06 de Agosto de 2020| Última actualización 21:37 GMT

El café colombiano afronta su peor crisis en una década

Marco Trade News | 29 Agosto del 2018
Cafe%cc%81

Autor imagen: Foto cortesía

La caída del precio internacional provocada por la acción de los fondos de inversión en el sector, genera la peor crisis del café en la última década y golpea a medio millón de familias productoras.

Para Colombia, tercer productor mundial, detrás de Brasil y Vietnam, la producción de café es un pilar de su economía.

La caída que está soportando el precio internacional del grano que se sitúa por debajo de un dólar la libra (453 gramos) ha generado en Colombia una profunda crisis en el sector, la mayor en diez años.

Con algo más de 900.00 hectáreas cultivadas, el café es para Colombia, uno de los principales sectores de exportación, detrás del petróleo y la minería.

Por ese motivo, los representantes colombianos del sector se reunieron en Brasilia, el pasado lunes, con sus homólogos de Brasil –ambos países son los mayores productores de café arábigo– para enfrentar la crisis de los precios internacionales y el desequilibrio económico en la cadena productiva, que golpea a los caficultores a nivel mundial.

La angustia de los cafeteros colombianos se hizo insoportable en la última semana, cuando el precio del grano se cotizó a u$s 0,97 por libra en la Bolsa de Nueva York, el nivel más bajo en 12 años.

Los cultivadores, representados en Colombia, por la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), alertan sobre la dimensión de la crisis: “Esto no es una crisis solo de las 540.000 familias cafeteras colombianas. Es una crisis mundial del café. A estos niveles de precio ninguna caficultura es rentable ni sostenible. Al productor hay que pagarle al menos el costo de producción más algo de rentabilidad”, señala Roberto Vélez, gerente de la FNC.

Las causas de la crisis provienen por un lado, de una cosecha abundante de Brasil, el mayor productor mundial, pero sobre todo, de la especulación de los fondos de inversión que han venido empujando los precios a un nivel por debajo de un dólar.

En un comunicado la FNC denuncia que “no se puede seguir permitiendo que sean actores ajenos a la industria como los fondos de inversión quienes, en un desaforado afán de lucro, determinen el precio de un producto básico tan importante del cual derivan su sustento 25 millones de familias productoras en el mundo”.

No existen problemas de producción. De hecho, Colombia exportó más de 14 millones de sacos en el último año, y la cosecha de 2018 ya está encaminada a una cifra similar, entre 13,5 y 14,2 millones. Los problemas son de rentabilidad provocada por la especulación.

El precio internacional de referencia para los cafés suaves, ha caído durante 22 meses desde los u$s 1,6 por libra (noviembre, 2016) a u$s 1,08 (julio 2018) y a u$s 0,97 de la pasada semana, destaca la FNC.

Las pérdidas son enormes: la FNC calcula que el valor de la cosecha será 500 millones de dólares inferior a lo obtenido en 2017, donde totalizó 2.522 millones de dólares, lo que repercutirá en el desempeño de la economía colombiana.

En un comunicado conjunto, los participantes de la reunión de Brasilia, denunciaron describieron que, en la actualidad, los precios internacionales del café están por debajo de los costos de producción, comprometiendo la sostenibilidad económica y la supervivencia de 25 millones de familias cafetaleras en el mundo.

Tanto los representantes colombianos como brasileros del sector, expresaron que los factores externos que afectan negativamente el precio internacional y a los productores, provienen de “la especulación financiera de actores ajenos a la cadena que, de forma inconsecuente y perversa, presionan negativamente las cotizaciones del café, forzando movimientos migratorios motivados por la pobreza y el surgimiento de cultivos ilícitos en algunos países”.

Para los representantes de ambos países, “es necesario el desarrollo de políticas internas en los países productores para apoyar el ordenamiento de la oferta, como el caso de Funcafé en Brasil, que financia la administración de inventarios para evitar la venta en momentos de precios bajos: “Es importante que los inventarios en poder de los países productores sean administrados por el sector privado con base en herramientas de gestión de riesgo de mercado”.

Por otra parte, se hace necesario incrementar el consumo de café en los mercados emergentes y en los países productores, para lo cual esperan contar con el apoyo de la Organización Internacional del Café (OIC).

La gran preocupación de Brasil, Colombia y los demás países productores, es la actual concentración de la industria y del sector de distribución que imponen a los cafeteros “condiciones de pago abusivas de más de 200 días, que aniquilan cualquier posibilidad de que haya sostenibilidad económica para los productores”, agregó el comunicado.

La especulación es manifiesta. Según un informe de Bloomberg, los fondos de cobertura y otros administradores de dinero tienen una cantidad récord de posiciones netas cortas en café, según datos de la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos de Estados Unidos (CFTC, por sus siglas en inglés).

Ricardo Arenas, presidente de la Asociación Nacional del Café de Guatemala, ya había señalado la semana pasada, al considerar la inflación, que los futuros se negocian cerca del nivel más bajo en más de tres décadas.

Fuente: Agencias – Redacción Marco

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar