23 de Julio de 2018| Última actualización 19:52 GMT

Donald Trump no participará de la Cumbre de las Américas en Lima

Marco Trade News | 11 Abril del 2018
Cumbre

Autor imagen: .

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, confirmó que no asistirá a la Cumbre de las Américas a realizarse el 13 y 14 de abril próximos, en Lima y enviará a su vicepresidente Mike Pence.

 

Alegando los problemas que presenta el conflicto con Siria, Trump tomó la decisión de no participar de la Cumbre de las Américas en Lima este 13 y 14 de abril, cancelando la que habría sido su primera visita a un país de la región.

 

A solo tres días del inicio de la Cumbre, las expectativas generadas por su visita, en medio de las polémicas que el mandatario estadounidense provoca a diario, en realidad benefician el desarrollo de la Cumbre.

 

El evento, trascendente para los países de la región, que pretenden discutir temas centrales a sus objetivos regionales, no se verá sacudido por los habituales shows mediáticos a los que es tan afecto el presidente.

 

Su principal interés en participar frente al resto de los líderes del continente iba a tener dos objetivos claros: reiterar su planteo de America First, léase “EEUU primero” y tratar de imponer su teoría de que el socio prioritario para América Latina debe ser su país y no China que es el “enemigo” o como lo definió Rex Tillerson en oportunidad de su visita a la región, un “depredador”.

 

Ambos planteos los hará en su nombre el vicepresidente Mike Pence, pero sin la teatralización y la necesidad de protagonismo de Trump, lo que aportará una cierta tranquilidad para que los restantes líderes del continente puedan reiterar su voluntad de rechazo al proteccionismo sin sufrir una catarata de amenazas y agresiones.

 

Lo cierto es que en ningún momento la Cumbre ha sido prioritaria para el actual responsable del Salón Oval, cuya visión de la región está expresada en tres principios manifiestos: su decisión de imponer un muro en su frontera con México, que es su “frontera” con América Latina; su consideración de algunos países de la región como “países de m…” que solo aportan drogas y delincuentes; y su firme creencia en una especial interpretación de la Doctrina Monroe “América para los americanos”, bajo el principio de la hegemonía de EEUU.

 

La región se ha mostrado firme y moderadamente hostil a los embates de Trump durante todo su mandato Basta recordar las quejas por los aranceles de Brasil y Argentina a los aranceles al acero o los reclamos del presidente de México por las amenazas extorsivas durante la negociación del TLCAN o la militarización de la frontera común.

 

En opinión de muchos analistas latinoamericanos, hoy no hay una agenda de mutuo interés entre EEUU y Latinoamérica, ni siquiera en aquellos países que han mostrado nuevos gobiernos pro-mercado, ante sus embates proteccionistas y su guerra a China, uno de los principales socios comerciales de la región y su principal inversor actual.

 

La pérdida de espectacularidad mediática por la ausencia de Trump se va a ver compensada en la Cumbre, por más trabajo y tiempo de intercambio entre los jefes de Estado de la región para avanzar en los temas de combate a la corrupción, gobernabilidad y expansión del comercio en la región.

 

Por su parte, el flamante presidente Martín Vizcarra indicó a medios de su país, que el Perú es optimista en creer que al término de la Cumbre de las Américas se arribará a un acuerdo de consenso y a la firma de un compromiso regional. Respecto de la posible presencia de Nicolás Madurofue muy firme: “Cualquier ciudadano venezolano puede ingresar al país (…) En el caso específico del presidente de Venezuela, él no ha sido invitado para participar de esta Cumbre. En un mundo civilizado y donde se respetan las buenas costumbres, el mandatario de Venezuela debe entender que no es bienvenido (...) Para nosotros, los organizadores, este tema ya está superado”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: El Comercio – Redacción Marco

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar