24 de Enero de 2020| Última actualización 23:44 GMT

Bancos multilaterales de desarrollo aportan al crecimiento

editor | 19 Septiembre del 2013

Los bancos multilaterales de desarrollo son instrumentos que favorecen la concesión de préstamos y donaciones a países en vía de desarrollo. La iniciativa nace durante la última mitad del siglo pasado, luego de la Segunda Guerra Mundial, con el objetivo de contribuir en los procesos de desarrollo y progreso de los países que lo demandaran.

Sin embargo en los últimos diez años los bancos multilaterales de desarrollo se vieron fuertemente criticados por ciertos sectores que consideraron o vieron en sus programas amenazas al medio ambiente y a formas tradicionales de vida.

Según explica Francisco Sagasti en su libro “La banca multilateral de desarrollo en América Latina”, en los últimos cincuenta años, los bancos de desarrollo tuvieron una marcada presencia en todos los países de América Latina, tanto así que cuenta con más bancos de desarrollo multilaterales que cualquier otra región del mundo.

Entre los que tienen presencia en América Latina se encuentra: Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial, el Banco Latinoamericano de Exportaciones y Corporación Andina de Fomento, entre otros.

Es importante tener presente que estas instituciones movilizan recursos financieros de manera efectiva -en su estructura no se distingue entre capital exigible y capital pagado-, en condiciones más favorables que las que les ofrece el mercado del cual salen los recursos.

Además, los BMD proveen asistencia técnica y asesoría para el desarrollo económico y social, entre una amplia gama de servicios complementarios.

Si bien las operaciones que realizan estas instituciones no determinan asuntos como la tasa de crecimiento económico, la magnitud de la pobreza o la solución de servicios básicos para la población; sus recursos financieros generan el contexto adecuado para mejorar las condiciones de vida en la región, concluye Sagasti. 

Durante décadas, puntualiza el autor, los BMD canalizaron decenas de miles de millones de dólares hacia los países de la región latinoamericana, especialmente por medio de préstamos.

Pero el préstamo no es el único instrumento de financiación de los BMD, también emplean donaciones (para estudios o preparación de proyectos) y fondos fiduciarios (para la realización de consultorías y asistencia técnica). 

En muchos casos, señala Sagasti, juegan un “rol catalizador para la inversión privada”.

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar