21 de Agosto de 2017| Última actualización 14:04 GMT

La OMC y el sistema multilateral de comercio

editor | 04 Octubre del 2012

El sistema multilateral de comercio de la OMC sirve como foro en el cual los países pueden exponer sus diferencias comerciales y negociar la liberalización. La organización aporta un conjunto de normas sobre el modo de llevar a cabo tal liberalización. Asimismo es importante que los debates se basen en un correcto conocimiento del funcionamiento del sistema.  

Uno de los principios fundamentales del sistema de la OMC es que los países reduzcan sus obstáculos al comercio, para de esta manera, permitir que las corrientes comerciales fluyan con mayor libertad. Después de todo, el aumento de los intercambios comerciales que resulta de esa reducción es beneficioso para los países. 

El sistema de comercio de la OMC se basa en la idea de que un comercio más libre incentiva el crecimiento económico y fomenta el desarrollo. En ese sentido, vemos que comercio y desarrollo son mutuamente beneficiosos. Contar con un comercio más fluido y estable promueve el crecimiento económico y ayuda a crear empleo y/o a reducir la pobreza.

La reducción de obstáculos al comercio tiene como primer beneficiario al propio país que lo aplica. También, aunque en menor medida, resultan beneficiados los países que exportan a éste.

Muchas veces se describe a la OMC como una institución de "libre comercio", lo cual no es del todo exacto. Si bien, como mencionamos, la OMC fue creada con el objetivo de liberalizar los mercados y eliminar barreras a los intercambios comerciales, en ciertas circunstancias, sus normas apoyan el mantenimiento de obstáculos al comercio, por ejemplo, para proteger a los consumidores o impedir la propagación de enfermedades. Con esta política, la organización sería garante de todas las partes implicadas en el comercio mundial.

De esta manera, vemos que el sistema permite la aplicación de aranceles y, en circunstancias restringidas, otras formas de protección. Esos obstáculos incluyen los derechos de aduana (o aranceles) y medidas tales como las prohibiciones de las importaciones o los contingentes que restringen selectivamente las cantidades importadas.

En conclusión vemos que una de las ventajas más importantes de un sistema comercial multilateral es el impacto directo que tiene sobre la mejora en las condiciones de acceso a los mercados para las exportaciones, ya que establece un conjunto de normas jurídicamente vinculantes destinadas a evitar, en la mayoría de los casos, la aplicación de medidas proteccionistas, generando así un entorno seguro y previsible.

Sin embargo también resulta necesario lograr una coordinación más eficaz entre las políticas comerciales, macroeconómicas, financieras y de desarrollo a través de la ampliación de la cooperación y coherencia entre el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la OMC.

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar