23 de Octubre de 2017| Última actualización 13:51 GMT

Crecen las economías de servicio

El crecimiento del intercambio comercial, el aumento de cadenas de valor y el fortalecimiento de servicios son la plataforma de presión de los acuerdos bilaterales, multilaterales y regionales para que la OMC progrese en las negociaciones y se refuercen l

Denise Touron | 28 Abril del 2016
Servicios

Autor imagen: Marco Trade Revista

El aumento de servicios está significativamente vinculado a la creación de empleos y a elevar el nivel de calidad de vida de los países. La cobertura de salud, el acceso universal a servicios básicos, el desarrollo del turismo, la educación, la energía, el movimiento natural de personas, la construcción y logística, así como los servicios audiovisuales, la distribución y los servicios legales también se reflejan en una agenda de desarrollo sostenible para 2030, por lo tanto, es una cuestión por la que deben velar los gobiernos. Son servicios que se caracterizan por ser intangibles y se consumen al mismo tiempo que se producen.

 

Desde 1980, los países en desarrollo han participado en el crecimiento de los servicios. Amplios segmentos de la economía como hoteles y restaurantes han sido considerados como actividades domésticas y no aplicables a los instrumentos de política comercial. Es por ello que la necesidad de un acuerdo de comercio y servicios ha sido muy cuestionado. Sin embargo, en el desarrollo de este sector la contribución de la Organización Mundial del Comercio (OMC) se mantiene en dos pilares: asegurar la transparencia en las regulaciones y promover una liberalización progresiva con las rondas de negociación, especialmente para los servicios de negocios, de comunicación, la construcción y temas relacionados con la ingeniería, distribución de servicios, educación, servicios ambientales, financieros, relacionados con la salud y el turismo.

 

Las exportaciones de servicios de países desarrollados y en vías de desarrollo crecieron en 2014 a 5,3 y 4,8% respectivamente.

 

La importancia del sector se observa en las exportaciones de servicios internacionales, que alcanzaron 21% del total de exportaciones mundiales –con 5 billones de dólares en 2014–, un crecimiento de casi 5% comparado con el año anterior. La exportación de mercancías –con 19 billones de dólares–, aumentó solo 0,3%, según revelan las estadísticas de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) de 2015. Las exportaciones de servicios de países desarrollados y en vías de desarrollo crecieron fuertemente en 2014, a 5,3 y 4,8% respectivamente.

 

Economías de servicios

 

Una economía en crecimiento cambia las proporciones y las interrelaciones entre sus sectores básicos de agricultura, industria, servicios y entre otros áreas como las rurales, urbanos, públicos y privados. El sector de los servicios no crece tan rápido como los otros sectores –por sus altos costos y la imposibilidad de sustituir el talento humano por máquinas–, pero efectivamente reemplaza el sector industrial como el sector líder de la economía.

 

En las últimas décadas, ha habido un movimiento notable de mano de obra hacia el sector de servicios dentro de la Unión Europea (UE), su importancia ha crecido. Ya en los últimos años, casi el 70% de los trabajadores de la UE lleva a cabo sus funciones dentro del sector terciario, en un proceso conocido como la "tercerización de la economía", fundamentado en el aumento en el nivel de vida.

 

Ha habido cambios de ubicación de las áreas productivas de las empresas europeas, que fabrican sus productos fuera de la UE y dejan operativas el resto de las actividades relacionadas con el sector de los servicios dentro de sus países de origen (publicidad, diseño, evaluación técnica, servicio al cliente, etc.).

 

El Banco de Desarrollo de Asia, en su publicación El desarrollo del sector de los servicios como motor de crecimiento para Asia, explica que este sector puede rendir beneficios de largo alcance para la economía asiática, pues representa ya una parte sustancial de su producción. Los servicios son ahora una fuente vital de la producción, el crecimiento y el empleo en la región, pero sufren de niveles muy bajos de productividad. El desafío principal para el sector de servicios de este continente sería disminuir las actividades de valor agregado tradicionales y aumentar las actividades de valor añadido moderno.

 

La economía de América Latina y el Caribe se basa de alguna manera en el sector de los servicios. El comercio exterior, la inversión directa, las remesas, el empleo y esta actividad afectan de manera significativa el PBI, según el análisis de la Secretaría Permanente del Sistema Económico Latinoamericano (SELA). Por su parte, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) señala que hay "una necesidad urgente de un esfuerzo para promover una mayor nivel de innovación y el desarrollo endógeno de las capacidades tecnológicas, tanto en la explotación de los recursos naturales y en la generación de servicios, incorporando actividades de valor añadido alto y know-how".

 

La integración regional de los servicios representa uno de los pilares fundamentales para la creación de un espacio económico libre, que requiere de la liberalización del comercio, la apertura a la inversión extranjera y la facilitación de los flujos de los recursos humanos, cuyos principales problemas son la falta de financiación para el comercio, la infraestructura, las fronteras y la facilitación del comercio.

 

ATCI, RCEP, TiSA

 

La gobernanza del comercio de servicios podría ver cambios significativos este año debido a que varias iniciativas comerciales han confirmado, por separado, sus deseos por alcanzar un acuerdo final.

 

La revista Puentes del ICSTD anunció que el Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión (ATCI), la Asociación Económica Integral Regional (RCEP por su sigla en inglés) y el Acuerdo sobre Comercio de Servicios (TiSA por su sigla en inglés), han establecido un escenario para acelerar las conversaciones. Ellos cubren cerca de un tercio de los países del mundo y representan la mayor parte del comercio y la producción a nivel global. Abordan los servicios de manera profunda, a fin de facilitar las operaciones ligadas a las cadenas globales de valor. Sus 23 miembros representan el 70% del comercio mundial de servicios y buscan liberalizar el sector, ante dos décadas de retraso por parte del sistema multilateral en relación a los servicios.


En el caso de TiSA, se estableció un plan de trabajo que espera llegar a un acuerdo en 2016, tomando en cuenta las áreas sensibles como telecomunicaciones, comercio electrónico y localización, además de las negociaciones sobre servicios financieros y transparencia.

 

 


 

Las negociaciones en la OMC

El Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS) es el primer acuerdo multilateral que abarca este sector y uno de los grandes logros de la Ronda de Uruguay entre 1986 y 1993. Fue en marzo de 2001 que el Consejo de Comercio de Servicios adoptó las directrices y procedimientos para las negociaciones sobre el comercio de servicios.

A partir de 2001, las negociaciones pasaron a formar parte del “todo único”, en el marco del Programa de Doha para el Desarrollo. El acuerdo hace referencia a los problemas que enfrentan los países en desarrollo para la aplicación de los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El AGCS obliga a los gobiernos de los países miembros a celebrar negociaciones sobre cuestiones específicas y entablar negociaciones para liberalizar progresivamente el comercio de servicios.

En las sesiones de negociación de la OMC, se busca la posibilidad de alcanzar resultados relativos a la transparencia de la reglamentación nacional en la esfera de los servicios. Pocos han sido los progresos.

Durante la Conferencia Ministerial celebrada en Nairobi, con respecto al comercio de servicios en Países Menos Adelantados (PMA) se concluyó el trato preferencial a favor del sector y sus proveedores, para aumentar su participación ya creciente en el comercio de servicios. Mediante la decisión ministerial, este trato preferencial se extiende hasta el 31 de diciembre de 2030 y se aplica a 21 países.

Se le encomienda al Consejo del Comercio de Servicios de la OMC que fomente los debates entre los miembros sobre la asistencia técnica destinada a aumentar la capacidad de los PMA. Se establece un proceso de examen para vigilar la aplicación de las preferencias notificadas.

 

 

 

Fuente: Marco Trade Revista

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar