20 de Julio de 2018| Última actualización 12:39 GMT

Hoteles all inclusive: claves para el crecimiento turístico de América Latina y el Caribe

Marco Trade News | 14 Mayo del 2018
Marriot

Autor imagen: Foto cortesía

El cambio en las preferencias de los viajeros obligan a renovar los modelos de mercado de la hotelería y  grandes jugadores del sector, como el Grupo hotelero Marriott Vacations aprovechan para expandirse.

El concepto tradicional de los hoteles all-inclusive ha evolucionado significativamente en los últimos años para adaptarse mejor a las preferencias, continuamente cambiantes, del consumidor, la demografía y las modalidades de reserva. El comportamiento y las expectativas de los huéspedes se están modificando, con un cambio en la mentalidad de los viajeros y el disruptivo impacto de la tecnología.

De manera creciente, los viajeros buscan experiencias vacacionales más personalizadas y auténticas, con una mayor participación y conexión con la comunidad local y un compromiso genuino con prácticas ambientales responsables. Y desean mantener el control total de sus elecciones y consolidan un creciente uso de los dispositivos móviles y electrónicos, como método de reserva preferido. Un modelo 2.0 mejorado del all-inclusive se está volviendo más sensible a las necesidades del consumidor y está experimentando una sorprendente metamorfosis.

En las décadas de los 80 y 90, el concepto all inclusive se expandió rápidamente, en los destinos de playa de México y el Caribe y se hizo muy popular  entre los viajeros estadounidenses, canadienses y europeos que buscaban vacaciones en climas cálidos, a precios accesibles.

En las últimas dos décadas, muchos países se beneficiaron del rápido crecimiento del turismo y el desarrollo de la infraestructura y las ofertas turísticas, y de la maduración general de los destinos. Según el World Travel & Tourism Council, solo en el Caribe, el volumen de visitantes se triplicó, pasando de aproximadamente 6,7 millones a 20,1 millones, entre 1980 y 2010. Además, se estima que llegará este año a los 26,5 millones y a 39 millones en 2028.

Muchos de estos destinos, que por necesidad tenían un modelo tradicional de all inclusive, ahora ofrecen un espectro más amplio de servicios y comodidades, lo que permite que los viajes ‘experienciales’ prosperen, lo que está generando cambios sorprendentes. Desde la anterior experiencia estandarizada dentro de un gran resort a una opción de vacaciones más personalizada y local, donde los huéspedes se sienten motivados a aventurarse fuera de los hoteles.

Ello ha sido acompañado en muchos centros turísticos, por la multiplicación de la oferta recreativa, con más experiencias de calidad, proveedores turísticos locales, actividades de aventura al aire libre, visitas a sitios históricos y patrimoniales, experiencias culinarias para aprender sobre la gastronomía local y contacto con la artesanía local, lo que compone una experiencia de vacaciones más auténtica y de mayor conexión con el lugar de destino.

La evolución del modelo all inclusive refleja un cambio en la oferta de productos y un mayor enfoque en la diferenciación, lo que ha generado la aparición de nuevas marcas dirigidas a diversos segmentos de mercado y con diferente nivel de precios. Siguiendo la micro-segmentación tradicional de la demanda, ampliamente perfeccionada por los operadores estadounidenses como Marriott (que opera 29 marcas) o Hilton (que cuenta con 13 marcas), los grupos de all inclusive han comenzado a lanzar nuevos productos para segmentos específicos del mercado. Apple Leisure Group, cuenta con una cartera de seis marcas (Sunscape, Now, Breathless, Dreams, Secrets y Zoetry); Iberostar Hotels & Resorts (con tres marcas de resorts Grand, Selection e Iberostar); y Sandals Resort (con cuatro líneas de productos Sandals, Beaches, Grand Pineapple Beach Resorts y Fowl Cay Resorts).

Los operadores de hoteles all inclusive están adoptando cada vez más un modelo multimarca para atender a una base de demanda más amplia, y ahora se están convirtiendo en un segmento de hospitalidad real e independiente.

Para mejorar aún más la diferenciación del producto y atraer nuevos segmentos de mercado, muchos operadores de este tipo de hoteles han conformado alianzas estratégicas con marcas de consumo globales (Playa Hotels & Resorts con Panama Jack);  formado asociaciones para marcar un aspecto de su operación (Club Med con Cirque du Soleil lanzaron Creative, una experiencia que incluye un parque infantil inspirado en el Cirque du Soleil, con más de 30 actividades recreativas) o para desarrollar una experiencia centrada en los niños (Karisma Hotels con Nickelodeon).

Hay sólidos fundamentos demográficos en América Latina y el Caribe que están generando interés de los inversores en el sector. Los cambios socioeconómicos, el creciente número de viajeros y las clases medias en ascenso (que representan aproximadamente el 35% de la población de la región), sumado al aumento del gasto discrecional en vacaciones y los cambiantes hábitos de viaje de los millennials, están generando un terreno fértil para que prospere el segmento all inclusive en la región. Un estudio de Expedia muestra que los millennials viajan un promedio de 35 días por año, de los cuales 55% se utilizan para viajes de vacaciones, y el 83% de ellos optan por vacaciones en un resort all inclusive.

Hay evidencia del continuo interés en el mercado por los hoteles all inclusive, a través de la consolidación de jugadores tradicionales y una fuerte actividad de fusión y adquisición. En esa dirección, se conoció la pasada semana, la decisión del grupo hotelero Marriott Vacations de comprar ILG por u$s 4.700 millones, buscando expandirse a México. La compañía combinada poseerá licencias para siete marcas exclusivas, entre las que se incluyen Marriott Vacation Club, Ritz-Carlton Destination Club y Sheraton Vacation Club. También tendrá un mayor poder para competir con Hilton Grand Vacations Inc y con Bluegreen Vacations Corp.

Fuente: El Observador

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar