14 de Octubre de 2019| Última actualización 01:01 GMT

La OMC, hacia la puesta en vigor del Acuerdo sobre Facilitación del Comercio

La Organización Mundial de Comercio (OMC), reforzada con los logros del Órgano de Solución de Diferencias y la ratificación del Acuerdo sobre la Facilitación de Comercio (AFC), confía en el progreso de las negociaciones.

Denise Touron | 11 Diciembre del 2015
21646314588_f6df4f211b_z

Autor imagen: OMC - Organización Mundial del Comercio

Dos décadas han pasado desde sus inicios, y los esfuerzos de la OMC no cesan para que el comercio fluya con más libertad. El templo de negociaciones multilaterales, junto con los representantes de los países miembros y los expertos de comercio, vuelcan su interés en la X Conferencia Ministerial que se celebrará en Nairobi, Kenia, entre el 15 y el 18 de diciembre.

 

A pocos días de este evento, las reuniones son intensivas en la organización y el objetivo es lograr un nuevo paquete para la Conferencia Ministerial que permita el progreso en las negociaciones. Por ejemplo, se busca la eliminación de los subsidios para la exportación agrícola, continuar con un programa para el comercio electrónico y definir un paquete de asistencia a las economías vulnerables con menos de 1.000 dólares per cápita.

 

En la actualidad, 161 países, organismos internacionales y otros con la condición de observadores forman parte de la OMC. A pesar de haber sido acusada, a lo largo de su existencia, de regirse por presiones empresariales, muchos países han encaminado sus economías hacia la exportación aprovechando las normas existentes.

 

La creación de la OMC, el 1 de enero de 1995, significó la mayor reforma del comercio internacional desde la Segunda Guerra Mundial. Hizo también realidad —de forma actualizada— el intento fallido realizado en 1948 de crear la Organización Internacional de Comercio (OIC). La intención original era crear una tercera institución que se ocupara de la esfera del comercio en la cooperación económica internacional y que viniera a añadirse a las dos instituciones de Bretton Woods: el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

 

Desde 1948 hasta 1994, el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT, por sus siglas en inglés) estableció las reglas aplicables a una gran parte del comercio mundial, y en este espacio de tiempo hubo períodos en los que se registraron algunas de las tasas más altas de crecimiento del comercio internacional. Contrariamente a su aparente solidez, el GATT fue durante esos 47 años un acuerdo y una organización de carácter provisional.

 

Como resultado de las negociaciones de la Ronda Uruguay que tuvieron lugar entre 1986 y 1994, la OMC es hoy el Foro Mundial para negociaciones comerciales, supervisa tres vertientes: la negociación, la implementación y la solución de diferencias, identificándose esta última como uno sus grandes éxitos.

 

Un indicador: 500 casos

 

Hace pocos meses, el director de la OMC, Roberto Azevedo, declaró: “El sistema de solución de diferencias de la OMC se encuentra en la cúspide al arribar a su 500º caso. Esto da testimonio de la confianza que los miembros de la organización han tenido en los últimos 20 años. El año 2015 ha sido uno de los más activos para la solución de diferencias, ya que se han abierto un promedio de 30 paneles mensuales. Se han recibido 17 solicitudes de consulta hasta el mes de octubre, 11 pertenecen a normas y seis a asuntos legales”.

 

Países latinoamericanos, tales como, Brasil, Argentina, Colombia, Panamá, Perú, Guatemala, México, República Dominicana, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Chile, Ecuador, Uruguay y Venezuela han acudido a esta instancia para resolver diversas diferencias comerciales. Como último caso de la OMC que concierne a América Latina se puede mencionar el que dictamina a favor de Panamá sobre Argentina en el caso de servicios financieros.

 

Este sistema permite conciliar la negociación de las normas y la puesta en marcha de relaciones comerciales que conllevan, a menudo, intereses contrapuestos. He ahí la necesidad de la organización de apoyarse en un grupo de alto nivel de expertos. “Con nuestro mecanismo de arbitraje, los países tienen la posibilidad de que cuando estiman que se han infringido los derechos que corresponden en virtud de los acuerdos someten sus diferencias a la OMC”, anunció Azevedo en su intervención a finales de octubre.

 

La red de la OMC

 

La OMC cuenta con 674 funcionarios y una estructura compleja que trabajan en función de las negociaciones para la definición de acuerdos multilaterales. La Conferencia Ministerial es seguida por el Consejo General, que está compuesta por embajadores y jefes de delegaciones en Ginebra, aunque a veces también por funcionarios enviados desde las capitales de los países miembros. El Consejo General ejerce funciones en calidad de Órgano de Solución de Diferencias y en calidad de Órgano de Examen de las Políticas Comerciales.

Directamente, siguen el Consejo del Comercio de Mercancías, Consejo de los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio y el Consejo del Comercio de Servicios. Hay comités y grupos de trabajo, pero es el Programa de Doha para el Desarrollo desde 2001, que ha prevalecido con el Comité de Negociaciones Comerciales —Servicios, ADPIC, Agricultura, Comercio y Desarrollo, acceso a los mercados, normas y facilitación de Comercio— el que seguramente será eliminado de la agenda de la organización en Nairobi por los pocos logros obtenidos.


El AFC es un tema sexy

 

El AFC es el primer consenso multilateral en materia de comercio internacional desde Marraquech que implica reducir los costos del comercio tales como el transporte, mejorar las tecnologías de la información y las comunicaciones y disminuir los obstáculos al comercio en numerosos países. Según el informe anual de la OMC de 2015, tiene el potencial para incrementar el comercio mundial en 1 billón de dólares.

 

Sobre la base de un mandato de negociación adoptado en agosto de 2004, el AFC mejora y aclara el contenido de los artículos V, VIII y X del GATT e introduce disposiciones sobre cooperación aduanera con miras a agilizar aún más el movimiento, el levante y el despacho de las mercancías, incluidas las mercancías en tránsito. Así, se identifican en la OMC diferentes fases el cumplimiento de un mandato, la puesta en marcha de la negociación y la adopción de un acuerdo.

 

Una vez que los países procedan a la puesta en vigor del acuerdo, continuará inmediatamente la simplificación, la agilización y la coordinación de los procesos comerciales que permitirán la integración del país en la economía mundial, especifica el informe.

 

La aprobación del Paquete de Bali en 2013 marcó el gran triunfo de la Organización y sus miembros con el primer acuerdo multilateral después de 20 años. En 2014, se creó el Mecanismo para el Acuerdo sobre Facilitación de Comercio, que busca coordinar los esfuerzos de aplicación mediante la prestación de asistencia técnica. Además, brinda apoyo para la creación de capacidad en materia de facilitación de comercio y complementa, así, las iniciativas regionales y multilaterales, donantes y otras partes interesadas.


La asistencia técnica

 

El mecanismo para el AFC proveerá más trabajo a los organismos internacionales. Estos, al verse en la necesidad de identificar indicadores que muestren el éxito de la puesta en marcha del acuerdo, vigilarán que los países no queden rezagados. Tendrán que asistirlos tanto en los temas que se notifican con frecuencia, como traslados de mercancías destinadas a la importación bajo control aduanero, retención, recurso a agentes de aduanas, inspección previa a la expedición, libertad de tránsito, como los menos notificados, como cooperación entre los organismos que intervienen en la frontera, procedimientos de prueba, resoluciones anticipadas, operadores autorizados, ventanilla única.

 

El Centro de Comercio Internacional, la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa, el Grupo del Banco Mundial, la Organización Mundial de Aduanas y otros organismos con programas puntuales tienen ya una larga trayectoria en el tema, con programas y proyectos.

 

Según el Informe de la OMC: “…el alcance de los compromisos debe medirse con respecto a la capacidad de puesta en marcha de los países en vías de desarrollo o menos avanzados, la capacidad de asumir nuevos compromisos (…) se debe determinar de acuerdo a las necesidades y prioridades”. Así, veremos cómo el AFC, que ahora cuenta con más de la mitad de los países que han ratificado, seguramente, durante los días de la Conferencia en Kenia, tendrá más ratificaciones para alcanzar los tres tercios requeridos para su puesta en vigor.

 

Las Conferencias Ministeriales de la OMC

 

1996, Singapur

Se establecen grupos de trabajo para los temas de inversión, competencia y transparencia de la contratación pública.

1998, Ginebra

La Conferencia concluye con la Declaración sobre el Comercio Electrónico Mundial, la cual anuncia mantener la práctica de no imponer derechos de aduana a las transmisiones electrónicas.

1999, Seattle

Colapsa el lanzamiento de la Ronda del Milenio, como consecuencia de los desacuerdos de los países en desarrollo con respecto a las posiciones de los países desarrollados.

2001, Doha

Se inicia el Programa de Doha para el Desarrollo, cuyo objetivo es mejorar las perspectivas comerciales de los países en desarrollo. También se establece la continuidad del mandato para las negociaciones relativas a la agricultura, los servicios y un tema de propiedad intelectual.

2003, Cancún

Se analizan los resultados en las negociaciones y otros trabajos en el marco del Programa de Doha para el Desarrollo.

2005, Hong Kong

Se logran avances en materia de agricultura, acceso a los mercados para los productos no agrícolas y servicios. Los países menos avanzados logran concretar que podrán entrar libres de derechos o contingentes y se ofrece reducir las subvenciones nacionales al algodón.

2009, Ginebra

El tema de debate fue “La OMC, el sistema multilateral de comercio y el entorno económico mundial actual”.

2011, Ginebra

Se destacan tres sesiones de trabajo: la importancia del sistema multilateral de comercio y de la OMC, Comercio y desarrollo y el Programa de Doha para el Desarrollo.

2013, Bali

Se adopta el Paquete Bali, que consiste en una serie de decisiones para agilizar el comercio y que a su vez renueva el compromiso con la OMC y el Programa de Doha.

2015, Nairobi

Se generan grandes expectativas ante la ratificación de dos tercios de la organización del AFC.

 

 

Fuente: Marco Trade Revista

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar