18 de Septiembre de 2019| Última actualización 11:52 GMT

Impulsar estratégicos corredores bioceánicos

Alfonso González Núñez | 20 Agosto del 2015

La idea de una convergencia entre el MERCOSUR y la Alianza del Pacífico (AP) es al presente un propósito bien definido alentado por los gobiernos de ambos bloques, que avistan esa proximidad como una oportunidad óptima para cerrar acuerdos comerciales de beneficio mutuo y, por sobretodo, hacer plena realidad el proyecto compartido de intercomunicación terrestre, a través de rutas internacionales que enlazarán los océanos Pacífico y Atlántico.

 

El canciller chileno afirmó, días atrás, que su país desea avanzar en un diálogo con el MERCOSUR, pues tiene intereses e inversiones en Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, agregando que “hay corredores bioceánicos que involucran a estos países que nos parecen absolutamente fundamentales”, para a continuación señalar que “estamos trabajando y ya hemos acordado con Brasil, Argentina y Paraguay privilegiar dos corredores bioceánicos”.

 

La noticia, sumamente estimulante, llega en un momento en que el MERCOSUR como grupo, tradicionalmente estático al exterior de sus fronteras nacionales, precisa de ensanchar sus mercados y diversificar su conexión marítima suscribiendo nuevos convenios interregionales similares al pendiente con la Unión Europea (UE).

 

La Presidencia de la Delegación de Paraguay en el Parlamento del MERCOSUR adhiere y compromete sus oficios junto a las representaciones nacionales colegas y ante el propio pleno, de modo que el ambicioso plan carretero gane espacio e importancia en los pueblos y reciba el apoyo de las respectivas ciudadanías organizadas, visto el enorme caudal de prosperidad que acarreará a su paso, vigorizando, asimismo, la fraternidad y la cooperación latinoamericana al sur del continente.

 

Trayectos alternativos para las importaciones y exportaciones, itinerarios opcionales para el transporte público internacional, asentamiento de nuevos centros poblacionales, instalación de flamantes polos de desarrollo integral, intensificación del turismo de recreación y de compra, reducción de los extensos, solitarios y mal iluminados u oscuros tramos viales, animación y vitalidad en decenas de kms. a la redonda de los nacientes cascos urbanos, más la masiva venida del capital inversor, constituyen el lote de utilidades y ventajas que propone el empalme caminero transnacional.

 

La visita oficial de la primera mandataria trasandina, Michel Bachelet, a su par compatriota, los días 20 y 21 del mes en curso, será una ocasión magnífica para dinamizar las tratativas en lo que a Paraguay compete, atendiendo que uno de los corredores, el que saldrá de Santos, Estado de Sao Paulo, pasará por Porto Murtinho, Matto Grosso Do Sul, y alcanzará en su trecho final los puertos de Antofagasta, Arica e Iquique, atravesará en su derrotero geografía paraguaya, específicamente el Chaco Central, rumbo al norte argentino.

 

Como Estado soberano y en su calidad de presidente pro témpore, nuestro país buscará acelerar los tiempos para la concreción del emprendimiento, trabajando coordinadamente con los demás miembros plenos en un esfuerzo por armonizar voluntad de gestión y considerando que la atracción es conjunta y el provecho económico para todos, manifestaron autoridades nacionales.

 

De cardinal trascendencia para un resultado auspicioso del cometido trasunta el establecer reglas de consenso jurídico entre los actores, a los efectos de soslayar contrariedades y obstáculos en la circulación por los territorios abarcados, despreciado espécimen que contamina la integración y, penosamente, destella aún en el MERCOSUR.

 


Alfonso González presidente de la delegación paraguaya en el Parlamento del Mercosur. 

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar