25 de Mayo de 2018| Última actualización 15:02 GMT

El sector aeronáutico español espera el aterrizaje de Boeing en Galicia

Marco Trade News | 09 Mayo del 2018
Hangar

Autor imagen: Foto cortesía

La multinacional aeronáutica aterrizará en el norte de España, como consecuencia de la próxima compra de la línea civil de Embraer, para la que ya trabajan las empresas Delta, Coasa o Utingal, firmas que aspiran ahora a mayores contratos.

La estadounidense Boeing está a punto de hacerse con la línea de aviación civil de Embraer, lo que  provocaría el aterrizaje del gigante americano en la Península Ibérica al hacerse con las plantas que la compañía brasileña tiene en Portugal. Ello supondría también un extraordinario impulso para el sector aeronáutico de Galicia, que califica el futuro acuerdo como una “noticia muy positiva” y se prepara para  conseguir un mayor número de contratos con ambos constructores.

El gigante europeo Airbus, principal empresa para la que trabaja el sector aeronáutico gallego, se hizo con la producción de los aviones comerciales C Series de la canadiense Bombardier –una de las marcas líderes a nivel mundial– a mediados de octubre del 2017, en una “jugada maestra”, como apuntan desde la propia industria.

Para contrarrestar este movimiento, su principal rival en el mercado, la estadounidense Boeing, aceleró las conversaciones con la brasileña Embraer, para hacerse con su potente línea civil. Además de lo que supondría a nivel económico en la industria, la estrategia es vista por el sector como un “claro intento de penetración” en una Europa dominada por Airbus, ya que de concretarse –lo que se espera en este mismo año– Boeing desembarcaría en Portugal, donde Embraer tiene una macroplanta en Évora.

Para la aeronáutica gallega es “una noticia altamente positiva”, dicen en el sector, “porque supondría poder optar a más contratos” para los aviones de ambas compañías.

Tanto Delta Vigo como la ourensana Coasa ya fabrican piezas para los aviones de Embraer. En ambos, casos participan en la construcción del avión militar KC-390, en el que también está inmersa Utingal a través de Coasa. Esta última, además, está también trabajando para toda la gama comercial de la firma brasileña, desde el ERJ-145 hasta el ERJ-195, pasando por los 190, 175 y 170.

Los nuevos contratos que han “llovido sobre Galicia” en 2017, han llevado por ejemplo a Delta Vigo a un plan de expansión en Porto do Molle, Nigrán, con la proyección de una nueva nave, por tres millones de euros, destinada al área logística de la macroplanta anexa, cuya inauguración está prevista para el próximo mes de junio.

Por ahora, los trabajos en Galicia para Bombardier o Boeing, son más limitados, siendo principalmente Delta Vigo la que más contratos tiene con ambos constructores. Para la estadounidense, se hizo con un proyecto de bienes de equipo para la planta de Charleston (en Carolina del Sur).

Según informan medios especializados del sector, el acuerdo entre Boeing y Embraer “está al caer” y  podría conocerse este mismo mes. En el sector aeronáutico español, instalado en Galicia “eso puede significar que el día de mañana consigamos contratos con Boeing y con Embraer”. Para adelantar algunos pasos en esa dirección, el sector acaba de firmar -a través del CAG- un acuerdo de colaboración con su homóloga portuguesa, Aeronautics, Defense and Space Cluster, lo que permite acrecentar sus vínculos con Embraer.

Boeing por su parte, anunció la pasada semana, la compra de KLX, el fabricante de equipos aeronáuticos por el que pagó 4.250 millones de dólares, continuando su ofensiva en el muy lucrativo sector de los servicios. La adquisición de KLX por parte de Boeing incluye el Grupo de Soluciones Aeroespaciales de KLX y está condicionada a la desinversión y separación exitosas del Grupo de Servicios de Energía de KLX.

KLX es un importante proveedor independiente de componentes y servicios de aviación en la industria aeroespacial. Sus capacidades incluyen distribución mundial de piezas y servicios de cadena de suministro para la industria aeroespacial y de defensa en todo el mundo. KLX formará parte de Boeing Global Services y se integrará completamente con Aviall.

Para Stan Deal, presidente y CEO de Boeing Global Services: “Esta adquisición es un nuevo  paso en nuestra estrategia de crecimiento de servicios, con una clara oportunidad de crecer de manera rentable nuestro negocio y mejorar nuestro servicio a nuestros clientes en un mercado de servicios de 2.600 millones de dólares en 10 años. Al combinar el talento y la oferta de productos de Aviall y KLX ofreceremos una ventanilla única que beneficiará a nuestra cadena de suministro y a nuestros diversos clientes de una manera significativa”.

Los ingresos del Grupo de Soluciones Aeroespaciales de KLX en el 2017  fueron de u$s 1.400 millones. Boeing espera que la adquisición tenga un impacto neutral en los ingresos hasta el 2019 y una mayor acumulación a partir de entonces, con un ahorro anual de costes que aumentará a unos 70 millones de dólares para el año 2021 y otras mejoras realizadas a lo largo del tiempo.

La finalización de la transacción está sujeta a las condiciones habituales, incluida la aprobación regulatoria y la aprobación por parte de la mayoría de los accionistas de KLX. Se espera que la venta se cierre en el próximo trimestre. La transacción también está sujeta a la desinversión y separación exitosas del Energy Services Group de KLX.

Fuente: Actualidad aeroespacial – Faro de Vigo

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar