24 de Agosto de 2019| Última actualización 11:23 GMT

La agricultura será la gran revolución de África Potencial de cooperación con América Latina

Marco Trade News - Fuente: Áfricainfomarket | 25 Enero del 2018
Burundi

Autor imagen: FAO

Un reciente Informe sobre el estado de la agricultura en África (AASR) señala que la agricultura será la revolución silenciosa de África. Según el estudio, encargado por Alliance for a Green Revolution in Africa (AGRA), las inversiones inteligentes en el sistema alimentario pueden ayudar a la revolución si se planifican correctamente.

 

Haciendo foco en las PYMES y en los pequeños agricultores, creando empleos de alta productividad es posible –sostiene- un crecimiento económico sostenible que no se materializó a partir de la extracción de los recursos minerales ni por una mayor urbanización.

 

A pesar de que el 37% por ciento de la población ahora vive en centros urbanos, el informe muestra que la mayoría de los empleos se han creado en servicios menos remunerados y menos productivos que en la industria, y este sector de servicios representa más de la mitad del PIB del continente.

 

Comentando los resultados del Informe, la presidenta de la Alianza para una Revolución Verde en África (AGRA), Dra. Agnes Kalibata, señala que “África tiene los recursos naturales latentes, las habilidades, la capacidad humana y terrestre para inclinar la balanza de pagos y pasar de importador a exportador comiendo alimentos hechos en África. Este informe nos muestra que la agricultura que implica una transformación inclusiva que va más allá de la granja a las agroempresas, será el camino más seguro y rápido para que África alcance un nuevo nivel de prosperidad”.

 

Pero según la experta, para que la revolución agrícola de África sea exitosa debe ser muy diferente de la que se observa en el resto del mundo. Requiere un enfoque inclusivo que vincule millones de granjas pequeñas a agro-negocios, creando cadenas de suministro de alimentos extendidas y oportunidades de empleo para millones, incluidos los que pasarán de la agricultura. Esto contrasta con el modelo que a menudo se ve en otras partes del mundo de la agricultura comercial a gran escala y el procesamiento de alimentos, que emplea a relativamente pocas personas y requiere altos niveles de capital.

 

El informe destaca la oportunidad de que África alimente al continente con alimentos elaborados en el propio continente y que satisfagan la creciente demanda de poblaciones urbanas prósperas y de rápido crecimiento que buscan alimentos elaborados y precocinados de alto valor. Y defiende que muchos de los pequeños agricultores del continente pueden y deben aprovechar esta oportunidad.

 

En la actualidad, parte de esta creciente demanda de alimentos en África es atendida con las importaciones, que ascienden a u$s 35.000 millones anuales y se espera que superen los u$s 110.000 millones para el 2025, a menos que África mejore su productividad y la competitividad global de sus sectores agropecuarios y agrícolas.

 

El informe reconoce que el sector privado tiene la clave para la transformación del sistema alimentario hasta el momento. Para Peter Hazell (IFPRI), director técnico del Informe, “Las pequeñas y medianas empresas a lo largo de las cadenas de valor están creando un valor agregado y un empleo impresionantes en forma de mayor comercio agrícola, servicios agrícolas, agroprocesamiento, venta minorista urbana y servicios de alimentos. Los grandes agronegocios, como las compañías de semillas, los agroprocesadores y los supermercados, también desempeñan un papel cada vez más importante en la cadena de valor de los alimentos en muchas regiones”.

 

Sin embargo, el estudio deja en claro que, para el sector privado, el crecimiento del sistema agroalimentario no será tan rápido como podría, ni beneficiará a tantos pequeños agricultores y pymes como sería posible si no cuenta con apoyo gubernamental y cooperación internacional que estimule y guie la transición.

 

Ello abre un enorme campo de colaboración en materia agrícola con la mayor parte de los países de Iberoamérica, con una enorme experiencia en producción y elaboración de alimentos. Lo que permitiría superar el rol de proveedores de materias primas para contribuir en asociaciones estratégicas a alcanzar las metas de alimentos producidos en el continente con los que sueña África.

 

Para ello, los gobiernos deben crear un entorno empresarial propicio, cumplir -como una alta prioridad- los objetivos de inversión del 10% del PIB en la agricultura, acordado en la Cumbre de la Unión Africana 2003 como parte del Programa de Desarrollo Integral de la Agricultura en África (CAADP) y contribuir al desarrollo de acuerdos de cooperación con países de Iberoamérica.

 

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar