17 de Junio de 2019| Última actualización 19:21 GMT

Cae el uso de carbón en EEUU, por falta de demanda. Las mineras buscan ventas externas

Marco Trade News - Fuente: Bloomberg - AIE | 19 Marzo del 2018
Carbon

Autor imagen: GETTY IMAGES

Según la Administración de Información de Energía de los EEUU, se prevé que las mineras estadounidenses reducirán la producción 4,7% en 2018, en tanto cada vez es más difícil vender carbón en el país.

 

Mientras, Trump pretende volver al carbón. Durante su campaña en Pensilvania dijo: “El carbón es genial (…) En este estado, han diezmado sus minas de carbón, han diezmado a sus trabajadores (…) Tenemos para 1.000 años, y probablemente más, en reservas de carbón para energía y no nos permiten usarlo”. Por eso en cuanto asumió, tumbó el Plan de Energía Limpia de Obama.

 

Pero la realidad lo contradice. No solo EEUU no tiene esas reservas (escasamente la cuarta parte) sino que las empresas de generación eléctrica recurren cada vez más al gas natural y la energía renovable, lo que obligará a las mineras estadounidenses a reducir su producción este año.

 

Lo que manifiesta esta semana, la Administración de Información de Energía de EEUU, que prevé que el total para este año sería de 736,3 millones de toneladas cortas, el segundo más bajo en 40 años (1978) y apenas algo superior al 2016, un “año negro” para la industria, que estuvo repleto de cierres de minas de carbón, despidos en masa y quiebras.

 

En tanto, la producción de carbón destinada a generar electricidad sigue cayendo, la alternativa de las mineras de carbón estadounidenses depende cada vez más de dos cosas: el acero y los mercados internacionales.

 

Las compañías que tienen acceso a los mercados extranjeros y extraen el carbón metalúrgico que se utiliza en la elaboración del acero están teniendo un buen desempeño, pero no las que venden exclusivamente a las generadoras eléctricas estadounidenses dificultades.

 

La dicotomía quedó clara cuando las mineras informaron las utilidades del cuarto trimestre de 2017. Las compañías como Arch Coal Inc. y Peabody Energy Corp., que extraen carbón metalúrgico y tienen clientes extranjeros, superaron las expectativas de los analistas y han visto subir sus acciones.

 

En el caso de Warrior Met Coal Inc., compañía con sede en Alabama que extrae carbón metalúrgico en el sur de la región de los Apalaches y exporta casi toda la producción, los ingresos del cuarto trimestre superaron el cálculo más alto y las acciones subieron más de 65% desde abril de 2017.

 

Pero el carbón metalúrgico representa sólo aproximadamente el 10% del carbón extraído en los EEUU y aunque suele tener precios más altos, no compensa el impacto de la caída del carbón común o térmico, para energía eléctrica. La referencia mundial del carbón metalúrgico está en torno a u$s 232 la tonelada, según The Steel Index, mientras que una referencia comparable para el carbón térmico para centrales eléctricas ronda a menos de la mitad: u$s 100 la tonelada.

 

El motivo clave por el cual el primero es tan valioso es que la oferta tiende a estar por debajo de la demanda. Cuando las economías mejoran, dan lugar a nuevas grandes obras de infraestructura y el consumo de acero da un salto e impulsa el mercado del carbón metalúrgico. Explorar y abrir nuevas minas para satisfacer esa demanda puede llevar años, y eso hace que entretanto los precios suban.

 

“Las constructoras no quieren esperar cinco años para conseguir una tonelada más de carbón metalúrgico”, declaró en una entrevista Lucas Pipes, analista de B. Riley FBR Inc. “Quieren el acero ya mismo”.

 

Mike Dudas, analista de Vertical Research Partners LLC, confirma el cuadro de situación de la industria del carbón: “Todo pasa por la exportación y por el carbón metalúrgico”.

 

El otro extremo se muestra en Cloud Peak Energy Inc., una empresa con sede en Wyoming que extrae todo su carbón de la Cuenca del río Powder y lo vende exclusivamente a generadoras de electricidad. Si bien a la compañía le gustaría exportar más, la capacidad es limitada en los puertos de exportación de la costa oeste y pocos analistas prevén que eso vaya a cambiar próximamente. Las acciones de la empresa cayeron más de 20% en el último año.

 

Según Andrew Cosgrove, analista de Bloomberg Intelligence, las cosas no se vislumbran mucho mejor para la demanda nacional de carbón después de 2019: “Todo se reduce al gas natural”(..) “Las empresas eléctricas están tomando decisiones de largo plazo en relación con sus carteras ante lo que parecen ser precios bajos del gas natural en el futuro próximo”.

 

Las empresas de generación de electricidad se pasan al gas y las energías limpias. Las petroleras más importantes fuertes inversiones en empresas de gas y algunas avanzan sobre las energías renovables. Pero Trump parece no entender que se trata de un cambio de paradigma energético e insiste con el contaminante carbón.

 

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar