29 de Enero de 2020| Última actualización 01:07 GMT

China amenaza con aranceles a productos de EEUU por otros u$s 60.000 millones

Marco Trade News | 04 Agosto del 2018
Xi

Autor imagen: Foto cortesía

La escalada de la guerra comercial parece no tener fin. A la amenaza de Trump de imponer nuevos aranceles del 10% al 25% a las importaciones de China por valor de 200.000 millones, China anticipó que tiene preparada una represalia por u$s 60.000 millones.

China anunció tener preparada una nueva batería de aranceles a productos de EEUU por un volumen equivalente a 60.000 millones de dólares (51.740 millones de euros), después de que la Casa Blanca amenazase a Beijing con aumentar del 10% al 25%, los aranceles  aduaneros a las importaciones del país asiático por valor de 200.000 millones.

"Si EEUU está dispuesto a seguir su propio camino y aplicar nuevas medidas de aumento de tarifas, China implementará las medidas de aumento tarifario antes mencionadas”, subraya un comunicado del Ministerio de Finanzas del país asiático.

Las autoridades chinas anticiparon que están dispuestas a imponer aranceles a 5.207 productos estadounidenses por un valor de unos 60.000 millones de dólares. A esos productos se les añadirán aranceles del 25%, 20%, 10% y 5%, según se indica en el mismo comunicado.

Los 5.200 productos del nuevo listado chino están centrados en el sector agrícola o el químico, que serán gravados con tasas que oscilan entre el 5% y el 25%. El tipo más bajo afecta a bienes como aviones y ordenadores, mientras que el más alto castiga a productos como carne, trigo, vino y gas natural licuado.

La entrada en vigor de esta nueva represalia de aranceles está condicionada a si Washington cumple o no con la amenaza de imponer gravámenes a la mitad de las importaciones desde China, lo que tendría un impacto enorme sobre ambas economías y sobre el crecimiento global.

El contraataque de Beijing es explicado por el Ministerio de Finanzas, como “la defensa de los derechos e intereses legítimos del pueblo chino del país, a través de medidas que buscan frenar los enfrentamientos comerciales, pero también “minimizar” su impacto sobre la producción nacional y en las necesidades del país: “Tras la implementación de las medidas anteriores, los departamentos pertinentes evaluarán la efectividad de las medidas con la comunidad y se esforzarán por minimizar su impacto en la producción y vida doméstica de China”.

De manera implícita el comunicado muestra la preocupación que la brutal amenaza de Trump pueda tener sobre la economía interna y la producción del país. Beijing aprovechó el comunicado para mantener su compromiso con las reformas y su apoyo a la globalización de la economía, y ratificar “los principios de libre comercio y el sistema multilateral de comercio, y el progreso de todos los países del mundo para buscar el desarrollo común y la prosperidad compartida".

La actitud de matonería callejera de Trump parece haber logrado expandirse en la Casa Blanca y de manera creciente algunos de sus funcionarios, dispuestos a congraciarse con su “jefe”, apelan al mismo procedimiento. Ahora es el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, el que advierte a China, como un manager de UFC: “Más vale que no subestimen al presidente. Se va a mantener firme”.

“Su economía es débil, su divisa es débil, la gente está saliendo del país. No subestimen la determinación del presidente Trump de proseguir” en su presión, indica Kudlow en una entrevista en Bloomberg.

Ante la amenaza de Trump de redoblar la presión sobre China imponiendo incrementos tarifarios a mercancías por valor de 200.000 millones de dólares adicionales, la razón por la que China amenaza con un monto aparentemente menor, se debe a los asiáticos no importan tal cantidad de productos estadounidenses.

Pero en proporción la represalia es de idéntico volumen: ambos países se encaminan hacia “castigar” la mitad del volumen de su comercio bilateral, que en 2017 superó los 600.000 millones de dólares.

En las últimas semanas, el Gobierno chino ha puesto en marcha varias medidas para contrarrestar  el impacto sobre su crecimiento económico, con medidas de estímulo a las empresas con una bajada de impuestos y una una mayor inversión en infraestructuras.

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar