20 de Julio de 2019| Última actualización 16:20 GMT

Hacia ”la servicificación” de las economías para impulsar la competitividad

Denise Touron | 26 Mayo del 2015
Tren_china_web

Autor imagen: internet - archivo

En la medida que los países desean ser más competitivos en la oferta del mercado internacional, los sectores tradicionales como la manufactura o la agricultura deben contar con un sector de servicios que funcione y que permita el perfecto engranaje de la cadena global de valores.

 

La llamada “servicificación” de la economía nacional ofrece muchísimas oportunidades. Así se ha intentado en los países sin litoral como son el caso de Paraguay y Bolivia con la inclusión financiera y algunos pequeños Estados insulares del Caribe que han practicado el “offshore” para el desarrollo de sus economías. Indudablemente, su aislamiento geográfico sería menor en las actividades de externalización de servicios, ya que no requieren el transporte físico de bienes a través de las fronteras.

 

Sin embargo, aunque hay ciertos avances de algunos países en la oferta de servicios de turismo e informática como en Perú, Costa Rica, Colombia, Chile, la telemedicina y audiovisual en México y Brasil, por mencionar algunos, según la publicación ”Las Exportaciones de América Latina y su integración en las cadenas globales de valor”, los indicadores de la región sobre la exportación de servicios muestran que el peso relativo de América Latina en los mercados globales es todavía pequeño. La región posee aún un patrón de comercio más asentado en las actividades de servicios tradicionales que la media mundial.

 

Entre las grandes desventajas que afectan el desarrollo de los servicios son la poca la disponibilidad de capital humano capacitado, la fluidez del idioma inglés frente a la competencia representada por los países asiáticos, los problemas de reputación o falta de conocimiento de las firmas locales en el mercado mundial, incluyendo el tema de certificaciones de calidad, insuficiente acceso al financiamiento y debilidades en la infraestructura física y tecnológica.

 

La mayor meta de América Latina es mejorar cuantitativamente y cualitativamente la capacitación de capital humano disponible para aspirar a insertarse en actividades de mayor valor agregado para llegar al -knowledge process outsourcing-.

 

La reglamentación sin afectar la innovación

 

Los expertos en reglamentación alegan las dificultades para encontrar el equilibrio adecuado entre libertad en el desarrollo del comercio de servicios y la regulación. Un exceso de reglamentación puede acabar con la innovación. Por lo que siempre se espera el consenso entre los gobiernos, el sector privado y las organizaciones internacionales para velar por el equilibrio entre los objetivos de generar divisas y la necesidad de atender las demandas insatisfechas de la sociedad.

 

El segmento de los servicios ha tomado un gran dinamismo en el comercio internacional en las últimas décadas. Para la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) los servicios no son solo de interés a nivel internacional sino nacional. Los servicios provenientes de sectores de energía, transporte, telecomunicaciones, logística, servicios financieros, seguros o turismo corresponden al 75% del PIB de los países desarrollados y el 50% de los países en desarrollo. Con respecto al empleo, ocupan el 40% de la mano de obra de los países en desarrollo y 70% de los países desarrollados.

 

Para los organismos multilaterales son de gran importancia los servicios vinculados a los objetivos del desarrollo sostenido, entre los cuales se encuentran sanidad, educación, agua y salud, telecomunicación y transporte, y el “big data” que surge con gran potencial por los indicadores que puede generar. Todos estos deben ser acompañados en su evolución con políticas, regulación e instituciones adecuadas.

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar