12 de Diciembre de 2018| Última actualización 23:18 GMT

Reino Unido le plantea a China la posible firma de un TLC tras el Brexit

Marco Trade News | 04 Agosto del 2018
China

Autor imagen: Foto cortesía

En su primer viaje a Beijing como nuevo ministro de Exteriores británico, Jeremy Hunt, planteó la posibilidad futura de un acuerdo de libre comercio entre ambos, algo en lo que Londres no puede avanzar ahora hasta no concluir su relación como miembro de la UE.

El ministro de Exteriores británico, Jeremy Hunt, destacó esta semana, en su primer viaje a Beijing como nuevo ministro de Exteriores de su país, que con  su homólogo chino Wang Yi han estudiado la posibilidad de negociar un tratado de libre comercio (TLC) entre sus dos economías después de que Londres termine su negociación con Bruselas para acordar del  bloque europeo que debería materializarse el 29 de marzo de 2019.

En una comparecencia junto a Wang en la Residencia de Jefes de Estado de Diaoyutai,  al oeste de Beijing, donde se desarrollaron las conversaciones, Hunt comentó que “Wang se ha comprometido a iniciar las discusiones para un posible acuerdo de libre comercio post-Brexit entre China y el Reino Unido, algo a lo que damos la bienvenida y que exploraremos conjuntamente”.

Las actuales relaciones comerciales entre China y el Reino Unido son intensas. El gigante asiático es el quinto mayor socio de los británicos en comercio y las exportaciones desde ese país a China han aumentado más de un 60% desde 2010. 

El ministro británico subrayó que su viaje a China es el primero que realiza como jefe de la diplomacia de su país fuera del continente europeo, lo que muestra –según él– la importante relación que une al Reino Unido con una economía con la que tiene intercambios por valor de 78.000 millones de euros.

Desde que los británicos votaron en referéndum, en junio de 2016, a favor de salir de la UE, Londres multiplica los contactos diplomáticos para preparar acuerdos comerciales que permitan sustituir los lazos europeos.

Theresa May, ya había pacto en febrero de este año, un acuerdo con el Gobierno chino en materia comercial cuyo valor ascendía a 10.000 millones de euros, firmando una docena acuerdos de cooperación en distintos sectores, entre ellos destaca el de los bancos de Desarrollo de China y el británico Standard Chartered por mil millones de dólares, para financiar proyectos emprendidos mediante la Franja y la Ruta.

En el excepcional marco de la residencia de Diaoyutai, un complejo de lagos, jardines y pabellones orientales, las delegaciones diplomáticas de ambos países presididas por Wang y Hunt, celebraron el IX° Diálogo Estratégico China-Reino Unido.

Wang y Hunt subrayaron que en el diálogo hubo “diferencias” pero que las conversaciones fueron “abiertas con áreas donde coincidimos, como la importancia del libre comercio para la prosperidad mundial y también en asuntos donde mantenemos diferencias, como los derechos humanos”. “En todos los casos fuimos francos y abiertos, hablamos de absolutamente todo”, dijo Hunt.

Wang también destacó la importancia de continuar la “era dorada” de lazos entre las dos economías y recordó que el Reino Unido es el principal país de destino de los jóvenes chinos que salen a estudiar al extranjero.

La búsqueda de buenos vínculos con países europeos es importante para China en su enfrentamiento con EEUU y por su parte, un acuerdo del Reino Unido con China a través de un tratado de libre comercio alivia el difícil horizonte que el gobierno de May tiene ante la complicada negociación de su salida de la Unión Europea.

La disposición a conversar sobre la posibilidad de un TLC con China llega como un bálsamo, en un momento áspero para el Gobierno británico que no logra acordar con Bruselas y ni siquiera con los parlamentarios de su propio partido.

Pero no todo ha sido positivo para Jeremy Hunt. En un momento de distensión y queriendo congraciarse con los funcionario chino, dijo: “Mi mujer es japonesa…No, no, perdón, es china”, un patinazo teniendo en cuenta la enemistad histórica entre Japón y China, que fue invadida por los nipones con innumerables crímenes de guerra.

Hunt corrigió rápidamente el error y para aliviar el momento agregó: “Mi esposa es china. Es un error terrible… Mi esposa es china y mis hijos son mitad chinos, por eso tenemos abuelos chinos que viven en Xian y fuertes conexiones familiares en China”.

Pero en las redes sociales no lo perdonaron y le recordaron que es el sucesor en el cargo nada menos que de Boris Johnson, quien había expresado en su momento que “África es un país”.

Fuente: Agencias – Redacción Marco

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar