24 de Agosto de 2019| Última actualización 22:34 GMT

El comercio de emisiones se valoriza en Costa Rica

editor | 12 Septiembre del 2013

El gobierno de Costa Rica y el Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques del Banco Mundial, anunciaron la suscripción de un Acuerdo de Adquisición de Créditos de Reducción de Emisiones por un valor de hasta U$S 63 millones.

Con lo cual, el país centroamericano se convierte en el primero en el mundo en negociar reducción de emisiones de carbono, es decir, sería el primer estado nacional en acceder a pagos por resultados a gran escala para la conservación de bosques, la regeneración de tierras y la amplificación de sistemas agroforestales, garantizando actividades productivas sostenibles.

Por medio de este acuerdo, y a través de un Decreto Ejecutivo firmado por la presidenta Laura Chinchilla y el ministro de Ambiente y Energía, René Castro, las empresas podrán compensar sus emisiones de carbono y adquirir bonos que financiarán diversos proyectos forestales.

“La reducción de emisiones por deforestación y degradación de bosques refuerza el programa de Pago por Servicios Ambientales”, explicó Castro, en tanto señaló que el programa “contribuirá a la estrategia nacional de convertir a Costa Rica en un país carbono neutral en 2021”.

Como uno de los fundamentos de la Coalición de Bosques Tropicales, Costa Rica propuso compensar a los países en desarrollo por medio de apoyo financiero (bonos de carbono) para reducir las tasas nacionales de deforestación.

Y en poco tiempo se convirtió en el primer país en adoptar el concepto de REDD+ (por sus siglas en inglés, Programa de Reducción de Emisiones de Carbono causadas por la Deforestación y la Degradación de los Bosques) y lograr hasta el momento el mayor alcance registrado a nivel nacional.

El comercio de emisiones es un sistema que busca abaratar los costos de las empresas y los Estados para distribuir licencias que, sin cambiar el comportamiento real de la industria contaminante, genere una compensación económica que permita equilibrar los resultados de sus acciones sobre el medio ambiente.

A través de la Junta de Carbono, una figura que pondrá en funcionamiento el mercado de carbono local, se regulará la proyección de las emisiones. Las empresas medirán su huella de carbono para cuantificarla y definir acciones tendientes a reducirla.

Las emisiones que no puedan ser eliminadas del proceso de operatividad y productividad de la misma se podrán compensar con la compra de unidades costarricenses de compensación (UCC) de gases de efecto invernadero.

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar