24 de Enero de 2020| Última actualización 23:45 GMT

“Refundar Europa”: el desafío de Macron y Merkel, tras el receso del verano

Marco Trade News | 01 Septiembre del 2018
Merkel

Autor imagen: Foto cortesía

Los dislates de Donald Trump han tenido efecto: Europa ya no confía y quiera dejar de mirar al otro lado del Atlántico. Ambos líderes han retornado a la acción, tras el receso del verano, buscando una UE que se defienda sola.

La paciencia y la ‘cintura’ política de los líderes europeos, llegó hasta la pasada primavera. La canciller alemana Angela Merkel, fue la primera en advertir que el presidente de EEUU  no puede ser considerado un socio confiable para Europa. El tiempo le ha dado la razón

Los desplantes de Trump, las medidas inconsultas con sus socios históricos, la ruptura del pacto nuclear con Irán, los atropellos en la Cumbre del G-7, las impertinencias durante la reunión de la OTAN y el ‘papelón’ de su comportamiento con la primera ministro británica Theresa May y con la reina Isabel II, han sido demasiado para la tolerancia europea.

Ya en mayo pasado, Merkel durante la entrega del Premio Carlomagno al presidente francés, Emmanuel Macron, en la Sala de la Coronación del Ayuntamiento de Aquisgrán, había advertido que Europa ya no podía esperar que EEUU le “proteja” de los conflictos en el mundo ni de la “extremadamente complicada” situación en Medio Oriente, tras el abandono del acuerdo nuclear con Irán. “Ya no es así”, sentenció entonces Merkel.

En su primera entrevista realizada tras el receso estival, Merkel aseguró: “Si hay un tema que para mí es importante, es Europa (..) Los que no vivimos la guerra, tenemos la responsabilidad de conservar este proyecto”. Y para la canciller alemana eso impone  que Europa asuma la conducción de su propio destino. 

Una vez más, Berlín coincide con París. Emmanuel Macron, en lo que constituía su 'rentrée política’ este lunes, aprovechó su discurso anual ante embajadores, para afirmar de manera contundente: “Europa ya no puede poner su seguridad solo en manos de EEUU”.

Ambos países coinciden es que es necesario que la UE deje de mirar hacia el otro lado del Atlántico y decididamente asuma su destino y el proyecto que dio origen a la integración europea: “Nos corresponde asumir nuestras responsabilidades y garantizar la seguridad”, agregó Macron.

El planteo de ambos líderes coincide con el valiente reclamo que hiciera el ministro de economía galo, Bruno La Maire, cuando en oportunidad del abandono de Trump del pacto nuclear, pidió a la Unión Europea pasar “de las palabras a los hechos” y plantar cara a EEUU tras las amenazas de Washington de imponer sanciones a las empresas que comerciaran con Irán.

En unas declaraciones a la radio Europe1, La Maire insistía entonces que Europa debía “preservar su soberanía económica” frente a las sanciones “extraterritoriales” anunciadas por Trump. “O pretendemos ser los vasallos de EEUU que obedecen al menor movimiento de su dedo?”.

Los reclamos de La Maire parecen haber encontrado eco en los máximos líderes europeos. El camino, para el presidente francés Macron, es construir una "soberanía europea”, “refundar Europa”.

Los ministros de Exteriores y de Defensa de la UE se reunieron esta semana durante dos días, en una reunión informal en Viena, donde analizaron el estado de las relaciones transatlánticas, la política comunitaria en el ámbito militar y el problema migratorio.

La UE ha dejado claro que mantiene firme su defensa del acuerdo con Irán, que como parte esencial sanciones a Teherán por parte de la comunidad internacional y que protegerá a las empresas comunitarias que operan en Irán de los efectos extraterritoriales de las sanciones impuestas por EEUU.

El ministro de Exteriores de España, Josep Borrell, se plegó a los planteos de Merkel y Macron señalando que “el cambio de las relaciones entre EEUU y la Unión Europa puede ser una oportunidad” para que el club comunitario construya sus propias capacidades estratégicas “y se haga mayor en algunas cosas”: “La actitud de Trump hacia la Unión Europea abre también una oportunidad para que la Unión Europa entienda que tiene que ser más fuerte, estar más unida y construir sus propias capacidades estratégicas autónomas”, declaró.

Borrell, que participa en Viena en una reunión informal de ministros de Exteriores, opinó que a la UE “le ha llegado la hora de hacerse mayor en algunas cosas, en las que vivía en una especie de protectorado”.

"La relación transatlántica está pasando por un momento crítico. Creo que no es sólo un problema de Trump, ya venía de antes. Tiene que ver con el cambio geopolítico que se ha producido con la desaparición del enfrentamiento entre bloques”, aseguró.

Fuente. Agencias – Redacción Marco

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar