19 de Noviembre de 2017| Última actualización 11:46 GMT

Los seguros en el comercio internacional: compañeros necesarios de nuestras exportaciones

Ignacio Güena | 02 Febrero del 2012

Partiendo de la premisa de que el seguro cumple una función social estimulando la previsión y una función económica eliminando la incertidumbre sobre el futuro, resulta interesante proceder a analizar cómo puede aprovechar sus ventajas el comercio exterior.

Se pueden observar 3 grandes ramos de seguros con estrecha relación al comercio internacional, los mismos son el Seguro de Transporte de Mercancías, el Seguro de Responsabilidad y el Seguro de Caución. Todos con un destinatario final diferente, pero igual de fundamentales para prevenir grandes perjuicios a los actores del sector.

Al hablar de seguros para el comercio exterior, es habitual identificarlo automáticamente al Seguro de Transporte de Mercancías. Se trata de un seguro donde se brindará cobertura para eventuales daños o faltantes que pueda sufrir la carga a lo largo de su transporte. El famoso seguro del incoterm CIF, que merece la aclaración de que el seguro obligatorio es un seguro Básico, dependiendo de las partes intervinientes ampliar la cobertura; recomendablemente a Todo Riesgo.  

Por supuesto, no basta con tener “un seguro de transporte”, ya que el abanico de coberturas disponibles en el mercado es demasiado amplio. Por esta razón resulta fundamental el análisis de algunos aspectos básicos, como lo son los riesgos cubiertos, exclusiones, condiciones particulares, inicio y fin de la cobertura, entre otros.

Un punto no menor en relación al seguro de transporte, es la relevancia que toma la calidad del seguro ofrecido ya que ante un siniestro se encuentra en juego nada más y nada menos que nuestro patrimonio, y en muchos casos nuestra fuente laboral de ingresos. Para lograr una correcta selección de la compañía es recomendable analizar sus ratios económicos y financieros, es decir analizar sus balances disponibles en la página web de la Superintendencia de Seguros, en el caso de Argentina; a la vez que se analiza el conocimiento que posee en materia de comercio exterior.

En paralelo podemos encontrar el Seguro de Caución, que a nivel conceptual es más asimilable a la imagen de una garantía que la de un seguro. En este tipo de seguros, la compañía garantiza al Asegurado el cumplimiento en tiempo y forma de obligaciones a cargo del Tomador (Importador / Exportador). Un ejemplo en el caso de Argentina es en el tema de las Importaciones Temporales, donde la Compañía de Seguros sale de garante ante la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos) y DGA (Dirección General de Aduanas) por el cumplimiento del Importador ya sea para reexportar la mercadería en tiempo y forma o en el caso de que sea nacionalizada tributar lo que corresponda. Ante el incumplimiento del importador será la Compañía quien abone los tributos y luego exigirá al importador que se los reintegre.

Siguiendo el ejemplo argentino, hasta el momento el Despachante de Aduana actúa de gestor fundamental frente a este tipo de seguros, pero formando parte de una extensa cadena entre la AFIP-DGA y el Importador/Exportador. Esta situación lleva a que la tramitación de un seguro de caución se vuelva burocrático en exceso y costoso desde la carga laboral que requiere. Por suerte, todo evoluciona y en la actualidad ya no existe la obligación de seguir ese único procedimiento, ya que cabe mencionar el reciente lanzamiento de Bonum que promete marcar un momento de quiebre, donde el Despachante podrá ofrecer al Importador/Exportador un servicio ágil gracias a la simplicidad de poder emitir automáticamente sus cauciones enviándolas a la AFIP sin necesidad de depender de los tiempos de un productor de seguros y/o compañía de seguros.

Por último, existe el Seguro de Responsabilidad, un seguro que tiene por objetivo resguardar la figura del actor del comercio exterior y ofrecer solidez ante sus clientes. Entendiendo por solidez a la tranquilidad que le brinda a los importadores/exportadores saber que ante una mala praxis de su proveedor de servicios obtendrán un resarcimiento.

Actualmente existe un vacío en materia de Seguro de Responsabilidad para el Despachante de Aduana ya que las pólizas disponibles en el mercado no se adaptan en su totalidad a sus responsabilidades. Aunque situación opuesta es la que viven Transportistas, Agentes de Carga y Operadores Logísticos, quienes cuentan con un producto acorde a sus necesidades disponible en Compañías de Seguros Especializadas en Comercio Internacional.

Pero el panorama argentino en materia de Responsabilidad para Despachantes lejos está de ser negativo ya que, gracias a la gestión que se encuentra realizando el CDA (Centro de Despachantes de Aduana) para conseguir un producto acorde, se estima que el lanzamiento de dicha cobertura será inminente.

Por todo lo visto es que en una época donde el comercio internacional se ha vuelto tan cotidiano, el escenario de los seguros toma una importante relevancia. Es por ello que toda persona, o empresa, que decida abrirse al mundo debe ser consciente de los riesgos que existen y la forma de minimizarlos; para que dicha apertura sea un crecimiento y no una mala experiencia.



Por Ignacio A. Güena, Gerente Comercial de Seguro de Transporte y Caución en Assekuransa Cía. de Seguros S.A. – Argentina.

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar