19 de Noviembre de 2018| Última actualización 06:25 GMT

Nestlé y Coca-Cola lanzan compras millonarias para hacerse reyes del café

Marco Trade News | 08 Septiembre del 2018
Cafe

Autor imagen: Foto cortesía

Ambas corporaciones apuestan al producto que bate en la actualidad, récords de consumo y buscan hacerlo a través de la adquisición de marcas muy implantadas en el mercado clave del futuro: China.

Con apenas semanas de diferencia, ambos gigantes de la alimentación y las bebidas a nivel global, han apostado por abrirse paso en un mercado de los más dinámicos en el consumo mundial: el café.

Por un lado Nestlé, Nestlé y Starbucks anunciaron a finales de agosto pasado, un acuerdo definitivo de licencias para que el gigante suizo de los alimentos comercialice cafés y tés envasados de la empresa estadounidense en todo el mundo.

El acuerdo de u$s 7.150 millones le otorga a Nestlé derechos perpetuos para vender productos de Starbucks como Starbucks, Seattle's Best Coffee y TeavanaTM/MC fuera de los locales de la compañía estadounidense, y provocará que unos 500 empleados de Starbucks pasen a Nestlé.

Al anunciar la transacción en el mes de mayo, Mark Schneider, el consejero delegado de Nestlé, había sostenido que la asociación entre las dos multinacionales proporcionaba a la firma suiza “una posición sin igual en el negocio del café” al explotar tres marcas icónicas en el sector como Nescafé, Nespresso y ahora Starbucks. En esa oportunidad  remarcó que el café era la categoría que más crece de Nestlé.

Apenas unos días después, Coca-Cola Company, el mayor fabricante mundial de refrescos, anunció haber llegado a un acuerdo «definitivo» con la compañía británica Whitbread para adquirir en u$s 5.000 millones la cadena Costa Coffee, la segunda mayor a nivel mundial, solo por detrás de Starbucks, con casi 4.000 establecimientos repartidos en más de 30 países.

En total, u$s 12.000 millones invertidos en el café, una antigua y tradicional bebida, cuyo consumo está en constante expansión. Así lo expresó James Quincy, consejero delegado de Coca-Cola: “El café es una de las categorías que más rápidamente crece en el mundo, ofrece diferentes formatos y nos ayuda a introducirnos en las bebidas calientes”

En el caso de Nestlé, su apuesta por el café es conocida a través de Nescafé o Nespresso. Esta categoría generó unos 18.000 millones de facturación al grupo en 2017, un 3% más que un año antes y el 22% de todo el negocio del grupo. El escenario ideal para incorporar una marca como Starbucks, presente en 77 mercados.

Las oportunidades para Nestlé y Coca-Cola son diversas, empezando por la propia demanda mundial de café. Las estadísticas de la Organización Internacional del Café (OIC), que agrupa a los países productores, refleja cómo la producción de este producto ha escalado un 50% en los últimos 15 años. Para este año se prevé mejorar en más de un 7% las cifras del anterior, alcanzando otra cifra récord de 171,2 millones de bolsas de café de 60 kilos, la unidad de medida del sector. Estos aumentos han ido de la mano de un mayor consumo. Para este año se espera alcanzar los 163,2 millones de unidades de bolsas de 60 kilos, un 11% por encima de hace seis años.

El crecimiento del sector y su atracción para las inversiones es evidente.  Starbucks que tenía en el año 2000 unas 2.600 cafeterías, hoy posee más de 28.000 establecidas en 77 países. Costa pasó de 1.000 puntos de venta a 4.000 en diez años, llegando a 32 países.

Pero ese crecimiento, como ha dado cuenta MARCO la semana pasada no ha significado un mejoramiento de los precios que reciben los productores. De hecho, colombianos y brasileños se reunieron en Brasilia, para reclamar por la especulación financiera que está destruyendo su negocio, con la participación de grandes jugadores en el sector de las materias primas como JP Morgan.

El consumo sigue al alza en los mercados tradicionales, pero la gran oportunidad para Nestlé y Coca-Cola viene en realidad de China. Allí Starbucks abre un nuevo punto de venta cada 15 horas, y espera llegar a 6.000 tiendas en 2022, el doble que ahora. Para ese año, Costa espera tener 1.200 puntos de venta desde los 459 actuales. En ese periodo se espera que el consumo de café per cápita al año pase de cuatro tazas a 40, con el efecto en el consumo doméstico que explotará Nestlé con Starbucks y Coca-Cola con Costa.

El crecimiento del café ha sido contante en los últimos años, tanto en producción como en consumo. La producción global que en 2012 era de 149,7 millones de bolsas fue de 158,8 en 2016 y de 171,2 en 2018.

Por su parte, el consumo mundial sigue la misma tendencia: en 2012, alcanzaba los 147 millones de bolsas, para ascender a 158,7 en 2016 y a 163,2 este año y se encamina cada vez más hacia el consumo de un café gourmet o de alta calidad, cuyo crecimiento es muy significativo.

Fuente: Agencias –Redacción Marco

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar