17 de Octubre de 2018| Última actualización 10:20 GMT

El consorcio chino Three Gorges lanza una OPA sobre la eléctrica portuguesa EDP

Marco Trade News | 14 Mayo del 2018
Tres_gargantas

Autor imagen: Foto cortesía

El Gobierno luso afirma que “no tiene ninguna reserva” a la operación y destaca que los chinos “han sido buenos inversores” en Portugal. La Comisión del Mercado de Valores suspendió la negociación de la empresa eléctrica del país.

La Corporación de las Tres Gargantas de China (CTG), una de las compañías de energía más grandes del mundo con un total de activos del orden de los 80.000 millones de dólares, va a lanzar una OPA sobre la empresa eléctrica Energías de Portugal (EdP) para hacerse con el control total de la compañía. Hasta ahora, diversas sociedades chinas ya poseían casi  el 29% de EDP.

El precio que China Three Gorge está dispuesta a pagar por la totalidad del grupo luso Energías de Portugal (EdP) es de unos 11.900 millones de euros, según comunicó ayer a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM) portuguesa.

Todas las miradas en Europa están puestas en Lisboa, porque esta oferta pública de adquisición de acciones (OPA) lanzada sobre EDP, el principal operador eléctrico de Portugal sino también un importante jugador en España, ya que controla la antigua Hidrocantábrico (Asturias), se produce en un momento de convulsión en el sector, protagonizado por movimientos corporativos entre los grandes grupos eléctricos europeos.

El consorcio chino ofrece un precio de 3,26 euros por acción sobre EdP y de 7,73 euros por título sobre su filial EdP Renovables, que tiene su sede social en Oviedo (España). La oferta implica una prima del 17,9% en relación con el precio medio de la matriz de los últimos seis meses y del 4,8% respecto al precio del pasado viernes, tras concluir a 3,11 euros por título. Y lo más importante: supone valorar el 100% del grupo energético por 11.849 millones (algo más de 14.000 millones de dólares).

Esta OPA se produce en un escenario del mercado europeo energético, agitado y de gran movimiento. En marzo pasado, Eon y RWE en Alemania, alcanzaron un acuerdo que implica la transformación de la primera en una empresa dedicada al negocio de redes y distribución al cliente minorista, mientras que RWE se transforma en un líder de las energías renovables.

Los analistas habían especulado que la eléctrica portuguesa podría llegar a ser parte también de esos movimientos en el mercado internacional. De hecho, Isidro Fainé, ex presidente de Gas Natural Fenosa, en el tramo final de su mandato había buscado promover una fusión con EdP y crear un gigante energético ibérico, pero la iniciativa no prosperó y los contactos no llegaron a desembocar en una negociación formal.

Durante este año EdP cayó un 5%. Su filial de renovables finalizó el viernes pasado a 7,84 euros por acción, por lo que el precio ofrecido en la OPA china, si triunfa la propuesta sobre la matriz, se sitúa por debajo. El grupo chino valora la compañía de energías renovables en unos 6.800 millones de euros.

La operación sobre el 100% del EdP tiene como condición la de lograr el 50% de los votos más uno y transformar los estatutos para eliminar una cláusula que pone tope a los derechos de votos para un solo accionista, que actualmente está fijado en el 25% del capital. Asimismo, deberá contar con el visto bueno de los reguladores internacionales.

Aunque la compañía guarda silencio, la prensa lusa daba por hecho ayer que el Consejo de Administración de EdP considera hostil la operación; algo que no comparte el primer ministro portugués, António Costa, que ya anticipó que el Gobierno no tiene “ninguna reserva que oponer a la operación”: “El mercado decidirá. China Three Gorges es desde hace muchos años accionista de referencia de EdP y no tenemos ninguna reserva que oponer”.

Para Costa, “las cosas han ido bien en Portugal y los chinos han sido buenos inversores”, citando como ejemplos los de REN, EDP y otros, según declaraciones que recoge la prensa portuguesa. La negociación de CTG con el Ejecutivo portugués lleva meses y curiosamente, el canciller chino llegará a Lisboa la próxima semana y el presidente, Xi Jinping, lo hará en noviembre.

En la actualidad, la china CTG ya es la mayor accionista de EdP, mientras que State Grid, el monopolio estatal de servicios eléctricos de China y la mayor empresa de servicios públicos del mundo, controla la REN (Redes Nacionales de Energía, SGPS, SA), una empresa portuguesa de transporte de electricidad y gas natural.

El holding chino Fosun, un gigante de inversiones múltiples, desde moda a petróleo, desde productos medicinales a banca y fútbol, también opera con éxito en Portugal, donde es el mayor accionista del  Banco de Crédito Portugués (BCP), con el 27% del capital, y controla el 85% del capital de la Fidelidad.

En las últimas  dos décadas, según información de consultoras de ese país, la inversión total de China en Portugal superó los 9.000 millones de euros.

El segundo mayor accionista de EdP es el fondo estadounidense Capital Group (12%), seguido de la sociedad de cartera española Oppidum Capital (7,19%) y la también estadounidense, BlackRock (5%). La composición accionarial incluye también a Mubadala Investment Co.(4,06%), BCP (2,44%), Sonatrach (2,38%), Qatar Investment Authority (2,27%) y Norges Bank (2,75%).

La Corporación de las Tres Gargantas de China es la compañía que se encargó de la construcción del monumental proyecto de la represa de las Tres Gargantas, con la mayor potencia hidroeléctrica del mundo, considerada la “nueva Gran Muralla China”.

Fuente: Agencias – Redacción Marco

 
 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar