23 de Noviembre de 2019| Última actualización 03:08 GMT

Según Greenpeace, el aumento de la capacidad de los puertos españoles es fatal para el medio ambiente

editor | 29 Septiembre del 2011

Según denuncia el informe, la principal amenaza para el litoral español es el Plan Estratégico de Infraestructuras (PEIT), el cual estima aumentar de aquí a 2020 la superficie portuaria en un 75% con una inversión de 22.000 millones de euros. De este porcentaje solo un 38% se destinará a uso portuario y el resto quedará inutilizado, con el consiguiente deterioro medioambiental y económico de estas áreas. Según Greenpeace, este proyecto carece de justificación económica y supone un alto coste ambiental.

Luego del profundo estudio de los más de 8.000 kilómetros de costa, Greenpeace ha detectado que de las 28 autoridades portuarias existentes en España, sólo dos (Motril y Las Palmas de Gran Canaria) no están acometiendo obras o no planean ampliaciones de envergadura. De los 26 puertos restantes, 20 están realizando obras de ampliación o tienen planes para ello, sin tener en cuenta costes ambientales ni daños a otros sectores claves para España, como el turismo o la pesca.

El informe demuestra que la destrucción ambiental está también en manos de las autoridades portuarias, ya que al construir puertos caprichosamente, éstas se convierten en responsables del consumo de grandes cantidades de recursos naturales insustituibles.

Durante la presentación del informe, Greenpeace ha acusado al Gobierno español de querer construir "puertos fantasmas que no tendrán barcos en el futuro". Según ellos, esto es así porque solo cuatro autoridades portuarias (Valencia, Algeciras, Barcelona y Bilbao) concentran más del 70% del tráfico de mercancías.

De acuerdo a la ONG, el crecimiento portuario español ha sido tal y tan mal planificado que muchos puertos recurren a privatizar, vender o regalar parte de sus terrenos para salvar sus cuentas a fin de año. En muchos casos municipios netamente marineros han perdido el acceso a la fachada marítima, como los puertos de Málaga, Algeciras y Alicante.

Greenpeace examina en este informe especialmente la ocupación de la primera línea de costa de los puertos, como los veinte kilómetros que ocupa el puerto de Vigo o los doce del de Barcelona. Además del impacto ambiental, este informe tiene en cuenta el efecto directo ocasionado por la contaminación portuaria de las aguas y otros muchos factores ambientales.

Según destaca Greenpeace, sólo en el año 2010 Fomento ha invertido 911 millones de euros en grandes obras portuarias cuando en 2009 el transporte marítimo internacional bajó un 4,5%, situándose en un nivel inferior al de 2007.

Críticas a los puertos y propuestas

Algunas de las críticas se han centrado en Cataluña, debido a la constante expansión del puerto de Tarragona sobre espacios protegidos (Els Prats de Vila Seca) y la privatización en Barcelona de suelo portuario para la construcción de hoteles de lujo.

La Comunidad Valenciana también ha sido blanco de estas críticas. La ONG mundial lamenta los planes de su autoridad portuaria para ampliar el puerto, ocupando una superficie mayor que el de Hong Kong pese a que moverá "un volumen de contenedores diez veces menor".

Por todo esto, Greenpeace ha exigido una moratoria a las nuevas obras de ampliación, aprobar una Estrategia de Sostenibilidad de la Costa que armonice las actividades en la franja costera y una Evaluación Ambiental Estratégica del Plan Sectorial de Puertos para conocer el impacto de la construcción de las dársenas y sus accesos.

Además, insiste en la necesidad de una "reforma fiscal verde" para que las actividades más dañinas sobre el litoral tengan un coste extra y cambiar la apreciación de que la inversión ambiental está disociada del beneficio económico.

Aún están pendientes las ampliaciones de varios nuevos puertos, como el de Pasaia o El Gorguel en Cartagena, que según Greenpeace, tendrían un grave impacto ambiental y carecerían de sentido comercial y de futuro. La ONG apunta a  frenar este nuevo emprendimiento y a apostar por una economía verde basada en más pesca y turismo sostenibles y menos obras faraónicas.




0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar