25 de Abril de 2017| Última actualización 04:42 GMT

Nuevo pulso en la relación China y América Latina y el Caribe

Entrevista al Dr. Minkang Zhou, investigador senior del Centro de Estudios de Asia Oriental de la Universidad Autónoma de Barcelona (España).

China y de América Latina y el Caribe (ALC), en los últimos años, dieron cuenta de un crecimiento más rápido que el de países industrializados y se volvieron importantes polos de desarrollo económico y comercial.

editor - Laura R. Martínez | 19 Septiembre del 2014
Mk-foto

Autor imagen: Minkang Zhou

Marco Trade News: ¿Cómo definiría el interés de China por América Latina?, ¿por qué?

Minkang Zhou: A partir del sigilo XXI China comienza a poner la mirada a ALC y en 2008 publica la política exterior de China con ALC en la cual se expresa claramente que China quiere y necesita fomentar el enlace institucional, económico, financiero y comercial con ALC, es decir, China considera a ALC como un continente indispensable para su estabilidad política y social interna, su desarrollo económico y comercial en el siglo XXI. China considera a ALC como un continente en desarrollo y las relaciones entre los países en desarrollo se hacen y se desarrollan de manera más comprensiva, de igualdad y del respecto recíproco. China necesita la energía, el recurso natural (minería), los mercados y los productos agrícolas de ALC para el desarrollo económico y el comercio exterior del país a lo largo del siglo XXI, de modo que el interés económico y comercial de China en ALC es y será duradero y permanente. En cuanto al interés político, China busca la comprensión, la neutralidad y/o el apoyo institucional en los países de ALC en materia de los asuntos internacionales, sobre todo y específicamente, de los presentes y futuros conflictos entre China y los países vecinos en el oeste del Pacífico y últimamente, si hubiera confrontación entre China y EE.UU., una hipótesis cada vez más acertada, la actitud neutral, la política favorable a China y/o la no-intervención de los países de ALC serán importantes e incluso decisivas para China.

MTNews: En comparación con la histórica injerencia de Estados Unidos en el desarrollo  de los países latinoamericanos, determinada por algunas actitudes que son cuestionadas políticamente, a su criterio, ¿cuáles serían las características diferenciales en el vinculo que se establece entre China y América Latina hoy?

Minkang Zhou: China se considera como país en desarrollo y trata a los países de ACL también como países en desarrollo y es el punto clave de la diferencia entre EE.UU. y ALC en materia de la actitud y del tratamiento de igualdad. China está lejos de ALC geográficamente y esta distancia hace evitar la amenaza china que percebe actualmente EE.UU., los conflictos territoriales y militares, y favorece al respeto mutuo y el beneficio recíproco. China necesita, sin duda alguna, los recursos energéticos y naturales y los mercados que ALC pueden aportar mientras tanto los países de ALC necesitan las tecnologías avanzadas pero de bajo coste, las inversiones y los recursos financieros que China puede aportar y esta necesidad recíproca es la base fundamental de las relaciones políticas e institucionales entre China y ALC, las cuales se caracterizan por el diálogo amistoso, la comprensión posible, el conflicto mínimo y el consenso positivo en las organizaciones internacionales como ONU, APEC, etc.
 
MTNews: Usted hace una categorización de la relación entre China y los países latinoamericanos por medio de cuatro ejes, ¿podría explicar a qué responden esos ejes?

Minkang Zhou: Los cuatro ejes de las actividades empresariales chinas que he categorizado corresponde al panorama general de la inversión directa china basada de las relaciones políticas, diplomáticas e ideológicas entre China y ALC. Estos cuatros ejes son:

Primer eje: países de la misma o similar ideología política: Cuba, Venezuela y Ecuador. Las grandes empresas multinacionales de China (EMC), unas 50 aproximadamente, están situadas actualmente en Venezuela y este país sirve como punto estratégico para gestionar las inversiones y las actividades empresariales en estos tres países y otros más cubriendo los sectores de energía, materia prima mineral y proyectos de infraestructuras terrestres y portuarias con la inversión directa china.

Segundo eje: tres países de APEC: México, Chile y Perú; un país de BRICS: Brasil; y dos países más lejanos de China: Argentina y Uruguay. En este segundo eje, están presentes las empresas privadas como el caso del automóvil de Chery y EMC, como el caso de Sinopec. México no está en el primer eje por el tema de Tibet y de Dalai Lama, una incidencia política ocurrida en 2011 en el mandato presidencial de Calderón que hace a China pensar que México no está en el mismo frente político e ideológico. Y además, existe una rivalidad y una competencia comercial de los sectores de manufacturación entre China y México en el mercado de EE.UU.. Argentina exporta y exportará productos agrícolas de un volumen importante y creciente a China en las próximas décadas porque la demanda china está creciendo de manera impresionante a causa de las cada vez más frecuentes catástrofes naturales (sequía, inundación, terremoto) y la disminución de los cultivos agrícolas por el boom inmobiliario.

Tercer eje: Colombia, Bolivia, Costa Rica, Bahamas, Jamaica y Haití. En estos países, existe la inversión directa y la presencia empresarial y financiera china aunque estos elementos no son tan importantes como en los países del primer y el segundo eje por la razón de la dimensión económica y el volumen del comercio exterior entre China y estos países.

Cuatro eje: países sin la relaciones diplomáticas con China: Panamá, Guatemala, República Dominicana, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Paraguay. Aunque actualmente estos países han cerrado y siguen cerrando la puerta a República Popular de China dando su reconocimiento diplomático a la República de China (Taiwán), China persiste, con una visión política de largo plazo, en invertir en estos países. A pesar de la tregua diplomática entre China y Taiwán, el futuro canal en Nicaragua y el valioso volumen de los comercios entre China y Panamá son dos ejemplos significativos de esa visión política china.

Esta categorización política de cuatro ejes nos permite obtener un panorama geopolítico claro de la inversión directa china en LAC. Podemos resumir esta distribución de la presencia china en ALC como lo siguiente:

Para el desarrollo económico del país, China necesita la energía (petróleo y gas natural) y la minería de ALC, de modo que el 75% de la inversión china en los últimos diez años se centra en estos dos sectores. Para transportar y exportar esos recursos naturales del nuevo continente al continente asiático, hace falta mejorar sustancialmente las infraestructuras terrestres, fluviales y marítimas, razón por la cual China está haciendo grandes inversiones directas en este sector construyendo carreteras (Jamaica), ferroviales mercantiles (Colombia, Brasil y Argentina), terminales portuarias (Venezuela) y canales de navegación (Nicaragua y Panamá). La gestión financiera de esas inversiones directas chinas exige el establecimiento de las entidades bancarias chinas (Bank of China y China Industrial & comercial Bank) en ALC, y último, el continente americano es enorme y la telecomunicación es esencial para todas esas actividades inversoras, constructoras y gestoras chinas y, entonces allí, se presentan Huawei, ZTE, dos grandes multinacionales chinos del sector de telecomunicación.
 
MTNews: Asumiendo que China ya tiene un importante papel en el desarrollo de América Latina, ¿qué rol considera que España podría cumplir en esa relación. Y con qué ventajas favorables para cada parte?

Minkang Zhou: España sigue de cerca la creciente y vigorosa presencia china en ALC, un continente con el cual está vinculada permanentemente por las razones históricas. España ofrece una política de triángulo empresarial al gobierno chino, es decir, China puede entrar en los mercados de ALC a través de las empresas multinacionales españolas que ya están presentes hace siglos en el nuevo continente con el fin de obtener beneficios institucionales y empresariales. Ante esta oferta del gobierno español, China la utiliza cuando la necesita, pero no se siente obligada de hacer. El caso de Respol con Sinopec en Brasil y el de telefónica de España con Huawei en ALC son dos típicos ejemplo de este triángulo español-chino y ALC. Las empresas chinas han aprovechado la presencia de las empresas españolas para entrar de manera rápida en los sectores de telecomunicación y de energía en ALC y se han beneficiado las tres partes: España, China y ALC. Sin embargo, estos casos no son repetibles, pues China prefiere mayoritariamente entrar en los mercados de ALC sin acudir a España excepto alguna situación muy específica, la cual impide la entrada de las empresas chinas en algún sector, concursos y licitaciones específicas o proyecto de inversión en ALC. De modo que España tiene poca posibilidad de cumplir esta política de triángulo por falta de la capacidad financiera.

MTNews: ¿Cree que América Latina podría ser un espacio de confrontación entre China y Estados Unidos en el futuro? ¿Por qué?

Minkang Zhou: La confrontación directa e indirecta entre China y EE.UU. es un hecho reciente en el oeste del Pacífico debido al cerco estadounidense impuesto a China mediante las tres cadenas alrededor del Pacífico Oeste y sur (Corea de Sur, Japón, Taiwán, Filipinas, Malasia, Singapur, Indonesia, Australia), controlando la salida de China al mar y al océano. Contra este cerco y para romperlo, China se presenta en el patio trasero de EE.UU. La presencia china en ALC significa, en cierto sentido, la extensión de esta confrontación sino-americana en ALC y, a la vez, sería una posible amenaza de la seguridad nacional de EE.UU.. China está ofreciendo y ofrecerá a todos los países de ALC una importante alternativa política, económica y financiera, la cual la podemos interpretar como cierta reducción de la dependencia económica, comercial y financiera latinoamericana de los EE.UU., y el reequilibrio de las relaciones entre ciertos países de ALC (México, Colombia, Panamá, etc.) y EE.UU. así como una nueva fuente externa de inversión y finanza para el desarrollo económico de ALC. A mi juicio, ALC se convertiría en el espacio de confrontación entre China y EE.UU. en caso de que algunos países de ALC se pusiesen al lado de China en la confrontación real sino-americana en Oeste de Pacífico, la inversión y la finanza china afectase cierta soberanía de los países de ALC y los intereses fundamentales del gobierno americano estuviesen amenazados por la venta de arma chino en ciertos países de ALC y por el control chino de ciertos puntos estratégicos (puertos, canales, telecomunicación etc.) en ALC. China está consciente de esta posibilidad de confrontación y pretende andar con máxima precaución en todos los terrenos de ALC. La presencia de las dos grandes potencias mundiales económicas (que son enemigas en muchos aspectos, pero no todos) en ALC es, sin duda alguna, un serio y gran reto para todos los países de ALC y ante esa nueva situación geopolítica internacional ALC se encuentra en un dilema sin precedente. La vigorosa presencia china en todo sentido y la vigilancia permanente de EE.UU. complica y complicará las relaciones entre ALC y EE.UU y hace falta excelente sabiduría y madura visión política para sacar el beneficio para su propio país y defender los interese fundamentales de cada país de la región.
     
MTNews: Desde su experiencia y conocimiento, ¿qué dificultades identifica en la relación entre China y Latinoamérica? 

Minkang Zhou: Hay cuatro dificultades en la relación entre China y Latinoamérica:

1. Sistema político e ideología: la mayoría absoluta de los países de ALC tiene el sistema democrático para gobernar su país mediante el parlamento y el valor universal de derecho humano y China aplica el sistema totalitario mediante el partido comunista como el único partido gobernante. Un sistema común político e institucional es la base fundamental de la comprensión mutua y el enlace institucional permanente sea quien sea que gobierne. El catolicismo de ALC y el confucionismo de China no son compatibles en el sentido de la gobernación aunque ambos van hacia el capitalismo, pero con las ideologías diferentes.

2. El medio ambiente: El rápido desarrollo económico en los últimos 35 años en China ha destruido drásticamente el medio ambiente en gran parte del territorio chino industrializado y urbanizado y el comportamiento empresarial chino en ALC puede provocar conflictos sociales en materia de la protección del medio ambiente y estos conflictos sociales ya han ocurrido y pueden afectar seriamente la relación entre China y Latinoamérica a largo plazo.

3. Tíbet con Dalai Lama como líder y Taiwán como país que tiene las relaciones diplomáticas con 12 países de ALC forman parte de las potenciales dificultades en la relación entre China y ALC, ya que China considera que Tíbet y Taiwán son sus intereses fundamentales de la integralidad territorial y si cualquier gobierno latinoamericano que tiene diplomacia con China actúa en contra de ese interés fundamental chino podría perjudicar la relación con China y el caso del expresidente mexicano, Felipe Calderón de entrevistarse con Dalai Lama en 2011, es ejemplo de esto.

4. La vigilancia y la intervención de EE.UU.: Actualmente el gobierno de Washintong permite con una actitud relativamente positiva la entrada empresarial y financiera china en ALC cubriendo ciertos huecos y espacios económicos que no quiere o no puede hacer EE.UU., pero a la larga, si China avanza en ALC sin cuidar los intereses primordiales estadounidenses tales como la seguridad nacional, la fuerza del equilibrio militar de la región, los controles estratégicos militares, pues intervendrá EE.UU. en el desarrollo de la relación entre China y ALC y México, país vecino de EE.UU., es y será el país clave en esta materia.

    
MTNews: Al margen de las relaciones bilaterales que China mantiene con los diferentes países latinoamericanos existe una voluntad o estrategia de diálogo conjunto (CELAC-­China), en   relación a esos dos bloques, ¿cómo describiría valorativamente la influencia recíproca desde aspectos culturales y económicos?

Minkang Zhou: Ya existe el diálogo bilateral entre China y diferentes países de ALC y el diálogo conjunto (CELAC-­China) es un mecanismo nuevo que favorecerá el acercamiento y la comprensión entre China y todos los países de ALC de manera global superando la distancia geográfica y dará un impacto positivo en el mundo sino-iberoamericano. Será un excelente mecanismo que permitirá diseñar, discutir y coordinar las actuaciones conjuntas de ALC ante la creciente presencia e influencia del gigante asiático. China ha tenido una imagen negativa y pobre desde los mediados del siglo XIX hasta el siglo XX por el hecho de la masiva emigración de clase inferior y a partir del siglo XXI China está cambiando su imagen en ALC con la inversión directa, el capital financiero y las grandes actividades empresariales y los comercios de importación y exportación dando un impacto y una influencia económica y social cada vez más impresionante, formando parte del desarrollo económico y comercial de cada país en la región. El tratado del libre comercio entre China y Chile es un caso ejemplar. En el aspecto cultural, China está mostrando su poder blando (soft power) mediante la creación de 31 Institutos de Confucio (IC) en 14 países de ALC. IC es una institución cultural mixta que se dedica a la divulgación de la lengua y la cultura china con el objeto de fomentar la proximidad de los pueblos y académicos entre China y ALC. La influencia cultural china ayudaría de manera positiva a la presencia china en ALC. Y si miramos a China, la influencia cultural y económica de ALC es muy mínima debido a que China está bajo la influencia cultural y económica estadounidense y europea. De momento hay un desequilibrio de esa influencia cultural y económica recíproca y China tiene más influencia económica y cultural en ALC que Latinoamérica en China según mi observación.
       
La presencia china en ALC como la nueva potencia mundial económica exige a todos los países latinoamericanos buscar y encontrar un nuevo equilibrio razonable y justo de las relaciones triangulares entre ALC, EE.UU. y China y entre ALC, UE y China con el fin de poder sacar el mayor provecho en el momento del desarrollo económico y social de cada país de ALC. Es una oportunidad de oro y a la vez un gran reto para ALC la presencia china en el siglo XXI.

Japón, la tercera potencia mundial económica, también tiene una presencia permanente e importante en ALC y los dos gigantes asiáticos están compitiendo en ALC para sus propios intereses y son dos cartas a la mano de ALC y es cuestión de saber barajar y jugar con la inteligencia y la sabiduría. El ejemplo de esta competencia asiática es la visita del presidente chino, Xi Jinping, a cuatro países de ALC el julio pasado y el mismo mes, la del primer ministro de Japón, Shinzo Abe, a México y a otros cuatro países de ALC.

El gigantesco mercado chino es sumamente atractivo y potencial para los productos energéticos, minerales y agrícolas de ALC. Sin embargo, si la exportación de ALC a China no genera puesto de trabajo en su país será un fracaso de ALC y, a la vez, si la exportación significara el desequilibrio ecológico de la región, pues aún sería peor para la región. ALC necesita sacar la lección china de medio ambiente en el proceso del desarrollo económico y comercial. Esta lección consiste en encontrar el equilibrio entre la protección del medio ambiente y el rápido desarrollo ecónomo que hace ALC.


Dr. Minkang Zhou es senior investigador del Centro de Estudios de Asia Oriental de la Universidad Autónoma de Barcelona y director del Máster oficial de UE-China, cultura y economía.

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar