15 de Octubre de 2019| Última actualización 23:51 GMT

UNCTAD y FAO recomiendan a los países en desarrollo dependientes de productos básicos diversificar su economía

Marco Trade News - Fuente: UNCTAD – FAO | 26 Enero del 2018
Suc-mc11-400x400

Autor imagen: Unctad

En un informe reciente, Commodities and Development Report 2017 (Informe sobre productos básicos y desarrollo 2017), UNCTAD y FAO recomiendan a los países en desarrollo que dependen de productos básicos que tienen que redoblar sus esfuerzos por diversificar su economía, si pretenden no quedar rezagados con respecto a economías más diversificadas en cuanto a sus logros sociales y económicos.

 

Según el Informe, sin un cambio en su política económica y un compromiso decidido por acometer transformaciones hacia una mayor diversificación, en 2030 esos países corren el riesgo de no lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) acordados por la comunidad internacional en 2015.

 

En el informe  se sostiene que se trata de un escenario probable, teniendo en cuenta que se estima que los precios mundiales de los productos básicos alimentarios y no alimentarios -salvo el petróleo- se situarán en los niveles de 2010. El auge de los precios de los productos básicos entre 2003-2011 que impulsó los ingresos de exportación y, en general, las tasas de crecimiento económico de muchos países en desarrollo dependientes de productos básicos, difícilmente se repetirá. Esa tendencia se ha ralentizado o incluso retrocedido desde que los precios mundiales de los productos básicos se estabilizaron en un nivel más bajo. Es probable que vuelvan a aumentar en los años previos a 2030, pero se estima que lo harán ligeramente y con diferencias significativas según región y país.

 

El informe se destaca la necesidad de que esos países dependientes avancen en su transformación estructural a fin de mejorar sus perspectivas económicas y sociales, reducir la pobreza, conseguir la seguridad alimentaria y, en general, lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible y señala la importancia de invertir en capital humano, protección social y políticas redistributivas.

 

Para reforzar sus recomendaciones, el Informe examina las distintas políticas aplicadas por varios países y sus respectivos efectos socioeconómicos. Los estudios de casos abarcan productos básicos y países productores como la soja en la Argentina y Brasil, el arroz en Bangladesh, los diamantes en Botswana y Sierra Leona, el algodón en Burkina Faso, el café y el banano en Costa Rica, el cacao en Ghana, el níquel en Indonesia, el sorgo en Malí, el petróleo en Nigeria y el cobre en Zambia.

 

Según el informe, entre las medidas económicas urgentes a aplicar figuran la diversificación económica, la ampliación de los vínculos entre el sector de los productos básicos y la economía nacional, la adopción de políticas de gasto de carácter contracíclico que permitan constituir reservas durante los períodos de precios altos y utilizarlas durante los períodos de baja de precios, la generación de valor añadido en las materias primas y la inversión en protección social, salud y educación; políticas necesarias para adaptarse adecuadamente a sus circunstancias y condiciones económicas e impulsar su desarrollo económico en un mundo cada vez más globalizado.

 

 

0 COMENTARIOS

Debe estar registrado para comentar