23 de Octubre de 2017| Última actualización 13:51 GMT

Construir la audiencia: terreno para la comercialización

Por primera vez en la historia de la sociedad de consumo, la venta de pequeñas cantidades es rentable, gracias a la tecnología. Involucrar a la audiencia, entonces, es una alternativa para alcanzar el mercado.

Laura R. Martínez - editor | 22 Marzo del 2016
Cine3

Autor imagen: revistareplicarte

La economía cultural y creativa, también definida por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) como Economía Naranja, ha crecido significativamente en los últimos cinco años. Y es uno de los sectores con mayor expansión en términos de generación de ingresos, creación de empleos y aumento de las exportaciones, según determinó la UNESCO en el Informe sobre la Economía Creativa 2013.

 

El crecimiento más espectacular dentro de este tipo de industrias se observa en el sector audiovisual. Según Frédéric Vacheron, especialista del Programa Cultura para el Cono Sur de la UNESCO, la industria cinematográfica iberoamericana se encuentra consolidada en varios países como Argentina, Brasil, España o México, que concentran más del 85% de la producción regional. Sin embargo, ese porcentaje ha decrecido, evidenciando una mayor diversidad y participación de otros países.

 

Frente al conjunto de otras producciones culturales, el audiovisual crece de manera sostenida en la región. En 2014, la producción iberoamericana representó el 11% en la cinematografía mundial, con 727 millones de espectadores y cerca de 3.600 millones de dólares en recaudación, según difundió la Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales (EGEDA) en su informe anual de 2015.

 

La cuota de mercado en 2014 se distribuyó de la siguiente manera: cine estadounidense un 82,5% de espectadores con el 81% de los ingresos acumulados; el cine nacional se situó en el 11% de espectadores y el 11,8% de los ingresos; y el cine iberoamericano alcanzó el 1,8% del total de espectadores y el 1,7% de los ingresos de la región.

 

Para el director de EGEDA, Oscar Berrendo, el principal obstáculo para mejorar las cifras iberoamericanas es a través de la penetración del cine de cada país latinoamericano en el resto de la región y, principalmente, en Estados Unidos.

 

En términos globales, los grandes estudios estadounidenses –Fox, Disney, Warner, Paramount, Universal y Sony- dominan el mercado iberoamericano, con una cuota conjunta de 78,8% de espectadores, mientras que el 21,2% restante pertenece a las distribuidoras independientes.

 

De las 618 películas latinoamericanas que se produjeron en 2014, algo más de 160 pertenecen al género documental, que gana terreno impulsado por las políticas estatales y la implementación de la tecnología digital. Las nuevas tecnologías, además, son un complemento fundamental para renovar la narrativa, promover las películas y aumentar la audiencia.

 

Nuevos formatos interactivos

 

Si bien el documental no es el más aclamado en las salas, suele ser uno de los productos que mayor éxito tiene fuera de los países donde se producen.

 

Asimismo, encuentra en canales alternativos como las televisoras —especialmente públicas y culturales— e internet un espacio de interés.

 

Desde mediados de 2000 se habla del documental interactivo, un formato que remite fundamentalmente a nuevas narrativas para ver a través de Internet y que mezcla relatos, imágenes, sonidos y otros elementos discursivos, como un mecanismo para atraer público.

 

En ese sentido, entre los formatos cada vez más frecuentes en la producción documental interactiva se destaca el outreach and engagement. Es una estrategia que involucra a la audiencia apelando a la sensibilización de los temas abordados en el filme y buscando convertir a la película en un catalizador de cambio social.

 

Las narrativas crossmedia o transmedia, otras formas que se suman a la realización audiovisual para contar historias interactivas, diversifica las posibilidades a través de múltiples plataformas y soportes tecnológicos, dando origen a los docuweb, webdocumental, i-docs o webodoc.

 

Entre los casos paradigmáticos de implementación de tecnología valiéndose de estos sistemas se encuentra Voyage au bout du charbon (2008), de Samuel Bollendorff y Abel Ségrétin, que aborda las consecuencias sociales y ambientales de la extracción del carbón en China, y es considerado el primer documental web.

 

El emblemático Prision Valley (2010), de Phillipe Brault y David Dufresne, recibió innumerables reconocimientos y pasó a la historia del género por ser el primero en mezclar video, juegos, chats, blogs, foros y sumar a las redes sociales Facebook y Twitter.

 

Sin embargo, todos coinciden en que la tendencia apunta al “menos es más” y las nuevas tecnologías no van a cambiar la dramaturgia básica de una historia, solo abrirán caminos más consecuentes con la narración. En cuanto a la audiencia, habituada a navegar, explorar y asociar contenidos, el pronóstico es auspicioso, especialmente para los formatos digitales.

 

El actual escenario resulta alentador para la industria cinematográfica iberoamericana, que tiene los ojos puestos en las nuevas tecnologías y en los recursos humanos de la región, representando un gran potencial para la generación de empleo y sostenibilidad del sector.

 

 

 

Mercados relevantes

mercados relevantes:

- Doc Market Visions Du Réel - Suiza

- Docs For Sale - Holanda

- Dok Market - Alemania

- Guadalajara Fil Market – México

- FLICC Mercado Audiovisual Latinoamericano – México

- Hot Docs Market - Canadá

- Meet Market Sheffield Doc / Fest - Inglaterra

- Ventana Sur – Argentina

- Mipcom – Francia

- Natpe – Estados Unidos

- European Film Market – Alemania

- Rio Content Market – Brasil

- DocMontevideo – Uruguay

 

 

 

 

 

Fuentes. Chiledocs, "Informe Economía Creativa 2013" de la Unesco, "Industrias Creativas del Cine" de ALADI,"Panorama Audiovisual Iberoamericana" de EGEDAS, "Impacto Económico de las Industrias Culturales" de Convenio Andrés Bello.

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar