24 de Enero de 2020| Última actualización 23:45 GMT

Comercio justo o alternativo, una saludable forma de integrar los mercados

editor | 17 Octubre del 2013

El Comercio Justo es una alternativa de comercio que está promovida por diferentes organismos internacionales no gubernamentales, entre ellos la Organización de las Naciones Unidas.

Su objetivo fundamental es mejorar el acceso a los mercados por parte de los productores que se encuentran en situaciones desfavorables para negociar sus productos y tratar de modificar las reglas injustas del comercio tradicional

En el ámbito de América Latina y el Caribe, la desigualdad socioeconómica presenta un panorama irregular, donde las condiciones del mercado, en muchos casos, generan poco margen para las negociaciones entre los pequeños y medianos productores con los grandes distribuidores.

Los países que desarrollan su actividad en base a la exportación de materias primas se ven entorpecidos en sus capacidades de oferta y, consiguiente, de acción en el sistema comercial, de esta forma el comercio internacional corre el riesgo de transformarse en una herramienta de dominación y desigualdad.

En las cadenas productivas, por ejemplo del cacao, según datos oficiales, los productores industriales se quedan con el 38,8%, los comerciantes con el 33%, los transportistas con el 22,2%, en tanto los cultivadores apenas logran el beneficio del 5,5%.

Los intermediarios suelen operar en todo el mundo, en general, representan el 70% del intercambio comercial internacional. Con esa capacidad negociadora, las grandes empresas pueden fijar los precios de las materias primas y los productos. 

Según datos oficiales, el 20% de la población mundial consume el 86% de los productos y servicios, mientras que el resto se encuentran bajo la media esperable. 

Si los países asiáticos, africanos y sudamericanos más relegados participaran en al menos 1% más de las exportaciones mundiales, la situación de cerca de 128 millones de personas se vería modificada positivamente, mejorando las condiciones de producción.

Así es como el Comercio Justo se presenta como un modelo solidario y equitativo, sin con esto pretender afirmar que en el comercio tradicional no se encuentran situaciones semejantes.

El Comercio Justo nace en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo de 1964. Recién 1980, las transacciones permitieron que muchos productores mejoraran la calidad de sus productos, pudiendo ingresar a mercados más importantes.

Fue en 1997, que bajo la denominación Fairtrade Labelling Organizations Internacional (FLO), se dio comienzo a un movimiento orgánico de carácter internacional de certificación de Comercio Justo.

En América Latina existen más de 400 organizaciones de productores registradas en las instituciones no gubernamentales, conformando un grupo numeroso de trabajadores integrados a este sistema.

Según datos del FLO, que oficia como un organismo certificador, la región latinoamericana “juega un papel importante, no sólo por el número de organizaciones de productores registradas, sino porque las mismas participan en la producción certificada”.

Así, la región se caracteriza por poseer, principalmente, producción certificada de plátano, miel, jugos, café, cacao y azúcar.

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar