18 de Noviembre de 2018| Última actualización 11:33 GMT

Theresa May logra alcanzar el apoyo de sus ministros para lograr un Brexit blando

Marco Trade News | 09 Julio del 2018
Theresa_may

Autor imagen: Foto cortesía

La primera ministra británica logra un primer acuerdo de su gabinete, para llevar a Bruselas una propuesta para la ‘salida suave’ de la Unión Europea.

La primera ministra británica Theresa May se reunió con su gabinete, en la residencia oficial de Chequers, en Buckinghamshire, a lo largo de doce horas de reunión, para intentar una tercera vía, entre los sectores enfrentados dentro de su propio gobierno.

Para muchos medios británicos, tras dos años después del referéndum, Theresa May ha logrado finalmente una posición común de su Gobierno en relación con la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

El acuerdo se alcanzó tras largas y tensas deliberaciones. La cadena BBC lo confirmaba en su titular: The deal is done. La salida elegida por el ejecutivo sería un Brexit blando con la  creación de una zona de libre comercio con la UE.

May señalaba en un comunicado el eje del acuerdo: “Nuestra proposición es la de crear una zona de libre comercio entre el Reino Unido y la UE con una serie de reglas comunes para los bienes industriales y los productos agrícolas”. El acuerdo fue resumido en un vídeo animado con los 12 puntos básicos del acuerdo en la cuenta oficial del Gobierno británico en Twitter @10DowningStreet.

Los 12 puntos del acuerdo ministerial son: 1. Abandonar la UE el 29 de marzo de 2019; 2. Acabar con la libre circulación de personas y recuperar nuestras fronteras; 3. No enviar vastas sumas de dinero cada año a la UE; 4.Libertad para alcanzar tratados de libre alrededor del mundo; 5.Una zona de libre comercio entre el Reino Unido y la UE con una serie de reglas comunes para bienes industriales y productos agrícolas; 6. Compromiso para mantener altos estándares de calidad, derechos laborales y medio ambiente; 7. Capacidad de bloqueo por parte del Parlamento en todas las nuevas regulaciones; 8. Abandonar la política agrícola común y la política pesquera; 9. Restablecimiento de la supremacía de los tribunales británicos, acabando con la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en Reino Unido; 10. Sin controles fronterizos entre Irlanda e Irlanda del Norte, ni entre Irlanda del Norte y Gran Bretaña; 11. Continuar con una estrecha colaboración en materia de seguridad con la UE: 12. Una política exterior y de defensa independiente, que trabaje mano a mano con la UE y otros aliados.

El listado muestra las concesiones hechas al sector favorable a un “Brexit duro”, los siete ministros que comanda el sobreactuado secretario de Exteriores Boris Johnson, seguidor de Trump: el ministro para el Brexit y que integran el ministro del Brexit, David Davis, el secretario de Medio Ambiente Michael Gove y el ministro de Comercio Interior Liam Fox, a quienes también se unieron Andrea Leadsom, Penny Mordaunt y Esther McVey.

Y también muestra inconsistencias, difícilmente aceptables por Bruselas, como las referentes a las fronteras con Irlanda.

La reunión fue tan dura que May que los 22 ministros tuvieron que dejar sus celulares y relojes smart para evitar filtraciones y la premier advirtió que si alguien quería renunciar se tendría que volver en taxi porque lo cesaba de inmediato en su cargo. Los euroescépticos acataron a última hora el planteo de la primer ministro, pero los analistas anticipan que, aún con las concesiones logradas, intentarán  volver al “Brexit duro”, aprovechando que recién en la próxima semana se conocerán los detalles del acuerdo.

Para los que sostenían la necesidad de un Brexit suave, incluida la permanencia en el mercado único de bienes y la disposición a acatar “reglas comunes”, el resultado de la reunión de Chequers es un auténtico fracaso. May se desmarcó visiblemente de una versión "suavizada" del Brexit: el Reino Unido no formará parte del mercado único de servicios ni aceptará la libertad de movimientos y propuso un nuevo "modelo aduanero" para evitar la vuelta a la frontera dura en Irlanda.

May en un comunicado al término de la reunión de Chequer señaló que “hemos acordado una posición conjunta para el futuro de las negociaciones con la UE”. Lo acordado serán las líneas maestras de del Libro Blanco del Brexit, que será hecho público la próxima semana.

La respuesta de Bruselas, a través de Michel Barnier, el jefe de las negociaciones por parte del UE, fue clara aunque diplomática: “Estoy listo para adaptar nuestra oferta si el Reino Unido mueve sus líneas rojas (..) Debemos encontrar soluciones que respeten el mercado único”.

 

Fuente: Agencias – Redacción Marco

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar