28 de Enero de 2020| Última actualización 23:57 GMT

Merkel y Putin: no los une el amor sino el espanto

Marco Trade News | 20 Agosto del 2018
Putin_merkel

Autor imagen: Foto cortesía

Los líderes de Alemania y Rusia se reunieron este sábado en Berlín. Es la segunda vez en tres meses. Gracias a Donald Trump, ambos mandatarios hacen frente común.

Jorge Luis Borges, el extraordinario escrito argentino, le escribió a su Buenos Aires natal: “No nos une el amor sino el espanto”. Merkel han tenido y tienen profundas diferencias, pero frente al ‘espanto’ de Trump se necesitan mutuamente. La brusca irrupción del líder estadounidense en la escena mundial les ha forzado a cooperar.   

El pasado sábado, los dos líderes celebraron un encuentro en el palacio de Meseberg, situado a 60 kilómetros de Berlín, retomando el diálogo iniciado en mayo en el balneario ruso de Sochi.

Aunque sin una agenda que trascendiera ni con expectativa de resultados concretos, ambos mandatarios enfrentan cuatro grandes temas insoslayables: la guerra en Siria, el Pacto nuclear con Irán, la crisis de Ucrania y el suministro de gas ruso a Alemania.

Merkel subrayó la responsabilidad de ambos países para encontrar soluciones a los muchos conflictos graves en el mundo: “Tenemos responsabilidades, sobre todo Rusia como miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Así que debemos trabajar para buscar soluciones”.

Aunque destacó la importancia de las relaciones bilaterales de su país con Alemania, Vladímir Putin resaltó la necesidad de colaborar para la reconstrucción de Siria, tras siete años de conflicto: “Es importante seguir apoyando a Siria (..) Siria necesita ayuda para reconstruir y garantizar que los refugiados que han huido del país puedan volver a sus hogares en condiciones de seguridad”.

Putin pidió que la Unión Europea participe financieramente en la reconstrucción del país: “Le recuerdo que hay un millón de refugiados en Jordania y un millón en el Líbano. Hay 3 millones de refugiados en Turquía. Esto es potencialmente una gran carga para Europa, así que es mejor hacer todo lo posible para que puedan volver a casa”, insistió Putin.

Tanto Putin como Merkel coincidieron con matices en la necesidad de preservar el acuerdo nuclear con Irán. “Es sumamente importante preservar este acuerdo multilateral aprobado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y destinado a fortalecer la seguridad regional y mundial y el régimen de no proliferación nuclear”, dijo Putin. “Nosotros, por supuesto, queremos preservar el JCPOA, pero estamos siguiendo las actividades de Irán con preocupación, ya sea el programa de misiles o la situación en Siria”, matizó Merkel.

Donde podrían verse señales más positivas a corto plazo del encuentro entre ambos líderes es respecto de la construcción del gasoducto Nord Stream 2 y sus implicancias en la crisis de Ucrania. Putin enfatizó que el gasoducto era exclusivamente un proyecto económico y no amenazaba el tránsito de gas a través de Ucrania. 

El Nord Stream 2 es un gasoducto que, a través del mar Báltico, une Rusia con Alemania, con el tendido de dos tuberías de gas con una capacidad anual para 55.000 millones de metros cúbicos. El gasoducto deberá empezar a funcionar a finales del año que viene.

Ambos países tienen intereses estratégicos vinculados al suministro energético para defender el proyecto, que compite con otro gasoducto que pretendía controlar EEUU desde los países del Golfo Pérsico y que ha sido postergado.

Además el Nord Stream 2 amenaza con sustituir los suministros de GNL más costosos, que EEUU empezó a vender desde el año pasado a Europa y que fue parte del debate de Trump con Juncker en el pasado mes de junio.

Como señaló el analista Tim Daiss en un artículo para Oil Price el gasoducto ruso “ha derrotado a Catar y EEUU, países que querían apartarlo del mercado europeo y sustituir con GNL sus suministros de gas natural”.

Eso es lo que ha provocado las recientes críticas y amenazas de Trump, que llegó a calificar a Alemania de “rehén de Moscú”. Para evitar una nueva crisis, Alemania insiste en que Rusia siga transportando gas natural a través de Ucrania a fin de proporcionarle a ese país ingresos procedentes del tránsito. 

Con respecto a Ucrania, la canciller dijo además que esperaba el apoyo de Putin para negociar el envío de una misión de paz de la ONU para supervisar un alto al fuego al este del país. Merkel y Macron están intentando que el proceso de mediación entre Rusia y Ucrania vuelva a ponerse en marcha, una medida que podría acabar con las sanciones que aprobó la UE contra Rusia. 

 Fuente: Deustche Welle – Redacción Marco

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar