro best seller es la tela blanca de algodón egipcio."

Las mejores camisas del mundo

Uno de los grandes clientes de Albini Group es Turnbull and Asser, que desde hace más de 130 años se destaca por sus camisas hechas a medida en la londinense Jermyn Street, que alberga a prestigiosos sastres de todo el mundo.

 

Steven Quin, que encabeza el servicio bespoke en Londres y es el titular de la Royal Warrant para trabajar para la familia real británica, asegura: "La tela está tejida con una fibra larga, que tiene una frescura natural al tacto y es fina pero durable, además de ser una de las pocas que mejora con el tiempo. Eso la hace ideal para hacer camisas".

 

Si el llamado british style es reconocido en el mundo entero, el stile italiano también trasciende fronteras. Una de las sartorias napolitanas más conocidas es Rubinacci, cuya historia se remonta a los años '30. Luca Rubinacci, tercera generación al frente de la marca, representa junto con su padre al colorido estilo napolitano en el mundo. "Por lo general, hacemos entre 1.500 y 2.000 camisas a medida y a mano por año, de las que un buen 50% es de algodón egipcio –afirma–. La diferencia con otros tejidos se nota al contacto con la piel y sobre todo durante el lavado, ya que cuanto más fino es el tejido, más difícil es lavarlo y plancharlo."

 

Al otro lado del mundo, la marca Ascot Chang –cuyo fundador aprendió el arte de la camisería a medida en Shanghai– trabaja con este algodón desde hace décadas. Hoy en día, tiene 17 tiendas entre Hong Kong, China, Filipinas y Estados Unidos.

 

Tony Chang, director general, afirma: "Nuestros clientes demandan bellos colores, tramas y acabado, transpirabilidad y una gran resistencia, además del brillo y la finura que solo pueden conseguirse con los mejores materiales".

 

Para ello, la marca usa más de 5.000 telas, con algodones de Alumo, Thomas Mason y David & John Anderson (ambas del grupo Albini), Monti y S.I.C. Tess.

 

En Madrid, la camisería Burgos es una de las más reconocidas. Según Carmen Álvarez Olave, directora e hija del fundador, los clientes suelen elegir algodones de más peso para las camisas del día a día y el egipcio Giza o el indio Sea Island quedan reservados para ocasiones especiales. En la camisería, que fue fundada en 1906, se usan telas  de  Alumo, Thomas Mason y David & John Anderson.

 

"Seguimos trabajando de forma tradicional –cuenta–. Se toman 11 medidas, se realiza un patrón en papel para después cortar a mano sobre la tela. Se cose a mano parte de la camisa, como ojales, faldón, pegado de cuello y mangas, incluso los costados si el cliente lo pide. En total son ocho horas de trabajo".

 

La dedicación necesaria para cada pieza justifica la elección de los tejidos más finos. Tanto los camiseros como los fabricantes de telas que optan por el algodón egipcio ELS saben que el lujo viene asegurado de origen.

 

 


Dónde comprar     

New Tess / Viale Certosa, 23 / Milán / www.newtess.it

Fratelli Bassetti Tessuti / Corso Vittorio Emanuele II, 73 /Roma / www.fratellibassetti.com

Mood Designer Fabrics / 225 W 37th St - Piso 3 / Nueva York / www.moodfabrics.com

Azienda Tessile Romana / Via San Nicola de' Cesarini, 13 / Roma / www.aziendatessile.it


 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar