17 de Octubre de 2018| Última actualización 09:52 GMT

Irán comunica a la OIEA que volverá a activar el enriquecimiento de uranio

Marco Trade News | 08 Junio del 2018
Ira%cc%81n

Autor imagen: Foto cortesía

Tras la ruptura de Trump del acuerdo nuclear con Irán, el peor escenario empieza a configurarse. El gobierno iraní comunicó a la OIEA que volverá a activar su capacidad de enriquecimiento de uranio

Irán comunicó a la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) que volverá a activar nuevas centrifugadoras en su central atómica de Natanz, dentro de los límites del acuerdo nuclear.

Pese a que los líderes de la UE se han comprometido a mantener el flujo de comercio e inversión con Teherán, pero han admitido que no será fácil por la virulencia de las sanciones impuestas por Trump, tras la ruptura unilateral del pacto nuclear.

La OEIA es el organismo de vigilancia nuclear de Naciones Unidas en Viena sobre el  proceso para aumentar la capacidad de enriquecimiento de uranio del país. El vocero de la agencia nuclear iraní, Behrouz Kamalvandi, señaló que “Irán anunció a través de una carta oficial que el proceso para aumentar la capacidad para producir UF6 (hexafluoruro de uranio) comenzará el martes”. El portavoz aseguró que Irán tiene la capacidad de acelerar la producción de centrifugadoras, que se utilizan para enriquecer uranio. El UF6 es una materia prima para centrifugadoras.

La máxima autoridad de Irán, el líder supremo Ali Jamenei, reconoció el pasado lunes que había ordenado preparativos para aumentar la capacidad de enriquecimiento de uranio si el acuerdo nuclear de 2015 con las potencias mundiales se rompía después de la retirada de EEUU el mes pasado.

Según Kamalvandi, Irán “está suministrando la infraestructura y los arreglos para alta velocidad y capacidad de producción de gases UF4 y UF6, así como un rotor de centrifugadoras”. El vocero aclaró que lo que Jamenei pretende es que se aceleren “algunos procesos relacionados con nuestra capacidad de trabajo nuclear para avanzar más rápido en caso de ser necesario”.

El vicepresidente iraní, Ali Akbar Salehi señaló que en unos días podamos declarar la apertura del centro de producción de nuevas centrifugadoras en Natanz, siempre respetando el tratado nuclear de 2015 (...) Normalmente se necesitarían seis o siete años. En el estado actual estaremos listos en semanas o meses”, advirtió respecto de la construcción de las centrifugadoras.

Irán utiliza en la actualidad cerca de 5.000 centrifugadoras y enriquece el uranio al 3,5%. Su gobierno alega que necesita más uranio enriquecido para su central nuclear, e insiste en que no busca desarrollar armas nucleares, que precisan uranio enriquecido al 90%.

Los firmantes europeos del acuerdo siguen respaldándolo, pero han expresado reclamos, como Macron, sobre el programa de misiles balísticos de Irán y su influencia en Oriente Medio, pero los iraníes advirtieron que esos dos asuntos no son negociables, porque hacen a la seguridad nacional de su país.

Según el acuerdo con Francia, Alemania, Gran Bretaña, Rusia, China y EEUU, Irán accedía a limitar estrictamente su capacidad de enriquecimiento de uranio. A cambio, Irán recibió un alivio de las sanciones, la mayoría de las cuales concluyeron en enero de 2016.

El acuerdo le permite a Irán continuar con el enriquecimiento de uranio al 3,67%, muy por debajo del umbral de aproximadamente el 90% necesario para el uso armamentístico. Antes de llegar al acuerdo, Teherán había enriquecido uranio hasta un 20%. El acuerdo fue cumplido por Irán, según los inspectores de la OEIA, estrictamente.

Las autoridades iraníes han dicho que si los países europeos no mantienen vivo el pacto, Teherán tenía varias opciones, incluida la reanudación de su enriquecimiento de uranio al 20%.

El guía supremo iraní, Ali Khamenei advirtió que “algunos gobiernos europeos esperan que Irán soporte las sanciones (de EEUU), renuncie a sus actividades nucleares y continúe observando limitaciones. Les digo a esos gobiernos que ese mal sueño nunca se hará realidad”.

La decisión de Trump de abandonar el pacto, bajo el cual Irán aceptó limitar su programa atómico a cambio de un alivio en las sanciones económicas, encontró la oposición de los demás países firmantes del acuerdo: Gran Bretaña, China, Francia, Alemania y Rusia, que mantienen el pacto y avalan los informes favorables de los expertos internacionales.

Pero el gobierno de Trump y el del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, afirman sin pruebas que el régimen iraní nunca cambió sus intenciones ni su hoja de ruta hacia la construcción de armas de destrucción masiva. Netanyahu declaró hace dos días que Irán quiere producir “un arsenal de bombas nucleares para destruir Israel” y su ministro de los Servicios Secretos, Israel Katz, habló de la necesidad de formar una “coalición militar contra Irán” compuesta por potencias occidentales y aliados árabes, si Teherán aumenta el uranio enriquecido de manera “descontrolada”.

Paranoia, belicismo y “armas de destrucción masiva” fueron los argumentos del presidente Bush para iniciar la guerra contra Irak que destruyó ese país, para descubrir que jamás habían existido tales armas. Trump ha vuelto a destapar el tarro de las peores esencias de la humanidad.

Fuente: Agencias

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar