20 de Noviembre de 2018| Última actualización 19:00 GMT

Francia pide a la UE pasar “de las palabras a los hechos” y enfrentar a Trump

Marco Trade News | 14 Mayo del 2018
Bruno_le_marie

Autor imagen: Foto cortesía

Macron reclama a sus socios que “Europa debe hacerse respetar” y su ministro de Economía asegura que Europa no puede ser vasallo de EEUU y debe “preservar su soberanía económica frente a las sanciones extraterritoriales” impuestas por ese país.

La decisión de Donald Trump de dinamitar el pacto nuclear y reponer las sanciones económicas a Irán, incluso agravándolas, ha destapado un problema de larga data, sobre el que Europa guardaba un conveniente y cómplice silencio: el vasallaje de su relación con EEUU.

La necesidad de proteger ahora las multimillonarias inversiones de sus empresas en Irán y la dificultad para encontrar mecanismos que lo permitan, devela una larga postergación de la soberanía en la UE. El ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, ha hecho explícita esa postergación: “Europa debe reflexionar sobre la forma de dotarse de instrumentos financieros que le permitan ser independiente de Estados Unidos”.

La ruptura irresponsable de Trump del acuerdo nuclear con Irán, despreciando a sus socios transatlánticos, ha provocado los primeros conflictos entre Washington y la mayoría de los líderes internacionales que ven peligrar la paz y los difíciles equilibrios logrados. Conflictos que previsiblemente se irán agravando, a medida que EEUU empiece a aplicar las sanciones a Irán, que tendrán un dramático impacto sobre las empresas europeas con intereses en ese país.

Le Maire, pidió el viernes a la UE que pase “de las palabras a los hechos” y enfrente a Washington, luego de que Trump amenazara con nuevas sanciones también a aquellas compañías que comercien con Irán: “Europa debe “preservar su soberanía económica frente a las sanciones “extraterritoriales”. Y en una dura advertencia, se preguntó: “¿Queremos ser los vasallos de EEUU que obedecen al menor movimiento de su dedo?”.

El ministro de economía de Francia se reunirá esta semana con sus homólogos de Alemania y Reino Unido para preparar la respuesta y mantiene en contacto directo con el secretario del Tesoro de EEUU para conseguir exenciones para las empresas francesas que comercian con Irán o una ampliación de los plazos en la aplicación de esas sanciones. Lo que vuelve a poner de manifiesto que todo depende del “dedo estadounidense”.

Las dificultades europeas por encontrar medidas para contrarrestar la decisión de EEUU están vinculadas al dominio estadounidense de la estructura financiera mundial. El gobierno francés se plantea volver a revisar un reglamento, creado en 1996, para que las empresas europeas pudieran saltarse el bloqueo impuesto a Cuba y ver cómo aplicarlo ahora al caso de Irán.

Las sanciones tendrían como objetivo limitar el comercio global de petróleo procedente de Irán. Los efectos pueden ser mínimos, ya que es probable que los principales importadores asiáticos, entre ellos China, sigan comprando crudo a la república islámica.

Según varios expertos, Irán podría aliviar su situación colocando su petróleo en China, que podría terminar siendo el mayor beneficiado por la decisión de EEUU de retirarse del acuerdo nuclear con Irán, ya que eso le daría al gigante asiático una ventaja para exigir que las importaciones de petróleo sean denominadas en yuanes.

El precio del petróleo y su comercialización en dólares se debe al predominio de los contratos referenciales Brent y WTI, denominados en dólares. Fijar las importaciones en yuanes le ahorraría a China el costo de cambiar dólares y aumentaría el uso del renminbi en el comercio financiero mundial, lo que en última instancia podría dañar la influencia internacional de la divisa estadounidense.

Las exportaciones de Irán disminuirán, al igual que las inversiones extranjeras. Eso dañaría su economía y la liquidez del dólar, ya que el comercio mundial de petróleo respalda al dólar, dijo Edward Al-Hussainy, analista senior de tasas y divisas mundiales en Columbia Threadneedle en Mineápolis. Esto proporciona a Irán un incentivo para acercarse al Banco Popular de China para discutir un acuerdo en yuanes.

Durante la última ronda de sanciones previas al acuerdo nuclear, los suministros de crudo de Irán cayeron en alrededor de un millón de barriles por día. Pero su ministro de Petróleo dijo la pasada semana, que la decisión de Trump de abandonar el pacto no afectará las exportaciones de Teherán.

Para Marwan Younes, director de inversiones de Massar Capital Management en Nueva York, “China es el mayor productor de materias primas y el mayor consumidor de productos básicos del mundo, por lo que tendría sentido que los ‘futuros’ chinos que están cerca de las áreas de suministro y demanda sean un punto de referencia más natural que los mercados estadounidenses”.

Fuente: DW – Redacción Marco

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar