25 de Abril de 2018| Última actualización 16:35 GMT

IAG compra el 4,6% de Norwegian y estudia lanzar una opa sobre el 100%

Marco Trade News | 13 Abril del 2018
Iag

Autor imagen: .

Contra los pronósticos que anticipaban dificultades para Norwegian, las acciones de la compañía aérea noruega low cost se disparan en Bolsa.

 

IAG, el holding que agrupa a Iberia, Vueling, British Airways, Aer Lingus y Level, comunicó ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de España que adquirió una participación del 4,61% de Norwegian  Air Shuttle ASA (Norwegian) y que estudia lanzar una opa sobre el 100% de la compañía.

 

IAG señaló en su comunicado que “considera que Norwegian es una inversión atractiva” y que ha adquirido una “inversión minoritaria del 4,61%” en dicha compañía, “destinada a establecer una posición desde la cual iniciar conversaciones con Norwegian, incluyendo la posibilidad de formular una oferta de adquisición sobre la totalidad” de la aerolínea.

 

No obstante, el holding hispano-británico International Airlines Group (IAG) aclaró que hasta ahora “no ha mantenido conversaciones para esa posible operación, que no ha tomado ninguna decisión sobre la formulación de una oferta de adquisición (Opa) en este momento y que no existe certeza sobre si se llegará a tomar tal decisión”.

 

Tras el anuncio de la operación de IAG, las acciones de la aerolínea escandinava se han disparado en la Bolsa de Oslo, cerrando con un incremento del 47,24%%, hasta las 260 coronas noruegas por título, lo que eleva la capitalización bursátil a alrededor de 800 millones de euros. Según los cálculos de Bloomberg, de esta forma, en caso de concretarse una posible oferta, IAG tendría que desembolsar en torno a 3.000 millones de dólares (2.425 millones de euros), incluyendo la deuda de la low cost noruega.

 

Sin embargo, desde Norwegian señalaron que “no tenían conocimiento previo” de la adquisición del 4,6% de su capital por parte de IAG, antes de su anuncio oficial al ente regulador y aclararon que la empresa “no ha entablado discusión o diálogo alguno con IAG acerca de este asunto”.

 

En la low cost escandinava, afirmaban que “el interés de IAG en la compañía confirma la sostenibilidad y el potencial” de su modelo de negocio y de su crecimiento global, contra los pronósticos alarmistas que había proyectado el dueño de Ryanair y que provocaron una sonrisa de Bjørn Kjos, el fundador de Norwegian cuando se enteró de esos vaticinios, mientras cerraba su acuerdo con las autoridades argentinas para instalarse en el país, donde el Gobierno de Mauricio Macri le concedió la explotación de 152 rutas: 72 domésticas y 80 internacionales.

 

Kjos explicó entonces que su empresa ha experimentado una fuerte expansión en los últimos años lo que le ha supuesto un esfuerzo financiero adicional. En 2017, registró pérdidas netas de 299 millones de coronas noruegas (30,8 millones de euros), frente al beneficio de 1.135 millones de coronas (116,8 millones de euros) que obtuvo en 2016. Pero que ese resultado negativo provenía del esfuerzo por compra de 32 aviones, la contratación de 2.000 empleados y la apertura de nuevas rutas de largo radio, entre ellas Argentina. Actualmente, existe un pedido firme de 225 aviones más, de los cuales 125 a Boeing y 100 a Airbus, y también 152 opciones de compra entre ambos fabricantes.

 

Aunque no formuló ningún comentario al respecto, muchos atribuyen los augurios negativos de Tony Ryan, Ceo de Ryanair, a que entre las nuevas contrataciones de pilotos de la low cost noruega figuraron 200 pilotos de Ryanair, lo que provocó un colapso en la programación de la aerolínea irlandesa.

 

El beneficio bruto de explotación anual de Norwegian en 2017, fue de 6,17 millones de euros y los ingresos totales de la compañía fueron de 3.189 millones de euros, con un aumento del 19% sobre  2016. La ocupación media se mantuvo inalterada en el 88% y más de 33 millones de pasajeros optaron por viajar con Norwegian en 2017, un aumento del 13% en comparación con el año anterior.

 

Kjos ha señalado que la aerolínea está mucho mejor posicionada de cara a 2018, con un mayor volumen de reservas de plazas, una red creciente de rutas intercontinentales, y una mejor dotación de personal. El directivo confía en que la expansión global de la aerolínea alcanzará su punto álgido durante la segunda mitad de 2018, al entrar en servicio 32 los 42 Boeing 787 Dreamliners encargados.

 

Los principales accionistas Norwegian son los dos fundadores, el consejero delegado Bjorn Kjos y el presidente del consejo Bjorn Kise, a través de la instrumental HBK Invest, con un 26,8% del capital. El fondo noruego Folketrygdfondet cuenta con un 6,1%; JP Morgan controla un 5,1%, y otro 5% está en manos de Danske Capital. Un total de 20 inversores controlan el 64,8% de la empresa.

 

La adquisición del 4,6% y el anuncio de una posible Opa responde competencia feroz entre ambas aerolíneas. Norwegian compite directamente tanto con Level como con Vueling, ambas marcas de IAG. De hecho, IAG lanzó Level en junio del 2017 para enfrentar a la empresa noruega en el mercado low cost de largo radio.

 

La “guerra” está focalizada en el aeropuerto de El Prat-Barcelona. Norwegian ofrece 17 frecuencias semanales (34 vuelos), entre Barcelona y destinos en EEUU (Los Ángeles, San Francisco, Nueva York y Miami) mientras Level mantiene rutas desde El Prat a San Francisco, Buenos Aires, Punta Cana y Boston.

 

En las rutas nacionales y europeas low cost es Vueling la que compite con Norwegian. Esta compañía ofrece un total de 512 rutas, de las que 132 son con España –9 nacionales, 116 europeas, 6 a EEUU y 1 a Israel–. En 2017, transportó 33,5 millones de pasajeros, de los que 8,4 millones de pasajeros en España con un incremento del 24% y cerró el ejercicio con 2.000 empleados, entre tripulaciones, personal administrativo y de asistencia en tierra y una flota de 151 aviones con un pedido en firme de 225 aparatos más.

 

Con el intento de hacerse con Norwegian, IAG refuerza su vocación desde la fusión entre Iberia y British Airways en 2011, hacia la consolidación del sector del transporte aéreo, demostrada en la adquisición de la británica BMI, la española Vueling, la irlandesa Air Lingus y los permisos de aterrizaje (slots) de la británica Monarch en Gatwick, donde dejaron afuera a Norwegian, así como en los intentos fracasados  por hacerse de Air Berlin y de la austríaca Niki.

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: El País – www.es.iagpress.com

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar