24 de Enero de 2020| Última actualización 23:56 GMT

TLCAN: La canciller de Canadá, Chrystia Freeland, llega hoy a Washington

Marco Trade News | 28 Agosto del 2018
Tlcan

Autor imagen: Foto cortesía

El acuerdo inminente entre EEUU y México para cerrar sus negociaciones por el TLCAN traslada una presión enorme sobre Canadá para que acepte los nuevos términos sobre el comercio de automóviles, resolución de conflictos y otra serie de asuntos para seguir perteneciendo al pacto trilateral que funciona entre esos países desde 1994.

Aunque Donald Trump y Enrique Peña Nieto, el saliente presidente de México dijeran que las conversaciones con Canadá comenzarían de inmediato, el magnate neoyorquino no dudó en amenazar con aplicar aranceles a los automóviles fabricados en Canadá si no se podía alcanzar un acuerdo a tres bandas.

“Creo que con Canadá, francamente, lo más fácil que podemos hacer es tarifar la entrada de sus automóviles. Es una gran cantidad de dinero y es una negociación muy simple. Podría terminar en un día y recibiremos un montón de dinero al día siguiente”, dijo Trump, dejando en claro su estrategia de postergar a Canadá, luego del valiente planteo hecho por su primer ministro Justin Trudeau en la reunión del G-7 y que mereció insultos descomedidos por parte del presidente de EEUU.

La injustificada presión sobre un país que ha sido un aliado histórico de los EEUU quedó expuesta ayer, cuando los funcionarios de Washington anunciaron que esperan que Canadá acepte los términos para este mismo viernes, porque la Casa Blanca quiere notificar formalmente al Congreso la firma del acuerdo en 90 días, para su aprobación definitiva.

Robert Lighthizer, el representante comercial de EEU que ha llevado adelante esta larga negociación, reconoció ante los periodistas que si las conversaciones con Canadá no concluyen este fin de semana, Trump notificará al Congreso que ha llegado a un acuerdo con México, pero que estaría abierto a posteriores negociaciones con Canadá para unirse al pacto.

Queda por saber cuál ha sido el rol de los representantes mexicanos que insistieron hasta el cansancio que el TLCAN era un pacto a tres bandas y que no firmarían ningún acuerdo bilateral, para ahora aceptar la estrategia de Trump de darle la espalda a Canadá y poner a sus negociadores en una dificilísima situación, tras tres semanas de negociaciones a solas con los EEUU.

Entre algunos congresistas republicanos cunde la preocupación de que Canadá pudiera quedar fuera del nuevo pacto o demorarse su incorporación, lo que podría tener impacto sobre el empleo estadounidense.

La opinión pública canadiense ha encajado con disgusto el maltrato de Trump a su país y a sus líderes y rechaza cualquier acuerdo TLCAN que no considere una defensa estricta de los intereses de su país, lo que limita el margen de negociación de la dupla Trudeau-Freeland.

“Canadá planea continuar negociando, pero solo firmará un nuevo acuerdo que sea bueno para el país”, dijo un portavoz de la canciller canadiense, Chrystia Freeland.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, reconoció ayer a través de Twitter que habló tanto con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau como con su homólogo de EEUU, Donald Trump.

Donald Trump lo confirmó más tarde ante los medios: “Creo que este es algo muy positivo para EEUU y para México, y el motivo de esta llamada fue celebrar el entendimiento que ha habido entre los dos equipos negociadores.(..) Es nuestro deseo que ahora Canadá pueda también incorporarse, asumo que ellos estarán haciendo negociaciones en temas sencillos de la renegociación de EEUU”.

Cuando quedan menos de 100 horas para que remita el acuerdo EEUU-México, Trump  advirtió que con Canadá tendrán que analizarse las condiciones debido a las tarifas impuestas en los automóviles y Peña Nieto dice que le expresó a Trudeau “la importancia de su reincorporación al proceso, con la finalidad de concluir una negociación trilateral esta misma semana”.(sic!!!)

Si se analiza la hoja informativa que describe el acuerdo bilateral específico sobre el contenido automotriz surgen dudas sobre la autenticidad de querer incorporar a Canadá. El acuerdo según ese informe, señala que se requeriría que el 75% del contenido automotriz se realice en la región del TLCAN, por encima del nivel actual del 62,5% y aclara el acuerdo bilateral que el contenido se haría en EEUU y México, sin citar a Canadá y se establece que el acuerdo también requerirá que el 40 a 45% del contenido de automóviles sea hecho por trabajadores que ganan al menos u$s 16 por hora. Lo que significa una rotunda victoria de los planteos de Trump.

México si bien logró que el TLCAN no tenga una expiración automática, apenas arañó un año a la cláusula de revisión que era cada 5 y será cada 6 años. Y además aceptó el planteo de EEUU de eliminar los paneles de solución de controversias para ciertos casos antidumping, una medida que podría complicar las conversaciones con Canadá.

Fuente: Agencias – Redacción Marco

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar