25 de Septiembre de 2018| Última actualización 23:22 GMT

Las mujeres y su lugar en el comercio internacional

Elizabeth Contreras | 29 Noviembre del 2012

Los países que abren sus economías al comercio internacional tienden a ser más competitivos y experimentar un crecimiento más rápido que los que no lo hacen. El comercio internacional por lo tanto, desempeña un papel importante en la creación de un mayor potencial para el crecimiento económico, generación de empleo y por ende, reducción de la pobreza.

Uno de los principales retos en los países en desarrollo y menos adelantados es identificar y trabajar para eliminar los obstáculos en la economía mundial. En este contexto, es cada vez más importante considerar las restricciones comerciales que afectan a las mujeres particularmente, ya que son ellas las que conforman una gran parte de la fuerza de trabajo en la producción orientada a la exportación en los países más pobres y además en los últimos años se ha incrementado el número de Pymes exportadoras lideradas por mujeres.

Un estudio de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo) indica por ejemplo que en los últimos veinte años, el número de mujeres empresarias en Canadá ha aumentado más del 200% y las mujeres del país lideran o son dueñas de Pymes en aproximadamente el doble de la tasa de los hombres. Aunque la cifra de mujeres exportadoras de Canadá es cada vez mayor, el 57% de ellas consideran la cuestión de género como uno de los principales problemas a la hora de exportar.

Desde hace tiempo, varias organizaciones, incluyendo el Centro de Comercio Internacional (CCI) y el Banco Mundial vienen participando en investigaciones sobre el comercio y el género, como por ejemplo, introduciendo una serie de iniciativas para identificar las necesidades de apoyo al comercio de las mujeres empresarias en la industria manufacturera y de servicios en los países en desarrollo. Estas iniciativas han dado lugar a talleres, informes de países con recomendaciones específicas para levar a cabo las iniciativas exportadoras, incorporación de un componente genérico en los programas de servicios de exportación y programas corporativos de diversidad de proveedores que brinden oportunidades a las mujeres empresarias para conectar a las cadenas globales de valor.

A nivel internacional se reconoció la importancia de la participación de la mujer en el comercio mundial y se abogó por una mayor intervención de las mujeres dueñas de compañías en las cadenas globales de abastecimiento. Corporaciones en todo el mundo están tomando conciencia de que la integración de los negocios conducidos por mujeres es muy positiva para el desarrollo y el crecimiento de la economía mundial en su conjunto. Se espera un consenso global respecto a que empresas, gobiernos y organizaciones trabajen  juntos para asegurar que las mujeres exportadoras tengan igualdad de oportunidades en el comercio internacional.

Comercio y género es un asunto complejo que implica muchas cuestiones relacionadas con el papel tradicional de las mujeres en diferentes culturas. Aún queda mucho por hacer para tratar de garantizar que los esfuerzos en el ámbito de las políticas se traduzcan en acciones.

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar