29 de Enero de 2020| Última actualización 00:02 GMT

Trump defiende su guerra comercial: EEUU “se hizo con aranceles”

Marco Trade News | 18 Agosto del 2018
Trump

Autor imagen: Foto cortesía

El presidente de EEUU defiende la guerra comercial que ha desatado, diciendo que los aranceles llevarán a su país hacia “nuevos acuerdos comerciales”.

Mientras sus funcionario acuerdan una cuarta ronda de negociaciones con los representantes chinos para la próxima semana, Trump, el titiritero, prepara el escenario: “Nuestro país se construyó sobre la base de aranceles y los aranceles nos llevarán ahora hacia nuevos acuerdos comerciales”, tuiteado casi en simultáneo con el anuncio de una reunión que podría traer distensión.

En el mismo mensaje, Donald Trump, no duda en tachar de “horribles e injustos” los acuerdos comerciales alcanzados durante el mandato de su predecesor, Barack Obama.   

“A otros países no se les debería permitir venir y robar la riqueza de nuestro gran EEUU. ¡Ya no más!”, agrega en su tuit, el desorbitado magnate a cargo de la Casa Blanca.

En medio de estas tensiones generadas por Washington, el Banco Central Europeo (BCE) ha alertado de que la reacción de otros países al proteccionismo de EEUU con inevitables medidas de represalia empeorará la situación aún más para todo el mundo.

Inmune a cualquier alerta, Trump se jacta de 'grandes nuevos tratos comerciales', pero como señala Heather Long, la prestigiosa corresponsal de economía  en The Washington Post, “hasta el momento, no ha finalizado ninguno”.

La única realidad es que, en los últimos meses, de manera compulsiva, Trump ha impuesto fuertes impuestos adicionales sobre ciertas importaciones procedentes de China, Canadá, México, Japón, Corea del Sur, Turquía, el Reino Unido y la Unión Europea, provocando indignación en el mundo, inestabilidad en los mercados, pérdida de confianza en alidos históricos y represalias de los países afectados. 

Pese a lo que sostenga Trump, ese es el frustrante balance de su gestión. “El resultado –explica Heather Long– es en que poco más de un año y medio en su presidencia, Trump ha logrado una escalada de la guerra comercial y algunas conversaciones acaloradas sobre el comercio, pero no se han firmado acuerdos reales. El equipo de Trump argumenta que las tarifas les están brindando influencia en las negociaciones comerciales y eventualmente valdrá la pena cualquier dolor a corto plazo derivado de las tarifas, pero todavía no hay  resultados”.

Los anuncios apresurados del magnate, compulsivamente arrastrado a “vender éxitos”, concluyen siempre en promesas vacías. Así fue con Corea del Sur en marzo. El Secretario del Tesoro Steven Mnuchin y el Representante de Comercio Robert E. Lighthizer anunciaron un acuerdo “histórico y de ganancia total”. Trump lo ratificó en un tuit calificándolo de “gran negocio”.

Cinco meses después no solo no hay ningún acuerdo con los coreanos sino que éstos ya han aprendido que Trump no es confiable y que lo firma puede ser deshecho poco después con una nueva argumentación defensiva.

De modo aún más resonante ha sido el fracaso con la UE. En julio, Trump celebró un “acuerdo” que no existió, que no se llevó al papel ni se firmó y que en realidad, solo fue una ‘idea’ de “trabajar juntos para aplicar aranceles cero”.

El inquietante presidente de EEUU, llevado por su euforia, adelantó éxitos para el sector agrícola estadounidense, que fueron negados y rechazados por el presidente de Francia 24 horas después. Los expertos en comercio internacional aseguran que un acuerdo amplio con la Unión Europea podría llevar años de elaboración.

El TLCAN aunque parece encaminado a firmarse antes de fin de año, lleva más de un año sin acuerdo en los temas más álgidos. Los representantes de Canadá, uno de los dos mayores socios comerciales de EEUU, reconocen en privado, que las pretensiones de Trump no son razonable, ni es posible entender realmente que quiere.

Fuente: Washington Post – Redacción Marco

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar