14 de Noviembre de 2019| Última actualización 07:44 GMT

Exxon Mobil construirá en China una planta química y una terminal de GNL

Marco Trade News | 07 Septiembre del 2018
Exxon

Autor imagen: Foto cortesía

Trump no entiende la globalización pero China y Exxon Mobil sí. Los reclamos de regreso de las empresas y de los empleos a EEUU que cimentaron la campaña presidencial chocan contra la realidad.

La inversión multimillonaria de Exxon en China puede resultar  beneficiosa para las exportaciones de EEUU.

China tiene alrededor de 20 terminales de gas natural licuado. La inversión de Exxon Mobil se ajusta al objetivo de Pekín de aumentar las importaciones desde EEUU si Trump y sus absurdas “guerras comerciales fáciles de ganar” no se interpusieran en l camino.

Exxon Mobil acordó invertir varios miles de millones de dólares para un complejo químico y terminal de gas natural licuado en la provincia de Guangdong, según anunció la compañía este jueves, aprovechando la creciente demanda asiática y el deseo de China de distender las actuales relacions con Washington.

El presidente ejecutivo Darren Woods se reunió el miércoles en la provincia con altos funcionarios, incluido Li Xi, secretario del Partido Comunista de Guangdong, para firmar un acuerdo marco con la provincia.

Exxon Mobil planea construir una planta para producir productos petroquímicos en la ciudad de Huizhou, con operaciones que comenzarán en 2023. La compañía petrolera prevé producir 1,2 millones de toneladas anuales de etileno, una materia prima básica para resinas sintéticas. También fabricará polietileno, que se encuentra en una variedad de productos, como bolsas de plástico, y polipropileno, que se utiliza en autopartes.

El proyecto “ayudará a satisfacer el crecimiento esperado de la demanda de productos químicos en China” y ayudará al esfuerzo de Exxon Mobil para ampliar su capacidad de fabricación de productos químicos en la región de Asia y el Pacífico”, dijo la compañía.

Exxon Mobil tiene como objetivo invertir u$s 20.000 millones en productos químicos para 2025, buscando reducir la dependencia de los productos derivados del petróleo y aumentar la rentabilidad de las instalaciones de producción a través de la integración vertical de productos petroquímicos de alto valor añadido.

China es fundamental para el futuro del mercado de productos químicos. Se espera que la demanda del país de productos de etileno solo supere los 50 millones de toneladas en la primera mitad de la próxima década, más del 30% del mercado mundial.

Mientras tanto, las plantas de etileno que entren en línea en los próximos tres o cuatro años tendrán una capacidad total de 10 millones de toneladas. Se estima que las operacionales para 2025 alcanzarán un total de 30 millones de toneladas.

La gran inversión de Exxon Mobil en China, según la mayoría de los analistas, será considerada de manera desfavorable por la administración Trump, que por detrás de su declamado “déficit comercial” esconde una verdadera aversión contra China.

Que una de las mayores empresas estadounidenses, en este momento, haga una inversión de tales dimensiones en China, funcionará como una verdadera “bomba” en los pasillos de la Casa Blanca, aunque beneficie las exportaciones del país.

Además Exxon también acordó con Guangdong construir una terminal de GNL, que ofrece oportunidades para EEUU. Aunque Beijing aplicará un arancel del 25% sobre el GNL como parte de la guerra comercial, EEUU es actualmente un proveedor fundamental de ese  combustible.

Con más terminales de GNL, China podrá importar más gas estadounidense en el mediano y largo plazo, lo que reduciría el superávit comercial de China con EEUU.

China tiene alrededor de 20 terminales con una capacidad total de aproximadamente 65 millones de toneladas. Beijing espera aumentar eso a 100 millones de toneladas para el año 2025 a medida que intensifica los esfuerzos para combatir la contaminación del aire. China se ubica como el tercer mayor importador de GNL de América detrás de México y Corea del Sur, por lo que ambos países tienen intereses mutuos en este campo.

Exxon aceleró la inversión en Asia bajo la dirección del ex gerente general Rex Tillerson, quien estuvo 11 años al timón hasta el 2016, antes de convertirse en el primer secretario de estado de Trump, para ser luego despedido de mala manera. 

Beijing busca mantener la cooperación con las principales compañías estadounidenses al tiempo que se opone a la guerra comercial de la administración Trump. Además de ayudar a prepararse para la creciente demanda de energía y productos químicos, las alianzas con compañías estadounidenses que cuentan con tecnología avanzada e influencia significativa sobre los mercados de energía contribuyen al desarrollo de China.

Fuente: Asian Nikkei – Redaccion Marco

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar