22 de Octubre de 2018| Última actualización 01:36 GMT

Maersk lanza un viaje experimental para cruzar el Ártico con contenedores

Marco Trade News | 23 Agosto del 2018
Barco

Autor imagen: Foto cortesía

El grupo danés despachará esta semana un buque portacontenedores para cruzar el Ártico en un viaje destinado a verificar la viabilidad operativa y recolectar datos de navegación.

La empresa Maersk, una de las mayores navieras del mundo, despachará esta semana su primer buque portacontenedores en un viaje experimental por el Ártico, buscando una alternativa marítima a la ruta del Canal de Suez.

El buque a cargo del viaje experimental será el Venta Maersk, una embarcación con capacidad para transportar 3.600 contenedores y adaptada para navegar por zonas congeladas. Con una eslora (longitud) de 200 metros y una manga máxima (ancho) de 35,2 metros, el Venta Maersk es parte de una generación de portacontenedores diseñados específicamente para operar en aguas frías y heladas durante todo el año, capaz de navegar en hielo no consolidado de hasta un metro de espesor.

La embarcación partirá esta semana con una carga de pescado congelado desde Vladivostok, en el extremo oriental de Rusia, hacia el puerto de San Petersburgo, donde se prevé su arribo a finales de septiembre.

Pese a que la empresa danesa había mantenido el viaje bajo cierta reserva por los propios riesgos de la experiencia, el proyecto trascendió por la publicación que hizo el medio noruego High North News.

Conocida la noticia, Maersk confirmó sus planes al diario económico Financial Times, aseguran que se trata de un viaje “de prueba” que permitirá explorar la “viabilidad operativa” del envío de contenedores a través de la Ruta del Mar del Norte y “recopilar datos y aclaró que “actualmente, no vemos la ruta del Mar del Norte como una alternativa comercial a nuestra red existente”.

La ruta del Mar del Norte se extiende desde el estrecho de Bering, entre Rusia y Alaska a lo largo del extremo norte de Rusia y hasta su salida cerca de Noruega. Es considerada una posible alternativa a largo plazo del Canal de Suez para el comercio entre Asia y Europa,  ya que significaría un ahorro de unos 7.000 kilómetros de travesía y evitaría los posibles cuellos de botella de ese Canal.

Este camino es transitable durante unos cuatro meses al año –desde finales de julio a noviembre– pero en las condiciones actuales, si bien permite reducir el tiempo de viaje entre Asia y Europa de una a dos semanas dependiendo del destino, todavía resulta más costosa, en tanto requiere rompehielos y admite embarcaciones más pequeñas que las que cruzan el Canal de Suez.

El 40% de la capa de hielo ha desaparecido tan solo en las últimas cuatro décadas, según expertos de la ONU. Este calentamiento global ha permitido la apertura de nuevas rutas marítimas más baratas y más cortas que conectan Asia, Europa y América.

Otras compañías, como la firma China Ocean Shipping Company (COSCO), también están experimentando también con esta ruta, aunque no lo han hecho con contenedores.

La naviera China Ocean Shipping Company (COSCO) y el proveedor de servicios de clasificación American Bureau of Shipping (ABS) anunciaron hace más de un año, su intención de colaborar para el desarrollo de una nueva ruta de navegación más eficiente por el Ártico.

Pero abrir una nueva ruta de navegación por el Ártico que permita navegar de forma regular reduciendo los costos y salvaguardando el medio ambiente, no ha resultado sencillo, ya que requiere el desarrollo de buques aptos para navegar por el hielo.

De todos modos, en COSCO se han mostrado interesados en avanzar en el desarrollo de esa ruta comercial que implicaría una revolución en el transporte marítimo actual. Ya en 2013, la naviera china, despachó al Yong Sheng, un buque de 19.461 toneladas desde el puerto de Dalian en un viaje de 33 días hasta Rotterdam (Holanda) tras pasar el estrecho de Bering y navegar a lo largo de la costa norte rusa.

Se trató del primer mercante de China que utilizó el llamado Paso del Noreste del Ártico para llegar a Europa; una vía que podría suponer una revolución para el comercio mundial a largo plazo, ya que acorta en un 30% la duración del viaje entre China y Europa.

Pero los expertos aseguran que para que el trayecto sea comercialmente viable y una alternativa real al canal de Suez, habrá que esperar hasta 2020-2025.

Fuente: Financial Times – Redacción Marco

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar