17 de Octubre de 2018| Última actualización 01:08 GMT

China podría ser la principal beneficiada de las sanciones de EEUU contra Irán

Marco Trade News | 09 Agosto del 2018
China_ira%cc%81n

Autor imagen: Foto cortesía

Tras el retiro de EEUU del pacto nuclear en mayo, queda claro que el objetivo no era restarle poderío nuclear, sino derrocar el régimen de los ayatolás.

Tras el retiro de EEUU del pacto nuclear en mayo y el anuncio de esta semana de reimposición de sanciones a Irán, queda claro que el objetivo no era que el país de los ayatolás no adquiriera poderío nuclear.

Los expertos de la Agencia de Energía Atómica y el resto de los firmantes del Pacto ratificaron en 11 informes que Irán estaba dando estricto cumplimiento a lo acordado en el 2015.

Claramente la intención de la Administración Trump es bloquear las actividades comerciales y financieras del mundo con Irán a fin de ahogarlo económicamente y terminar con el régimen iraní. De hecho el secretario de Estado Mike Pompeo advirtió que su aplicación con empresas y países será estricta.

EEUU aprovecha la hegemonía del dólar, como moneda de reserva, impuesta después de la II° Guerra mundial y su dominio de la estructura financiera mundial, para darle a las sanciones que aplica, efectos extraterritoriales, que efectivamente convierten las sanciones nacionales en medidas punitivas globales.

Este sistema ya estaba presente en la ley promulgada el 2 de agosto de 2017, conocida como “Contra los Adversarios Americanos a través de Sanciones " (Ley Pública 115-44 -CAATSA).

Las sanciones, pese a los esfuerzos de la UE podrían tener un efecto devastador si logra obligar a los socios comerciales importantes de Irán a reducir los vínculos con el país o incluso a cortar sus lazos comerciales.

Las sanciones diseñadas, tanto las dispuestas esta semana como las que se aplicaran a principios de noviembre próximo, tienen efectos extra-territoriales, porque están diseñadas con la intención geoestratégica de derrocar al régimen iraní. El propio Pompeo cuando era congresista había sugerido que “EEUU lanzase cerca de 2.000 misiones de bombardeo” para terminar con Irán, un país con el que los “halcones” de la Administración Trump mantienen una verdadera obsesión.

En especial, las sanciones previstas para noviembre son las que van a afectar más duramente a la economía persa, porque van a estar vinculadas al comercio de petróleo y a las operaciones con dólares.

El petróleo es el producto más vendido del mundo y se estima que alcanza los 14 billones de dólares anuales. Solo el 1% de ese colosal volumen de negocios se opera en otras monedas.

Eso motivó que China lanzara en marzo pasado, operaciones de futuros en yuanes, poniendo bajo amenaza el dominio hegemónico de EEUU, lo que explica en parte la “guerra comercial” en curso desatada por Trump.

Europa no le compra demasiado petróleo de Irán pero el 75% de las exportaciones de petróleo iraní terminan en las cuatro grandes economías asiáticas: China, India, Japón y Corea del Sur.

Para los especialistas en geo-economía y análisis estratégico, es probable que Corea del Sur y Japón respondan positivamente a las sanciones de Trump, pero para India no será tan fácil ya que Irán es un proveedor crucial de petróleo para ese país y por la cercanía, no puede permitirse romper sus lazos energéticos con Irán, sin generarse problemas.

India será seguramente el país que soporte las mayores presiones de EEUU para acatar sus disposiciones punitivas contra Irán.

Pero China podría convertirse, paradojalmente, en la mayor beneficiada por las sanciones de su archi-enemigo en la guerra comercial. El gigante asiático se provee de petróleo de forma muy diversificada pero tiene entre sus principales proveedores a Irán, junto con Rusia, Angola y Arabia Saudita.

En abril pasado, China informó que estaba dando sus primeros pasos Rusia y Angola, para pagar las importaciones de petróleo con yuanes en lugar de dólares. China ya advirtió que no hay ninguna razón para adherirse a las sanciones estadounidenses”, con lo que facilitará las ventas iraníes en yuanes Y dispondrá de mucho más petróleo iraní.

Por su parte, Rusia y China ya han señalado que favorecerán sus intercambios comerciales con Irán incluso a través de sus bancos centrales.

Curiosamente, el mismo día (6 agosto) de las sanciones, los futuros de petróleo en yuanes mostraron un brusco crecimiento al subir en un 5% hasta la marca máxima establecida por la bolsa, ya que en este mercado las cotizaciones dentro de un día pueden fluctuar solo dentro del límite de un 5% en ambas direcciones.

El explosivo crecimiento coincidió con la disposición de Trump de poner en vigencia la primera parte de las sanciones contra Irán y ha sido el crecimiento más fuerte de los futuros de petróleo en yuanes desde su lanzamiento en marzo de este año, alcanzando un valor récord de 537,2 yuanes por barril.

Fuente: Agencias – Redacción Marco

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar