20 de Agosto de 2018| Última actualización 20:45 GMT

El comercio internacional pierde impulso, advierte la OMC

Marco Trade News | 11 Agosto del 2018
Omc

Autor imagen: Foto cortesía

Según el último ‘Indicador de las perspectivas del comercio mundial (WTOI)’ de la OMC, publicado el pasado jueves, la expansión del comercio se seguirá frenando en el tercer trimestre del 2018.

La Organización Mundial de Comercio (OMC) acaba de advertir en su último ‘Indicador de las perspectivas del comercio exterior’, que el comercio internacional seguirá perdiendo impulso en el tercer trimestre del 2018.

“Esta pérdida de dinamismo refleja la atonía de los índices parciales, que incluyen datos sobre los pedidos de exportación y la producción y venta de automóviles, lo que puede obedecer al aumento de las tensiones comerciales”, refirió la OMC en su comunicado.

El dato más reciente del WTOI (100,3 puntos) está por debajo del valor anterior (101,8) apenas por encima del valor de referencia para el índice (100), lo que apunta a una ralentización del crecimiento del comercio en los próximos meses en consonancia con las tendencias a mediano plazo.

Esta marca es el segundo peor registro desde que arrancó la medición del indicador, en 2016, y muestra que el comercio apunta a un crecimiento en torno a la tendencia histórica, en lugar de por encima como sucedía hasta ahora.

Las dos mayores economías del mundo, Estados Unidos y China, enfrascadas en una guerra comercial que escala semana a semana, incrementando mutuamente los aranceles a la importación, impacta sobre el dinamismo del comercio global.

El comercio global está bajo amenaza. Si llaman o no a la situación actual una guerra comercial, ciertamente ya se han realizado los primeros disparos”. Así describió el director general de la OMC, Roberto Azevêdo, la situación actual en un artículo de opinión publicado por diversos medios en el mundo.

Para el director de la OMC, “la situación es extremadamente seria. Las restricciones recíprocas al comercio no pueden ser la nueva norma. Una escalada continua podría provocar un gran impacto económico (...) que afectará más a los más pobres”.

En el 2017, las exportaciones de productos de EEUU a China sumaron 137.000 millones de dólares, mientras que sus importaciones desde ese país asiático fueron por 526.000 millones de dólares, de acuerdo con datos del Departamento de Comercio estadounidense.

La tendencia a la ralentización es especialmente preocupante porque no se trata de una caída puntual, sino de una tendencia que empieza a prolongarse en el tiempo. Lleva percibiéndose desde el cuarto trimestre del año pasado y se ha agravado de forma sustancial a partir de que Trump  desatara su guerra comercial con China y muchos otros países.

La desaceleración además, se extiende tanto el volumen de mercancías como a los nuevos pedidos de exportación, al comercio aéreo y marítimo y al tránsito de componentes electrónicos. Sólo el comercio de materias primas agrícolas y la producción y venta de vehículos ganaron velocidad en el tercer trimestre del año con respecto al período anterior.

Los nuevos pedidos que habían alcanzado los 102,8 a fines del 2017 se precipitaron a 97,2. Lo que apunta por debajo de 100 en el Indicador de OMC manifiesta “ralentización”.

En el comercio aéreo, la caída es aún mayor: de 106,7 a medidos de 2017 está en 100,9. En el comercio marítimo, los signos son menos elocuentes. Si bien la línea ascendente que había mostrado en el primer (104,3) y segundo (105,8) trimestre descendió a 102,2, ese era el nivel que tenía en el cuatro trimestre de 2017 (102,3). En los componentes electrónicos el descenso pronunciado se produjo a comienzos de 2018 (94,1) pero se ha recuperado (102,2).

Especial atención merecen los nuevos pedidos de exportación, que entran en lo que la OMC contempla como zona de riesgo, con un dato de 97,2 puntos. Este dato supone una pérdida de siete enteros respecto al año anterior, y 5,6 sólo en los últimos seis meses.

Si bien la tendencia dibujada por el volumen de mercancías que se ha movido en el mundo, indica todavía un cierto crecimiento, el deterioro de los nuevos pedidos estaría revelando la senda del crecimiento en el futuro, irá hacia la desaceleración.

Al cuadro de guerra comercial entre China y EEUU se agrega un contexto que podría ser desfavorable con un posible Brexit sin acuerdo comercial y la reimposición completa del embargo sobre Irán y las dificultades que eso implicará en las relaciones de la UE y EEUU.

La OMC advirtió que en 2017 se impusieron 9 medidas proteccionistas cada mes para restringir el comercio y que entre octubre del año pasado y mayo del presente ya se han generado otras 11, l que muestra un peligroso crecimiento del proteccionismo comercial.

Fuente: OMC – Agencias – Redacción Marco

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar