25 de Mayo de 2018| Última actualización 15:03 GMT

Altos funcionarios de China avanzan en consultas económicas y comerciales con EEUU

En un despliegue inusual y silencioso, altos funcionarios de China exploran la situación global en el contexto de “guerra comercial” y ruptura del pacto con Irán

Marco Trade News | 17 Mayo del 2018
Funcioinarios_chinos

Autor imagen: Foto cortesía

Mientras el pasado martes por la tarde,

 

Liu He, enviado especial del presidente chino, Xi Jinping, y vice primer ministro de China, llegaba a Washington, para participar en consultas económicas y comerciales con Estados Unidos a invitación de la Casa Blanca, el vicepresidente chino Wang Qishan recibía en Beijing con un grupo de representantes estadounidenses que asistieron a la X° Ronda de diálogo entre líderes empresariales y ex funcionarios chinos y estadounidenses.

Liu, importante miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China y jefe de la delegación china en el diálogo económico integral China-EEUU, encabeza una delegación, cuyos miembros provienen de los principales sectores del gobierno chino.

Lo acompañaron en su misión, el gobernador del Banco Popular de China, Yi Gang, el vicepresidente de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma Ning Jizhe, el subdirector de la Oficina de la Comisión Central para Asuntos Financieros y Económicos Liao Min, el vicecanciller Zheng Zeguang, el viceministro de Industria y Tecnología de Información Luo Wen, el viceministro de Finanzas Zhu Guangyao, el viceministro de Agricultura y Asuntos Rurales Han Jun, así como el viceministro de Comercio y vice representante de Comercio Internacional, Wang Shouwen.

La nutrida representación china muestra a las claras, la importancia de la gestión encargada a Liu He. Antes de estas conversaciones cruciales, el viceprimer ministro y principal dirigente  económico de China, Liu He, ofrecerá más apertura del mercado e intensificar las compras de productos estadounidenses.

Según analiza Gordon Chang en The Washington Post, “el líder del equipo de negociación de China tiene dos líneas de fondo. En primer lugar, que Liu no hará un trato a menos que Washington acuerde levantar su prohibición de siete años sobre las transferencias de productos y tecnología a ZTE Corp, el gigante de las telecomunicaciones chino en problemas. Y en segundo lugar, y tal vez lo más importante, Liu no hará concesiones sobre las políticas industriales de su país, especialmente la iniciativa “Made in China 2025” o CM2025, como se le conoce en China, busca que China sea casi autosuficiente en solo una década en 10 industrias cruciales, que incluyen aviones, robótica, automóviles eléctricos y chips de computadora”.

Parece increíble que los analistas de Washington se sorprendan de que el CM2025 no sea negociable. Se trata del corazón de la política industrial del presidente chino, Xi Jinping, que a su vez es el núcleo central del plan estratégico para convertir a China en el líder tecnológico mundial y establecer al país en una posición relevante. Y los temores que expresan, como en el caso de Chang, es que China podría convertirse en una economía dominante del mundo. Y lo hacen desde un país, que sin escrúpulos ha dominado de manera hegemónica y por encima de todas las reglas, el mundo durante un siglo. Como lúcidamente señala Stephen Roach, los chinos en términos comerciales pretenden hacer lo que hacen y han hecho todos los demás.

Por su parte, en Beijing, el vicepresidente chino Wang Qishan, al recibir a líderes empresariales y ex funcionarios chinos y estadounidenses, dijo que establecer “sólidos lazos económicos y comerciales entre China y EEUU concuerdan con los intereses fundamentales de ambos pueblos”.

Tras remarcar que las relaciones económicas y comerciales igualitarias y de beneficio mutuo deben ser la piedra angular de los lazos entre las dos naciones, Wang dijo que la esencia de las relaciones es una “cooperación en la que todos ganen” e hizo un llamado a las dos partes para que profundicen su comprensión, mejoren la confianza y superen diferencias a través del diálogo y la negociación.

Aseguró que China profundizará aún más la reforma, se abrirá más, mejorará su ambiente de comercio e inversión y pidió a los líderes empresariales y a los expertos de los dos países para que contribuyan a construir un consenso y promover el desarrollo estable y saludable de las relaciones económicas y comerciales entre China y Estados Unidos.

Los representantes estadounidenses aseguraron que los lazos económicos y comerciales entre EEUU y China promoverán el desarrollo económico estable no solo de los dos países sino del mundo y que la comunidad de negocios de EEUU seguirá promoviendo la comunicación y los intercambios en todos los niveles y buscando soluciones a través de las consultas para obtener resultados favorables para todos.

Fuente: Xinhua – The Washington Post

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar