19 de Noviembre de 2018| Última actualización 06:24 GMT

Un Brexit sin acuerdo con la UE precipita al Reino Unido a un “vacío legal insostenible”

Marco Trade News | 08 Septiembre del 2018
Brexit

Autor imagen: Foto cortesía

Desde el Parlamento británico insisten en la necesidad urgente de legislar en cuatro áreas claves: derechos de los ciudadanos comunitarios, leyes de inmigración, frontera de Irlanda y órdenes de arresto europeas

Mientras Theresa May y su Gobierno británico siguen tozudamente caminando hacia el precipicio de una ruptura brusca y sin acuerdo con la UE, se enfrentan con problemas internos concretos para los que se van quedando sin tiempo.

Uno de los más graves es el “vacío legal insostenible” que se produciría si el Reino Unido abandona la Unión Europea sin un acuerdo y sin aprobar una serie de nuevas leyes, reconoció el portavoz laborista para el Brexit, Keir Starmer.

El problema es que esas leyes necesarias se refieren a temas muy álgidos cuya aprobación supone atravesar varios terremotos políticos.

Haciendo gala de un voluntarismo poco acorde con la realidad política del Reino, Dominic Raab, insistió la semana pasada en que el Ejecutivo de May ya ha preparado la legislación para poder hacer frente a una salida en marzo de 2019 sin acuerdo: “Nuestras leyes estarán en la legislación, nuestro personal estará en su lugar de trabajo, los equipos estarán en sus puestos y nuestras instituciones estarán preparadas para el Brexit… haya o no acuerdo”, aseguró.

Pero el opositor Partido laborista, donde crece un conflicto interno entre los pro-Brexit y los que quieren permanecer en Europa, plantea que será necesario aprobar rápidamente una nueva legislación en cuatro áreas clave: derechos de comunitarios, leyes de inmigración para ciudadanos de la UE que entren en Reino Unido, criminales sobre los que pese una orden de arresto europea y la frontera entre las dos Irlandas.

Pero cada día aparecen nuevas consecuencias de un Brexit sin acuerdo. Por ejemplo, para sortear los peligros de posibles interrupciones del suministro de medicamentos, los planes de Sanidad que se conoieron, destinados a almacenar medicamentos y evitar su carencia, le  costarán al reino Unido unos 2.200 millones de euros, según cálculos del grupo pro-UE "Best for Britain".

Después de que los proveedores del Servicio Nacional de Salud británico (NHS) afirmasen la semana pasada en una carta que abandonar la UE sin un pacto pone “en riesgo inmediato el suministro de medicinas y de dispositivos médicos” al NHS, el titular de Sanidad, Matt Hancock, informó a los proveedores de los planes del Gobierno para asegurar que Reino Unido dispone de fármacos adicionales para un periodo de seis semanas, como "diversos acuerdos para el transporte aéreo de medicamentos de vida corta".

"Parece que cada día revelan un coste escondido", ha criticado el ex portavoz laborista para Irlanda del Norte, Owen Smith, miembro de "Best for Britain", una plataforma civil contraria al Brexit e integrada por políticos, empresarios y representantes de organizaciones benéficas. Smith -que fue cesado tras mostrarse a favor de un segundo referéndum- destaca que nadie informó a la sociedad británica de que el Brexit costaría al NHS y a los contribuyentes esa cantidad de dinero. Datos recogidos por el 'think tank' King's Fund muestran que la factura total en medicinas para el NHS en 2016 alcanzó los 17.400 millones de libras.

No está claro si los contribuyentes asumirán los costes del plan de Londres para almacenar medicamentos. Por el momento, el Gobierno está pidiendo a los proveedores que "brinden información específica sobre su programa de acumulación de existencias para evaluar cómo de preparada está la industria antes de que decidamos los próximos pasos".

Pero las posibles consecuencias del Brexit para el sistema sanitario no terminan allí. Chris Hopson, director ejecutivo de Proveedores del NHS, destacó la incapacidad del Ejecutivo para retener y atraer a profesionales sanitarios tras el triunfo del Brexit. El 55% de los médicos europeos que trabajan en Reino Unido barajan abandonar el país, según un sondeo realizado por el Consejo General de Medicina, debido principalmente a la incertidumbre sobre su futuro. Más del 6,5% de los sanitarios que trabajan actualmente en el NHS -incluyendo 10.267 médicos- provienen de países de la UE.

Fuente: Agencias

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar