25 de Febrero de 2018| Última actualización 12:24 GMT

El mercado español concentra un tercio de las importaciones de cereales de la UE

Marco Trade News - Fuente: agroinformacion.com, Consejo Internacional de Cereales | 14 Febrero del 2018
Importancia-cereal_lrzima20130220_0127_4

Autor imagen: Internet - Archivo

 

España se consolidó como el primer importador de cereales de la Unión Europea, concentrando un tercio del total adquirido en terceros países, advierte Agronegocios en una nota publicada el sábado.

 

A diferencia del conjunto de la UE, España es un importador neto de cereales, cada año importa más de 13 millones de toneladas de cereales, según las oscilaciones de su cosecha, que destina a su ganadería, sobre todo de cría intensiva.

 

Hasta mitad de campaña 2017/18 (al 2 de enero), la UE adquirió cerca de 10,41 Mt, de las cuales fueron: 7,52 Mt maíz (72,21%); 1,5 Mt trigo blanco (14,3%); 928.593 t trigo duro (8,92%); 321.025 t cebada (3,08%) y 102.819 t sorgo (0,99%), entre otros.

 

En ese contexto, España adquirió casi 3,51 Mt de cereal, lo que representó el 33,7% del total importado por la UE, distribuyéndose: más de 3 millones de maíz; 263.848 t de trigo blando; 132.402 t de cebada; 71.090 t de trigo y 7.421 t de centeno.

 

La sequía y la ola de calor prolongados que afectaron la cosecha española podría impulsar las importaciones de cereal en la presente campaña. Según recoge La Razón en base a datos difundidos por el Ministerio de Agricultura, la cosecha española correspondiente a la campaña 2017/18 ascenderá a 15,9 millones de toneladas. En tanto, las importaciones supondrán un incremento del 40%, al pasar de 12,3 millones de toneladas en 2016/17 a 17,4 millones de toneladas en la campaña actual.

 

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), señala que España tiene “un déficit anual de cereales que oscila entre los 9 y 12 millones de toneladas”. Se espera que el mercado español consuma 34,6 millones de toneladas, de las 35,3 millones de toneladas importadas, en tanto el resto se destine a la exportación.

 

Dentro de UE, España e Italia son los países que más trigo importa. Si bien la UE se ubica como el principal socio comercial de España, desde donde procede cerca del 60% de las importaciones de cereal y se dirige el 70% de las exportaciones, en algunos casos como el maíz, la mayor parte de las importaciones proceden de terceros países.  

 

Entre los principales proveedores europeos Ucrania tiene un lugar relevante, y es el segundo proveedor de cereales a España. El país europeo fue clave en la crisis desatada en 2014, que puso fin al gobierno de Viktor Yanukovich luego que el mandatario suspendiera la firma del Acuerdo de Asociación y de Libre Comercio con la UE. El acuerdo, que entró en vigencia en enero de 2016, compromete a Ucrania a ajustar de manera gradual a las normas técnicas y de consumo de la UE, entre otros asuntos.

 

El conflicto desatado en Ucrania involucró el enfrentamiento con el gobierno de Rusia por la región de Crimea, dejando como resultado una fuerte pelea en el ámbito comercial a nivel internacional. Los gobiernos de Estados Unidos y la UE, entre otras naciones, establecieron sanciones a Rusia y el mercado ruso, a su vez, restringió el ingreso de productos avícolas, materias primas y alimentos provenientes de EU y la UE, afectando, entre otros, el comercio de cereales.

 

Según el informe del Consejo Internacional de Cereales (IGC, por sus siglas en inglés) del 18 de enero, a nivel mundial, “dado que el aumento de la demanda superará el incremento de la oferta total, se espera que las existencias de cereales disminuyan –aunque en forma modesta– por primera vez en cinco campañas”. No obstante, se prevé que la diferencia de la producción respecto al consumo esté cubierta con el exceso de stocks de cereales almacenados en los países productores.

 

El IGC estima que la producción mundial de cereales podría alcanzar en la campaña 2017/18 un total de 2.100 millones de toneladas, es decir, un 2% menos a la producción de la campaña anterior. En tanto, el consumo podría alcanzar un nuevo máximo histórico gracias al crecimiento de la demanda destinada a alimentos, piensos y usos industriales.

 

Para la FAO el comercio internacional de todos los tipos de cereales en 2017/18 se aproximará a los 404 millones de toneladas, es decir, solo 1,8 millones de toneladas por debajo del volumen de la campaña anterior. Además, prevé que se reduzca el comercio de todos los principales tipos de cereales, excepto el maíz.


0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar